Mercado

El Ibex cede un 2,96% en tres días, pero mantiene los 13.500

Wall Street rescató ayer de males mayores a los índices europeos. El Ibex 35 tocó los 13.300 puntos y llegó a perder un 2,13% en la sesión, pero, gracias a las buenas noticias en Estados Unidos, logró reducir las pérdidas al 0,67% y finalizar en 13.507,9 puntos. Con todo, cae un 2,96% desde el cierre del lunes.

'Los mercados monetarios siguen extremadamente tensos, lo que revela que hay problemas en el núcleo del sistema financiero. Así, el spread entre los tipos a un día y el líbor a 3 meses ha vuelto a subir en EE UU y permanece demasiado alto en Europa. Las medidas de la Fed no han conseguido tanto como parecía y hay que empezar a tener cuidado'.

La sesión de ayer fue negativa, pero podría haber sido mucho peor si el Ibex 35 no hubiera sido capaz de reaccionar a las fuertes pérdidas que registraba a las cuatro de la tarde. Ni el petróleo West Texas ni el euro se lo pusieron fácil. El primero alcanzó un nuevo máximo histórico en los 112,2 dólares por barril y el segundo volvió a rebasar su plusmarca frente al dólar.

En el peor momento de la jornada, las órdenes de venta tumbaban un 2,13% al selectivo, que rozó incluso el soporte técnico de los 13.300 puntos (véase apoyo). Trichet agravó la situación al dejar entrever que no bajará los tipos a corto plazo y, por si fuera poco, las peticiones iniciales de desempleo en Estados Unidos durante la semana pasada fueron peores a las previstas. Se registraron 407.000 frente a las 366.000 vaticinadas por los expertos.

Las 'utilities' se convirtieron en el sustento de la sesión en España

Sin embargo, todo cambió en cuestión de minutos. La sorprendente apertura alcista de Wall Street fue un balón de oxígeno para los parqués del Viejo Continente y el Ibex 35 sacó fuerzas de flaqueza para recuperar cerca de 200 puntos en poco más de dos horas. Sus colegas aprovecharon mejor el tiempo y redujeron más los números rojos, de tal forma que el Cac francés bajó sólo un 0,32%; el Ftse británico, un 0,31%; y el Dax alemán, un 0,25%. Los valores que impidieron el desastre fueron las utilities, como Iberdrola (2,63%), su filial Renovables (1,28%), Red Eléctrica (1,06%), Gas Natural (0,70%) y Enagás (0,64%), mientras que el sector constructor acaparó las pérdidas. FCC bajó un 3,19%; Acciona, un 3,17%; Sacyr, un 2,8%; y Ferrovial, un 2,64%.

El volumen, en la tónica de las últimas sesiones, permaneció bajo mínimos, pues se negociaron 4.776,54 millones de euros, un 23% por debajo a la media diaria de 2008. En todo caso, la caída del Ibex 35 desde el cierre del lunes se sitúa ya en el 2,96%.

Desde el punto de vista técnico, algunos analistas plantean un panorama neutral, que en última instancia dependerá de la publicación de resultados en EE UU. 'Los 13.300 han aguantado, lo que podría motivar una reacción más intensa. Por debajo, se iría a los 13.000', señala Javier Agrela, de Banco Urquijo. El experto afirma que el soporte clave del S&P 500 está en los 1.337, si bien la referencia que marcaría la posibilidad de subida son los 1.390. Ayer, impulsado por a las buenas noticias sobre Wal-Mart, Cisco y Apple, este índice sumó un 0,45%; el Dow, un 0,44%; y el Nasdaq, un 1,27%

Bernanke pide reformas financieras

El presidente de la Reserva Federal de EE UU (Fed), Ben Bernanke, instó ayer a poner en práctica los cambios necesarios para reformar los mercados financieros sin esperar a que se estabilicen, informa Europa Press. 'No podemos permitirnos el lujo de esperar a que los mercados se estabilicen antes de pensar en el futuro. De hecho, muchos de los cambios necesarios que han sido ya identificados, como el aumento de la transparencia, la mejora en la gestión de los riesgos y una mejor coordinación de los reguladores, podrían proporcionar un importante soporte en el proceso de normalización de los mercados', afirmó Bernanke en un discurso pronunciado en Richmond (Virginia).

En concreto, Bernanke indicó que el proyecto de reforma de los mercados financieros de EE UU presentado recientemente por el Departamento del Tesoro es un 'importante primer paso', aunque señaló que se trata de un proyecto más a largo plazo.