Seguridad

El CSN sopesa sancionar a Ascó por una fuga radiactiva

La central nuclear de Ascó dio una estimación inferior a la real de una fuga de partículas al exterior detectada el pasado mes de noviembre. Así lo aseguró ayer el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que en el marco del expediente sancionador que instruye contra la central ha decidido someter a análisis a 800 personas.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha reclasificado la fuga de partículas radiactivas de baja intensidad que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en la central nuclear de Ascó I (Tarragona), propiedad de Endesa e Iberdrola, hasta el nivel 2, es decir, de 'incidente', según la escala internacional.

El organismo regulador aseguró ayer en un comunicado que el titular de la central nuclear dio al CSN una estimación inferior del vertido. La entidad trabaja en la apertura de un expediente sancionador a la empresa y exigirá que se depuren responsabilidades.

'Las informaciones recibidas hoy (por ayer) confirman el origen del vertido en la ventilación del edificio de combustible y la naturaleza del mismo, como partículas metálicas de activación. Sin embargo, las estimaciones de la cantidad total de la fuga al exterior han resultado superiores a las inicialmente comunicadas', añade la nota del CSN.

El impacto en la población está aún por debajo de los límites legales

Aunque los nuevos datos apuntan a que el impacto radiológico sobre la población y sobre los trabajadores de la central nuclear sigue estando por debajo de los límites legales, la empresa va a realizar mediciones de radiactividad a todas las personas que han pasado por el emplazamiento desde el pasado 28 de noviembre. Han calculado que realizarán análisis a entre 700 y 800 personas. Hasta la fecha, según ha comunicado al CSN, ha realizado mediciones a 579 personas, sin encontrar indicios de material radiactivo. El suceso fue notificado el pasado 4 de abril.

A juicio del CSN, se deduce que ya el pasado 9 de abril, el titular conocía que la información sobre el vertido total no era correcta y no se lo comunicó, a pesar de haber sido requerido reiteradamente y por escrito.

El Consejo va a iniciar 'inmediatamente' una campaña de vigilancia radiológica independiente, que complementen las medidas que ya realizó el 5 de abril en el exterior de la instalación, mientras continua la investigación. La presidenta del CSN, Carmen Martínez, comparecerá en el Congreso a petición propia para dar cuenta de los detalles.