Turismo

Los hoteleros llenarán en verano a pesar de la crisis

Las empresas prevén una ocupación récord pese a la desaceleración, aunque muestran preocupación por mayo y junio.

Ya pasó en 1993 y puede volver a ocurrir', dice quejicoso el director de una agencia de viajes. Se refiere a la caída de la demanda hotelera cuando la crisis de principios de los noventa abrasaba de forma especial al sector turístico español. La ocupación en España llegó a bajar hasta el 65% en verano, cuando en España se roza normalmente el 85%. La situación, no obstante no es previsible que se repita. A pesar de la alarma por el deterioro de algunas cifras macroeconómicas, los hoteleros confían en que colgarán el cartel de completo en los meses de julio y agosto. Mayo y junio, sin embargo, les preocupan más.

Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteleros y Alojamientos Turísticos (Cehat) opina que se mantendrá el número de turistas en España que se obtuvo el año pasado, cerca de 60 millones de visitantes recibidos. '2007 fue un ejercicio récord y sólo esperamos que este año se mantenga como el anterior' apunta. A pesar de que las previsiones para el verano son inmejorables Estalella se muestra preocupado por los meses que le preceden. 'No se están realizando las suficientes reservas para mayo y junio y estos meses son vitales para conseguir una buenas cifras globales. Llenar en agosto no nos ha preocupado jamás', apostilla.

Los expertos aseguran que los españoles no viajarán tanto al extranjero como en años precedentes. De hecho, el gasto de los españoles en el extranjero ha ido creciendo a un ritmo del 5% al 10% en los últimos siete años según la Organización Mundial del Turismo (OMT). La última cifra, la de 2007, duplica a la del año 2000 y llega a los 14.400 millones de euros. Estalella lo confirma. Opina que en tiempos de crisis lo que hacen los turistas es no viajar al extranjero. Tesis que también ratifican desde la agencia de viajes Gheisa: 'Si los clientes no pueden irse al Caribe se van a Baleares, a Canarias o a cualquier sitio de la costa española'. Esta opción, en tiempos de desaceleración económica, parece que impulsará el negocio de los hoteleros españoles.

'Ante un menor poder adquisitivo, el español reduce sus días y su recorrido pero no renuncia a las vacaciones' comentan desde el grupo Barceló. Los destinos de largo recorrido (Caribe, cruceros, etc.) son los más difíciles de vender, por eso se recurre a la promoción y al descuento. Una empleada de una agencia avisa de que 'se nota que se vende menos' a pesar de las ofertas de los operadores que 'premian' con descuentos a los clientes previsores que compran sus vacaciones con tres meses de antelación. 'Pero eso ya no funciona, la gente viene y dice que prefiere esperarse a los chollos de último momento aunque se arriesguen a quedarse sin nada' concluye.

Pero el cambio de ciclo no asusta a los hoteleros. 'En España ha habido tres grandes crisis económicas desde el año 1980 y nunca ha bajado el número de turistas'. Según el secretario general de la Cehat se mantendrá el número de visitantes británicos y crecerá el alemán y el español. Y se atreve con una cifra: el mercado extranjero aumentará un 7%. 'No hay crisis', sentencia.

A por la zona dólar

Touroperadores, agencias de viajes y portales online ponen bien destacados sus paquetes turísticos con destino a Estados Unidos. Y es que el cliente sabe de la desaceleración del dólar frente al euro y confía en viajar al país americano a precio de ganga. Si no las agencias de viajes se encargan de recordarle a sus clientes 'el ofertón'. El pasado viernes por cada euro se obtenían 1,57 dólares. En 2001 sólo 0,90. El cambio de viajar entonces a hacerlo ahora es evidente.

John Kester, director de tendencias de mercado y competitividad de la OMT, asegura que los españoles están viajando más que antes al país norteamericano porque el turista 'busca viajar barato'. De hecho, la cifra de españoles que visitaron Estados Unidos en 2007 aumentó un 22% respecto al año anterior hasta llegar al medio millón de visitantes.

Desde la OMT no creen que exista 'aún' una crisis en el sector. Kester apunta que la caída de las salidas de los españoles al extranjero se verán suavizadas por el interés que suscita Estados Unidos. Pero va más allá, asegura que los precios en el Caribe (uno de los destinos preferidos por el turista español) han bajado ya que estos países se encuentran dentro de la zona de influencia dólar (como América Latina y algunos países de Asia).

Agudizar el ingenio para vender más

Touroperadores: Un televisor si pagas un crucero

El anuncio reza así: 'Marsans te regala una televisión al comprar tus vacaciones'. El regalo no es ninguna tontería: televisor de pantalla plana LCD que puede llegar a las 42 pulgadas si se elige un crucero por las capitales bálticas a un precio de 3.570 euros. Dicho anuncio es una estrategia de marketing que renueva las antiguas ofertas de 2x1 para que el turista reserve cuanto antes sus vacaciones.

El touroperador Marsans han utilizado esta estrategia para llenar los viajes más caros y de más largo recorrido; justamente los que en tiempos de crisis más cuesta ocupar.

Agencias: Más allá del clásico 2x1

Ya no basta con el clásico 2x1: Las agencias de viajes explotan al máximo la típica oferta de que se obtienen dos viajes al precio de uno y que restringen a un número de plazas limitadas, pero van más allá.

Viajes Iberia asegura que si reservas las vacaciones antes del 31 de mayo te rebajan un 15%. Logitravel también apuesta por las rebajas si el cliente opta por anticiparse. Viajes Halcón, por su parte, confía en que si encuentras un precio mejor te devuelven la diferencia y reduce los descuentos del 15% a aquellos que opten por viajar al Caribe.

Internet: Posibilidad de pagar a plazos

La posibilidad de pagar a plazos ha llegado a los agencias de viajes online. Destinia, una de las agencias puntocom, ofrece la posibilidad de reservar un hotel pagándolo en dos plazos sin intereses y sin ningún coste adicional, algo que quizás al turista le permita irse de vacaciones.

Pero no queda ahí el ingenio de las online. Quieren aprovechar que los turistas cada vez más tiran de internet para programar y reservar sus viajes de ocio y ahora ofrecen incluso subastas. Logitravel organiza subastas de viajes con salida a un euro.