Incentivo

CEOE pide más ayuda fiscal a la vivienda para reanimar la demanda

Ante el fin del boom inmobiliario, los empresarios de la construcción pidieron ayer al Gobierno un aumento de la deducción por la compra de vivienda, como incentivo para mitigar la desaceleración del sector. La Confederación Nacional de la Construcción cree que esto serviría para activar una demanda existente, pero que está dormida por la incertidumbre actual.

Juan Francisco Lazcano, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), entidad adscrita a la CEOE, reclamó ayer que el Gobierno aumente la deducción por inversión en vivienda e impulse la obra civil para paliar la mala situación del sector de la construcción.

La actual deducción no ha sufrido ningún cambio desde 1996. La ley establece que los contribuyentes pueden deducir hasta un 15% en el IRPF -con un límite máximo anual de 9.000 euros- por la inversión en la compra o reforma de vivienda habitual.

A pesar de la propuesta empresarial, no existe ningún indicio para pensar que el Gobierno modificará una de las deducciones con mayor peso y más utilizadas por los contribuyentes. Entre otras cosas, porque el ministro de Economía en funciones, Pedro Solbes, ha reiterado que la deducción actual le parece correcta. El Gobierno barajó, incluso, eliminarla argumentando que no ayuda a aquellos que no pueden acceder a una vivienda.

Además, el programa electoral socialista no contemplaba ningún cambio en la deducción. Pese a todo, la CEOE presentará la propuesta al futuro Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, el PP sí propuso durante la campaña electoral aumentar esta deducción hasta el 25% y subir el tope máximo hasta los 10.000 euros, una medida que agradaría a la patronal de la construcción pero que el Partido Socialista criticó y tachó de ineficaz.

En lo que convergen patronal y Gobierno es en primar la obra civil para estimular el sector de la construcción e impulsar el crecimiento económico. Al final de la anterior legislatura, el Gobierno ya agilizó la obra pública y el ministro de Economía, Pedro Solbes, anunció que el nuevo Ejecutivo seguirá por la misma senda. La obra pública supone el 25% de la construcción española.

Lazcano reconoció que el sector esperaba un aterrizaje suave de la actividad pero que la crisis de crédito a nivel internacional ha provocado una caída más brusca. Con todo, se mostró esperanzado en que se cumplan las previsiones de crecimiento del Gobierno, que calcula un aumento del PIB del 3,1% para este año. Aun así, Solbes ya ha reconocido que será difícil alcanzar este ritmo de actividad y la mayoría de organismos sitúan el PIB para 2008 en torno al 2,5%.

Sobre el plan de recolocación de desempleados que prepara el Gobierno, Lazcano se limitó a decir que espera que tenga éxito aunque señaló que el paro puede afectar a otros sectores como la industria y los servicios.

Más viviendas

Aunque la construcción se enfrente a uno de sus momentos más difíciles, la patronal del sector sostiene que se cerrará el año con un número de casas construidas aún 'significativo'. Ello se debe a que el periodo de edificación de viviendas dura entre 18 y 24 meses y, por tanto, la mayoría de promociones que se iniciaron antes de la desaceleración se terminarán.

Un concepto de accidente laboral más claro

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) quiere clarificar el concepto de accidente laboral y que se circunscriba 'exclusivamente al acaecido en circunstancias que estén bajo control del empresario'. Es una de las propuestas que aparecen en un estudio sobre siniestralidad laboral elaborado por Federico Durán, socio de Garrigues y ex presidente del Consejo Económico y Social.

Los empresarios critican que un trabajador que obtiene una baja por un accidente laboral reciba una mayor prestación por incapacidad temporal que otro cuya baja se deba a una causa ajena al ámbito del trabajo. Ello incentiva que cualquier baja por motivos de salud se declare como accidente laboral leve para lograr una mayor prestación. En cualquier caso, la siniestralidad laboral en la construcción se ha reducido en los últimos años, aunque sigue siendo la más alta de todos los sectores.

LA CNC destacó que esta reducción de los accidentes ha coincidido, además, con la época de mayor dinamismo del sector. Así, en el año 2006, se produjeron 117 accidentes graves por cada 100.000 trabajadores, la tasa más baja de la última década. Durán puso a la construcción como ejemplo para otros sectores, por ser el que más ha reducido la siniestralidad.

En cuanto a la mortalidad, la tendencia también ha sido a la baja. Mientras que en 1996 se producían 19 muertes por cada 100.000 trabajadores, en 2006 el número de fallecidos se redujo a 12 por cada 100.000 empleados.

La CNC, que también reclamó que se elimine la prohibición de usar empresas de trabajo temporal (ETT) en el la creación de la Tarjeta Profesional de la Construcción que garantizará que en 2012, todos los empleados de una obra tenga nociones de prevención de riesgos.