Mercados

EE UU atrae a los inversores pese al lastre del dólar

Los gestores prevén una recuperación más rápida en Wall Street

Los inversores europeos bien pueden acudir de compras a Estados Unidos aprovechando la fortaleza del euro. Pero si se trata de invertir en Bolsa, la apuesta es mucho menos rentable. La apreciación del euro frente al dólar en lo que va de año, del 8%, multiplica las pérdidas que acumula en Wall Street un inversor en la divisa comunitaria. Sin salir de Manhattan, el S&P 500 cae desde enero el 5,31% y el Dow Jones, el 3,13%, pero si se convierten a euros, estos números rojos se amplían al 12,64% y el 10,63%.

En términos absolutos, y sin tener en cuenta el efecto de la divisa, la Bolsa europea sufre un mayor castigo que la estadounidense en lo que va de año. Sin embargo, y pese a que el margen de recuperación para Wall Street sea menor, las perspectivas para los próximos meses son algo más halagüeñas para los mercados estadounidenses que para los europeos. En la actualidad la situación está en tablas y la mayoría de los gestores tiene una recomendación de neutral tanto para la Bolsa de Estados Unidos como para la europea, según la última encuesta realizada por Merrill Lynch. Pero de aquí a final de año, la balanza se puede inclinar a favor de Wall Street, a pesar de que el dólar aún no haya dicho la última palabra en su depreciación frente al euro. 'Con la perspectiva de un año, el nivel actual del euro frente al dólar es insostenible y eso va a ser un motivo para posicionarse más en la Bolsa estadounidense a medida que avance el año. La recuperación se va a producir antes en Estados Unidos', señala Ana Rivero, directora de estrategia de Santander Asset Management.

En este sentido, José Manuel Villarmor, de AIG Fondo, añade que 'Estados Unidos también irá por delante de Europa en lo positivo', de modo que con la perspectiva de los próximos meses, puede resultar interesante invertir en Wall Street y cubrir con derivados el efecto del tipo de cambio. 'De lo contrario, apalancas la cartera y asumes un doble riesgo', explica.

El alza del euro desluce invertir en Estados Unidos, aunque los expertos confían en un cambio de rumbo a final de año

Algunas gestoras ya se han decidido a tomar posiciones en la Bolsa estadounidense, como es el caso de Deutsche Bank. 'La apuesta por Estados Unidos se justifica por la percepción de que el activismo de la Fed y también del gobierno van a permitir una recuperación de la economía a partir del segundo semestre, mientras que el inmovilismo del BCE pesará sobre la economía europea este año. Puesto que las Bolsas cotizan por expectativas, lo más probable es que veamos una recuperación sostenida de la Bolsa americana antes que en Europa', sostiene Rosa Duce, del Investment Center de Deutsche Bank.

El aliciente futuro del dólar

Y es precisamente esta perspectiva de mejoría para la economía estadounidense, y por extensión, para su Bolsa el argumento con el que esperar también que el dólar regrese a su cauce natural frente al euro, lo que sería un aliciente añadido para los inversores europeos. En Deutsche Bank esperan que el euro ceda terreno hasta los 1,45 dólares por unidad en los próximos 12 meses.

Los gestores señalan en cualquier caso que, más allá del curso que tomen las divisas, la prioridad en la toma de decisiones debe ser el atractivo de cada mercado bursátil. 'Es mejor hacer el asset allocation distribución de activos y luego ver el efecto divisa. Y en el caso de Estados Unidos, a un inversor europeo no le merece la pena renunciar a Wall Street por la debilidad del dólar', apunta Enrique Borrajeros, socio director de Abante Asesores.

'La divisa es el segundo elemento que miramos', añaden en la misma línea desde Santander AM. De hecho, los países emergentes son ahora la única apuesta de compra más o menos unánime entre los gestores, pese a que el tipo de cambio -habitualmente ligado al dólar- tiene gran peso en estos mercados.

El efecto de la divisa del mercado en que se invierte se diluye en el largo plazo pero resulta determinante en el corto. En lo que va de año, la apreciación del euro frente a la libra -del 7,5%- también hace mella en la rentabilidad del Footsie londinense: de una pérdida anual del 6,2% en libras se pasa a una caída del 12,65% en euros.

Pero pese a que el horizonte más inmediato es el que marca ahora las decisiones de los gestores, las tornas tendrán que cambiar en el mercado de divisas. Según recoge la encuesta de Merrill Lynch, el 50% de los gestores de fondos considera ahora que el dólar está infravalorado, frente al 30% que lo pensaba hace tres meses. Y es más, el 71% cree que el euro está sobrevalorado frente al dólar, frente a un porcentaje del 55% de la encuesta del mes de enero.

Los mercados y el tipo de cambio

La inversión

Rentabilidad. Si la divisa del país en que se invierte se aprecia, la rentabilidad obtenida será mayor. Por contra, si la divisa se deprecia, la rentabilidad se reduce. El Footsie pierde en el año el 6,2% en libras y el 12,65% al hacer el cambio a euros.

Plazo. El efecto del tipo de cambio debe ser tenido en cuenta en el corto plazo, aunque se difumina en la inversión a largo.

Derivados. Son la fórmula con la que proteger la cartera de las fluctuaciones de la divisa del mercado en que se invierte. Las coberturas evitan duplicar el riesgo.

La divisa

Dólar. El euro acumula una subida en lo que va de año del 8% frente al dólar y el jueves revalidó máximos históricos en los 1,5983 dólares por unidad. A un año vista, los expertos prevén que el euro se estabilice sobre los 1,45 dólares.

Libra. El euro también gana terreno a la divisa británica, sobre la que se ha apreciado el 7,5% en el año. La actitud del BCE, que se resiste a bajar tipos en favor del control de una inflación creciente, favorece a la divisa comunitaria.

Yen. Su balance es el más estable. El euro apenas se ha apreciado en el año el 0,7% sobre el yen.

'Al inversor europeo no le merece la pena renunciar a Wall Street por la debilidad del dólar', señalan en Abante