Cable

Ono eleva sus pérdidas por extraordinarios y promete 100 megas este año

La operadora de cable Ono cerró el año 2007 con un fuerte crecimiento de sus pérdidas, que se dispararon un 408%, hasta 198 millones de euros, por los cargos extraordinarios derivados de la amortización anticipada de fondo de comercio. La compañía asegura que, eliminando los atípicos, sus beneficios hubieran alcanzado los 36 millones de euros.

En la parte alta de la cuenta de resultados, las cifras de Ono tampoco son positivas. La operadora experimentó el año pasado una caída de la facturación, que desciende un 1,1% y se sitúa en 1.616 millones. Y ello, pese a que los clientes residenciales han aumentado un 3,7%, hasta colocarse en 1,86 millones. Ante esta situación, Ono se ha centrado en el recorte de costes, lo que ha permitido un crecimiento del 14,9% en el Ebitda.

Para este ejercicio, la compañía se dedicará a aumentar la velocidad de su red de banda ancha. En primer lugar, se ha comprometido a elevar de cuatro a seis megas la capacidad que da a sus clientes de forma gratuita. Y también ha prometido que pondrá en el mercado sus primeras ofertas de acceso a internet a 100 megas de velocidad en el cuatro trimestre del año. Lo hará con una mejora tecnológica en su red.