Ramón Ferraz

'No vamos a huir de los promotores'

El responsable de banca comercial afirma que se sienten 'cómodos' con este negocio, que tiene un peso del 15% sobre el total del crédito.

Fue uno de los fichajes estrella de Miguel Blesa, actual presidente de Caja Madrid. Ramón Ferraz Ricarte, licenciado en Económicas y Empresariales, inspector de Finanzas del Estado en excedencia y censor jurado de cuentas, se incorporó a Caja Madrid en 1996, pocos meses después de que Blesa tomara las riendas de la segunda caja de ahorros española. Hombre de máxima confianza de Blesa, Ferraz asumió en solitario la dirección general de banca comercial de la entidad desde hace cuatro años y medio. Este ejecutivo, nacido en Huesca hace 55 años, considera que, aunque el sector financiero atraviesa una etapa complicada, Caja Madrid goza de unos pilares muy sólidos. Asegura que la entidad no ha cerrado el grifo del crédito y tampoco prevé ¢salir corriendo del sector de promotores¢, un segmento en el que se sienten cómodos.

¿Ha endurecido Caja Madrid en los últimos meses los requisitos para la concesión de créditos?

No. En hipotecarios, hay una caída en el crecimiento. Yo creo que es más por un factor de demanda que por un endurecimiento de los requisitos. Los tipos de interés han subido en los últimos años; prácticamente se han duplicado. Eso quiere decir que personas que hace tres o cuatro años tenían capacidad de pago para afrontar la compra de un piso hoy no la tienen. Las entidades, por tanto, no les podemos dar ese crédito porque no tienen esa capacidad de pago y tampoco lo están pidiendo. Al alza de los tipos se ha unido una subida que ha multiplicado más que por dos en los últimos años los precios de las viviendas. Es verdad que se ha moderado, pero la subida acumulada ahí en está. Eso ha ido dejando fuera del mercado a una parte muy importante de la demanda. Es un problema más de demanda que de restricción por parte de los bancos.

¿Cuál es el perfil de su cartera hipotecaria?

El plazo medio es de 25,8 años de antigüedad y el importe de 108.000 euros. La producción de 2007 está en el entorno de 30 años y de 165.000 euros.

¿Y el peso de promotores?

La financiación de promotores no es nueva en esta casa. Es un segmento con el que nos sentimos muy cómodos porque pensamos que lo hacemos bien. Tenemos unos niveles de morosidad muy bajos y estamos saliendo muy bien librados en todo lo que va apareciendo. No vamos a salir corriendo del sector. A nuestros clientes les vamos a seguir ayudando, pero también con prudencia porque la realidad del sector no es la de hace dos años. En los últimos años, se está produciendo un incremento de otro tipo de negocio frente al de promotores. En empresas, llevamos tres años creciendo a ritmos del 30%, lo que va a reducir el peso de promotores sobre el total. Actualmente, éste es del 15%.

¿Se ha detectado un incremento de la morosidad?

Ha aumentado un poquito; estamos en el 0,91%. Con las nuevas normas contables, un cliente que no paga tres recibos entra en mora. Esto no es necesariamente malo ya que percibes de manera más temprana cuándo empieza a aparecer un problema de mora en algún segmento de clientela o producto.

¿Les preocupa la situación?

No. Claro que nos preocupa como todos los aspectos del negocio, pero es una faceta que podemos ver con cierta tranquilidad. Hemos destinado 700 millones de euros de las plusvalías de Endesa a dotaciones extraordinarias. Sigue siendo muy baja, sobre todo comparada con otras etapas como los años noventa o con sistemas de otros países.

Algunas entidades financieras como Santander han intentado quitar clientes a la competencia. ¿Se plantean iniciativas de este tipo en hipotecas?

Nosotros no estamos publicitando nada, pero sí tenemos una campaña de subrogación de hipotecas de calidad de otras entidades, con un diferencial de 0,25 puntos y en las que asumimos los costes de escrituración, registro, etc., que tiene que asumir el cliente si se cambia de entidad. Pedimos tres años de antigüedad y, por supuesto, que pase nuestros sistemas de control de riesgo.

El sector está inmerso desde hace unos meses en una dura batalla por la captación de pasivo tradicional y Caja Madrid es una de las entidades más agresivas...

La captura de pasivo viene condicionada por un cambio del mercado. Es evidente que hasta mitad del año pasado las entidades podíamos acudir a los mercados institucionales sin dificultad, a unos plazos muy largos y a unos tipos muy bajos. Esto ha cambiado y ha hecho que todas las entidades pongamos la captación de pasivo como un objetivo clave. Captar pasivo para Caja Madrid no es nada nuevo; somos una caja de ahorros. Pero es verdad que la agresividad ahora es mayor. Los resultados son muy buenos. En apenas tres meses y medio, hemos captado algo más de 4.500 millones con el depósito Sentido y Sensibilidad y más de 1.000 millones con Relájate y Disfruta en 15 días. En noviembre, crecíamos en depósitos por encima del 29% mientras que entidades de dimensión similar estaban en entornos del 7% y 10%.Nuestra cuota de mercado era del 6,88% respecto al sistema frente a una cuota del 4% en oficinas.

¿Cómo se pueden ofrecer rentabilidades por encima del 5% cuando las letras a un año rentan poco más del 3%?

Nosotros pagamos muy bien el pasivo, pero el estable. Las campañas que tenemos en vigor son de depósitos a año y medio. Con este tipo de depósitos, captamos recursos, pero también clientes nuevos o fidelizamos a los que ya tenemos. Intentamos hacer venta cruzada, venderles otro tipo de productos o de servicios que nos ayudan a compensar el coste relativamente elevado que estamos pagando en estos momentos todas las entidades por el pasivo. æpermil;sta es la razón. Por otro lado, el coste de oportunidad de otras fuentes alternativas de financiación se ha elevado. Es más difícil hacer emisiones a medio y largo plazo, se hacen a plazos más cortos y a unos diferenciales más altos.

¿Cuánto tiempo va a poder soportar el sector las actuales dificultades para obtener financiación en los mercados de capitales?

No lo sé. En septiembre, la opinión más instalada era que la crisis subprime iba a ser pasajera. Personalmente no me atrevo a hacer predicciones de futuro y menos del próximo. En todo caso, en nuestra casa tenemos capacidad para responder a una crisis larga si la hubiera. La venta de la participación en Endesa nos reportó ingresos de 4.500 millones de euros y desde entonces es más o menos la posición en términos netos que hemos mantenido en el interbancario. Hemos acudido a subastas del BCE de manera anecdótica y más por testar el funcionamiento que por otra cosa; disponemos de amplia capacidad para seguir financiándonos en este organismo. No obstante, buscamos pasivo tradicional porque es una fuente de negocio y relación con el cliente y, segundo, porque el objetivo de la caja es seguir financiando a nuestros clientes. No hemos pegado ningún cerrojazo a los créditos; seguimos creciendo menos que en años anteriores porque la actividad de mercado es menor.

Pace dos años CajaMadrid puso en marcha un plan en banca personal. ¿Se han cumplido los objetivos?

Es un plan que llegó un día para quedarse. Es un segmento que demanda una atención personalizada y aporta más margen a la entidad. Tienen un gestor que les atiende y hemos desarrollado herramientas de gestión bastante avanzadas. Les ofrecemos una gama de fondos de inversión más sofisticados que al resto, tarjetas especiales, un call center, una web especializada… Tenemos más de 525.000 clientes y 1.100 empleados dedicados específicamente a su atención. Nos aportan un volumen de negocio de 48.000 millones de euros y en 2007 éste se incrementó un 20%.

¿Han pujado por hacerse con el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España?

No. Analizamos la operación, pero no llegamos a pujar por la compra de este negocio.

¢Llegaremos a 3.000 puntos de venta¢

El plan estratégico que culmina en 2010 contempla la apertura de 300 sucursales. ¢Estamos en la senda. Se han abierto 65 y tenemos más de 100 contratadas¢, explica Ferraz. Añade que prevén alcanzar los 3.000 puntos de venta, un tamaño con el que se sienten ¢confortables¢. Ahora cuentan con 2.600 (2.000 oficinas y 600 delegadas en locales de Mapfre).

Prevén ampliar la alianza con Mapfre?

Ha sido una relación fructífera. Tenemos una participación en Mapfre, SA, del 15%, vamos a contar con una del 12,5% en Mapfre Internacional y teníamos ya en Mapfre América no vida. Mapfre ha tenido un año francamente bueno en resultados y nosotros como accionistas estamos satisfechos. La otra faceta es el acuerdo que tenemos de distribución. En una y otra dirección la satisfacción es plena. En 2007, la producción fue de 4.138 millones de euros.

En comisiones, ¿cuál es la política?

Tenemos tarifa plana, pero no ha tenido un excesivo éxito. La mejor forma de ver cuántas cobra cada banco es compararlas con el margen ordinario. Caja Madrid no sale mal parada. Los clientes senior, los que tienen nómina y los jóvenes reciben un trato especial