Perspectivas económicas

La desaceleración económica española remitirá a mediados de 2009, según BBVA

El director de Servicios de Estudios del BBVA, Luis Escrivá, estimó hoy que la situación de desaceleración económica que vive España en la actualidad comenzará a remitir a partir del segundo semestre de 2009, momento a partir del cual ¢los crecimientos interanuales del PIB deberían empezar a recuperarse¢.

Escrivá se pronunció en estos términos durante su intervención en la conferencia 'Perspectivas económicas', que tuvo lugar hoy en el marco de Forinvest, y en la que participaron también el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Aurelio Martínez, y el director del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo.

En este sentido, indicó que el crecimiento del PIB español en 2008 oscilará ¢entre el 2,2 y el 1,7%¢, mientras que en 2009, se moverá entre ¢el 2% y el 0,8%¢, dado que ¢la incertidumbre todavía es mayor¢ y dependerá ¢por un lado, de cuánto dure esta situación de mercados tan complicada y por otro, del grado de impacto que tenga esa desaceleración de la construcción¢.

Así, Escrivá auguró que el PIB presentará sus valores ¢mínimos¢ durante ¢la primera parte de 2009, y ya en la segunda parte del año los crecimientos interanuales del PIB deberían empezar a recuperarse¢, insistió.

BBVA 4,88 -0,73%

Sobre este punto, señaló que en la actualidad se está produciendo un ¢proceso de ajuste¢ en el mercado de la vivienda residencial que consideró ¢positivo¢, dado que ¢se estaba generando en España un exceso de viviendas que no se podía absorber¢. Así, recalcó que de no haberse producido en agosto un ¢campanazo¢ como la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, ¢el ajuste habría sido dentro de unos cuantos trimestres, pero habría sido más intenso porque el exceso de oferta habría sido mayor¢.

En la misma línea, Escrivá auguró que la inversión en residencial ¢va a caer en términos absolutos¢, puesto que ¢hemos tenido un volumen de actividad insostenible y ahora toca ajustarse¢ y pasar a registrar ¢niveles de actividad en 2008 y 2009 claramente menores que los de 2007¢.

Crecimiento del crédito

Asimismo, señaló que el crédito ¢va a crecer en torno al 10%¢, lo que supone ¢crecimientos elevados. Crédito va a seguir habiendo, lo que no vamos a seguir creciendo es al 20 o al 30% al crédito al promotor¢, sostuvo Escrivá, quien aseveró que ¢ninguna economía puede sostener ese crecimiento¢.

Por otra parte, avanzó que ¢probablemente haya una segunda ola de pérdidas¢ para el sistema financiero internacional ¢porque ahora la economía norteamericana se está desacelerando¢ de forma ¢particularmente intensa en este trimestre y en el próximo trimestre¢, lo que, a su juicio, ¢va a llevar a dificultades para pagar otro tipo de créditos que todavía no se han visto afectados y que en EE UU son muy importantes, como son el crédito al consumo y la posibilidad de endeudarte con la tarjeta de crédito¢.

Al respecto, explicó que estos productos financieros ¢también se han titulizado y distribuido¢ y ¢no me extrañaría -añadió- que el mismo tipo de prácticas arriesgadas y poco rigurosas de originación de las hipotecas lo tengamos también en esta segunda categoría de activos, que está todavía por salir y sería una segunda ola¢, incidió.

Panorama de incertidumbres

Por su parte, Aurelio Martínez afirmó que la economía española y la europea ¢tienen que entender que el ciclo positivo que hemos tenido hasta ahora se va ralentizando¢ y señaló que el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado recientemente considera que el contexto actual ¢genera un panorama lleno de incertidumbres¢, por lo que ¢el mundo en su conjunto va a entrar en situación menos positiva¢.

En este sentido, estimó que ¢los empresarios y directivos de política financiera harán bien en tener esta posibilidad en cuenta¢, mientras que desde el Gobierno central, ¢la solución es utilizar el margen de maniobra de los presupuestos como generadores de actividad y empleo¢.

Según Juan Iranzo, la ¢incertidumbre provocada por la crisis financiera internacional afecta a la economía española pero de una forma indirecta¢ a través de ¢la subida del precio del petróleo y los alimentos¢, mientras que la inflación es uno de los ¢principales riesgos¢ para su crecimiento.

Además, el director del IEE expresó su preocupación por la pérdida de competencia de la economía española y por el leve incremento de las exportaciones y auguró que la evolución de las condiciones monetarias ¢tendrá un fuerte impacto en el sector turístico español al no poder competir en precio en los mercados internacionales¢.

Por todo ello, apostó por ¢aplicar políticas de oferta¢ y destacó entre las distintas soluciones propuestas la posibilidad de una reforma fiscal y bajada de los impuestos para fomentar el consumo y apostar por la competitividad ¢con un gasto de infraestructuras bien focalizado y la solución del problema energético¢, puntualizó.