Apuesta internacional

Caja Madrid atenderá desde Viena su negocio en Europa del Este

Caja Madrid mantiene firme su apuesta internacional. La entidad ha abierto una oficina de banca corporativa en Viena (Austria) para acompañar a las empresas españolas que realicen proyectos en Europa del Este. La caja quiere rentabilizar la sucursal en 10 meses y en dos años alcanzar un volumen de negocio de 1.200 millones de euros. El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, acompañado por empresarios españoles (de Indra, Mapfre, FCC o El Corte Inglés) y el consejo de la entidad, inaugura hoy la agencia.

La caja espera aprovechar la condición de Viena como plataforma logística de la región para ir de la mano de constructoras o inmobiliarias nacionales que busquen negocio en la zona. A lo largo de 2007, la inversión española en estos países alcanzó los 10.000 millones de euros. 'La incorporación a la UE ha aumentado la seguridad jurídica en el Este y nos ha convencido para desembarcar aquí', explicaba ayer Matías Amat, director general de negocio de Caja Madrid.

El grupo, que ya cuenta con oficinas internacionales en Miami y Lisboa, espera que el equipo de 10 personas que trabajará desde Austria consiga operaciones en Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía y Bulgaria, además de Rusia. Estos 11 países cuentan con una población de 250 millones de personas, un crecimiento del PIB mayor del 8% y un nivel medio de bancarización.