Sequía

Camps y Valcárcel recurrirán al Constitucional el trasvase del Ebro a Barcelona

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, han anunciado esta tarde que recurrirán al Tribunal Constitucional el minitrasvase del Ebro a Barcelona si el Consejo de Ministros no aprueba la "totalidad del trasvase del Ebro, ya que incurrirían en el la violación del principio de igualdad que reconoce la Constitución.

Camps y Valcárcel se han pronunciado de esta manera en una rueda de prensa que han ofrecido en el Palau de la Generalitat, con la presencia de numerosos medios de comunicación, tras una reunión que se ha prolongado durante tres horas y media. Además, han avanzzado que, aunque no promoverán manifestaciones, respaldarán aquellas que se convoquen y se pondrán "sin complejos de ningún tipo a la cabeza de las mismas".

Por su parte, el portavoz socialista de Medio Ambiente en las Corts Valencianes, Francesc Signes, ha afirmado hoy que la Comunitat "está recibiendo lo mismo que va a recibir Barcelona" ya que "compró los derechos de agua a los regantes de Castilla-La Mancha, para adquirir 60 hectómetros cúbicos del Júcar, por un importe de 22 millones de euros" y, además, "los regantes del Segura adquirieron los derechos de 130 hectómetros cúbicos de agua del Tajo".

"Soy el primero en defender el trasvase"

Horas antes de reunirse con Valcárcel, el jefe del Ejecutivo valenciano ha afirmado en la sesión de control en las Cortes Valencianas que es "el primero en defender el trasvase a Barcelona" siempre que se dé, eso sí, "el mismo trato" a Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana y Almería. Tan a favor está, que reclamaría "el doble" del caudal previsto en el Plan Hidrológico Nacional (PHN) para esa transferencia.

Camps ha acusado al Gobierno central de aplicar para la capital catalana una "solución de tapadillo" para hacer llegar agua, cuando el PP, "de frente", se ha manifestado a favor de esta medida y de los trasvases, en referencia al acuerdo cerrado esta semana entre el Ministerio de Medio Ambiente y Cataluña para llevar a Barcelona agua sobrante de las acequias del Ebro. Camps ha asegurado que incluso reclamará "el doble" del caudal previsto en el Plan Hidrológico Nacional para esa transferencia siempre que Valencia, Murcia y Almería reciban un trato semejante.

Para Camps, el acuerdo entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña para llevar la prolongación del trasvase del Ebro hasta Tarragona a Barcelona supone "una demostración" de la política del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en los últimos cuatro años: "Decir una cosa y hacer justo la contraria". Camps ha calificado de "paradoja" que, de toda España, hayan sido los gobiernos autonómicos de la Comunidad Valenciana y Murcia quienes hayan hablado de "agua para todos", incluyendo Aragón y el área metropolitana de Barcelona. "Hemos sido nosotros quienes de frente hemos dicho a todos los españoles que eso que está construyéndose para Barcelona tenía que estar ya terminado", ha afirmado Camps.

Aguirre, como Camps

El presidente valenciano se ha preguntado "cómo es posible negarle el agua a nuestros conciudadanos intentando tapar lo que se está haciendo con Cataluña, que no es más que parte fundamental del trasvase derogado por Zapatero". "Seremos los primeros en defender el trasvase a Barcelona que se va a construir a partir del 1 de mayo y, es más, pido el doble de previsto en el trasvase derogado por Zapatero, pero pido y exijo el mismo trato para la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería", ha subrayado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha manifestado en el mismo sentido que Camps y ha asegurado que está a favor de llevar agua del Ebro a Barcelona. "Barcelona no tiene necesidad de sufrir escasez como si fuese una ciudad tercermundista", pero ha indicado que este acuerdo debería aplicarse también a otras ciudades como Murcia, Valencia, Almería, e incluso, Madrid.

En declaraciones a Onda Cero la presidenta del Ejecutivo regional ha señalado que el PP "siempre" ha estado a favor del Plan Hidrológico Nacional. "No es otra cosa que, allí donde el agua sobra, se lleve a donde el agua hace falta". Aguirre ha explicado que, en el caso de Madrid, "también es necesario aunque parezca que no está afectada por la derogación del trasvase del Ebro". La presidenta considera que a Madrid esta derogación le afecta "muchísimo", porque en ocasiones, como en el 2006, después de tirar al mar 300 hectómetros cúbicos, -la mitad de lo que se consume en Madrid al año, según Aguirre-, por falta de capacidad en los embalses, tuvieron que imponer restricciones.