Fondos

Ganadores y perdedores de la crisis

Los fondos de materias primas se llevan la mejor parte y la renta variable, la peor

Abril es un mes en el que se hace balance de los resultados obtenidos por las diferentes inversiones en el primer trimestre del año. En esta ocasión tiene todo el sentido, no sólo realizar este ejercicio, sino extenderlo al año pasado hasta el mes de junio, ya que este mes marcó el inicio de la actual crisis de los mercados financieros.

Los fondos de inversión son sin duda el mejor instrumento financiero para carteras de inversión estables en las que se busca una apreciación de capital en el largo plazo, minimizando el coste fiscal. La enorme diversidad de opciones actualmente existente en fondos, que cubren prácticamente cualquier tipo de activo y estrategia de inversión, significa que son también un mercado ideal para analizar resultados.

Centrémonos en quiénes han sido los ganadores de este turbulento periodo de nueve meses que hemos vivido. Lo primero que queda claro es que aquellos que el pasado verano, ante los primeros síntomas de que algo realmente serio estaba sucediendo en los mercados financieros y el mercado crediticio en particular, tomaron la prudente decisión de reorganizar sus carteras de inversiones hacia opciones más conservadoras y defensivas, salieron ganando. Esto es así porque la mayoría de los activos que se espera funcionen bien en un entorno negativo de mercado, siguieron el guión previsto.

Renta fija

Los fondos de renta fija de la zona euro a largo plazo, registrados a la venta en España, superaron el 5% de ganancia media en el periodo, ello a pesar de que el Banco Central Europeo (BCE) no ha bajado tipos de momento. Las expectativas en los rendimientos de la renta fijan cuentan y mucho y el mercado ha venido esperando que el BCE siguiera en algún momento la senda seguida por la Fed norteamericana de bajadas de los tipos de interés.

Precisamente, los fondos de deuda norteamericana hubieran sido una de las estrellas del periodo sino hubiera sido por la fuerte depreciación de la divisa verde. No obstante, existen clases de fondos que cubren el riesgo de divisa, por lo que de nuevo aquellos inversores que identificaron la clara tendencia de desaceleración económica en Estados Unidos y la respuesta de la Fed tuvieron el medio para beneficiarse.

Los fondos de deuda de la zona euro con vencimientos medios y cortos y los fondos monetarios tradicionales en euros fueron lógicos supervivientes de la crisis. Los retornos acumulados en estos nueve meses pasados oscilan entre el 2% y el 3%, guarismos que en honor a la verdad se quedan algo escasos en el entorno de elevada inflación que padecemos.

Materias primas

Los vencedores indiscutibles del periodo fueron los fondos de materias primas, aunque fueron pocos los inversores que se beneficiaron, ya que de momento es poco habitual encontrarlo en las carteras de inversión nacionales. Son fondos que normalmente invierten en índices materias primas. Estos índices están formados por futuros de materias primas que normalmente suelen tener una correlación elevada con los precios de contado de las mismas. Lipper tiene contabilizados 21 fondos de este tipo en España que proporcionaron una rentabilidad media superior al 17%.

En este caso hay que puntualizar que la lógica no funcionó, ya que las desaceleraciones económicas normalmente llevan aparejadas un descenso de la demanda de materias primas y por consiguiente un descenso de los precios. Parece que existe un claro momentum en la actualidad no asociado a factores fundamentales, por lo que es posible que ello continúe en el corto plazo aunque los inversores debieran extremar la precaución con este tipo de activo.

Los fondos de renta variable fueron por el contrario los grandes perdedores, como lo ponen de manifiesto dos hechos: ninguna de las categorías del sistema de clasificación de Lipper consiguió mantenerse en positivo para el universo de fondos español y la pérdida media para el conjunto de los fondos registrados se elevó al 20,4%. Curiosamente, la mayor parte de esa minusvalía tuvo lugar en el primer trimestre del presente año, con una pérdida media del 16,36%.

Oro y metales preciosos

Solamente un tipo de fondos de bolsa sectorial muy concreto, como es el del oro y metales preciosos, casi consiguió terminar en positivo. Registraron una pérdida media inapreciable del 0,93%, que revela otra de las tendencias clásicas en mercados de crisis, la subida del metal dorado.

Finalmente, nos detenemos en los fondos con objetivos de rentabilidad absoluta y los famosos fondos hedge (o fondos de inversión libre). Los primeros saldaron el periodo con pérdidas de un dígito apreciables que oscilaron normalmente entre el 2% y el 7%, con algunas honrosas excepciones.

Los fondos de inversión libre y fondos de fondos de inversión libre se comportaron mejor pero, por término medio, fueron incapaces de proporcionar rentabilidades positivas apreciables, por lo que tienen delante de sí unos meses de verdadero reto si quieren justificar las elevadas comisiones que cobran.

Claves. Ganar en el mercado inmobiliario

A pesar de la que está cayendo sobre el mercado inmobiliario, estos fondos registrados a la venta en España obtuvieron un 3,62% de rentabilidad media en los pasados nueve meses.

Se pueden encuadrar dentro de los ganadores del periodo. El índice Lipper del gráfico se ve afectado por factores de divisas.

Este dato confirmaría la bondad de estos fondos sobre sus propiedades de baja correlación con otros activos y de elemento diversificador de carteras. Las fuentes de ingresos relativamente estables que disfrutan les permite salir relativamente bien parados.