Liberalización

Madrid permitirá abrir las 24 horas del día a todo el comercio

La Comunidad de Madrid ultima la redacción de la Ley de Modernización del Comercio, en la que eliminará las restricciones horarias para todos los comercios. Cualquier local podrá abrir las 24 horas del día durante los laborables y los festivos permitidos por ley.

Crear empleo y generar competitividad. Estos son los dos pilares sobre los que ha basado la redacción del borrador, al que ha tenido acceso Cinco Días, que da un paso más allá en la liberalización comercial emprendida por el gobierno que dirige Esperanza Aguirre.

Si Madrid es la comunidad en la que las grandes superficies pueden abrir durante más festivos a lo largo del año (han solicitado pasar de 20 a 22 días para 2008) y la primera en la que se ha creado una zona comercial en el centro histórico con permiso para abrir durante toda la semana, el Ejecutivo quiere ir un poco más allá y está dispuesto a eliminar las restricciones horarias a las que están sometidas cualquier tipo de comercio, sin tener en cuenta su dimensión.

En la actualidad, los horarios de actividad comercial en la región están limitados a lo largo de la semana (se permite un máximo de 90 horas) y durante el día (el comercio debe estar cerrado entre las 12 de la noche y las 7 de la mañana, con un máximo de doce horas de apertura en festivos). En el borrador se baraja la posibilidad 'de que no existan las limitaciones horarias máximas actuales haciendo uso de las atribuciones reconocidas por la legislación estatal en materia de horarios comerciales'.

La medida engloba a cualquier tipo de tienda, al margen de su superficie

De este modo, el borrador reconoce el principio de libertad del comerciante para determinar el horario de apertura y cierre de sus negocios en días laborables y los festivos permitidos, 'de acuerdo con la propuesta efectuada por la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), que incluye a los pequeños comerciantes y a las grandes superficies'.

La liberalización afectará tanto a grandes como a medianos establecimientos. A aquellos cuya superficie supere los 2.500 metros cuadrados se les simplificará el procedimiento para la obtención de la licencia comercial autonómica, necesaria, además de la estatal, para ser considerada como gran superficie.

Además, la comunidad también eliminará la necesidad de autorización para cambios en la titularidad del comercio o para su ampliación, 'salvo cuando la misma supere el 30% de la superficie'.

El texto también ahonda en la liberalización comercial para supermercados , al eliminar ciertos trámites para obtener la licencia de autorización, 'que merman la eficiencia empresarial y suponen duplicidades de trámites con las licencias que otorgan los ayuntamientos'.

Dinamizar Ifema y agilizar la venta de alcohol

Uno de los motores económicos de la Comunidad de Madrid, la actividad ferial, también podría verse beneficiado por la nueva regulación comercial. El texto que elabora el Gobierno de Esperanza Aguirre quiere dinamizar un sector empresarial que genera 1.900 millones de euros de inversión y más de 40.000 puestos de trabajo.

En concreto, la Comunidad quiere sustituir la autorización administrativa requerida hasta ahora por 'un régimen de comunicación', que contendrá los principales datos de la entidad organizadora y de la feria en cuestión y servirá para coordinar las actividades feriales.

Además, el Ejecutivo autonómico baraja la posibilidad de suprimir la exigencia a la distribución de una licencia específica para la venta y suministro de bebidas alcohólicas, que otorgan los ayuntamientos. La Comunidad entiende que esta licencia sería discriminatoria, ya que los establecimientos en los que se permite el consumo de alcohol (como bares y cafeterías) no la requieren.