Medios de comunicación

La nueva RTVE cierra 2007 con pérdidas de 415 millones antes de subvenciones

La corporación RTVE cerró su primer año de vida con unas pérdidas antes de impuestos y subvenciones de 415 millones de euros. En todo caso, el grupo logró evitar el déficit presupuestario mediante el control del gasto, pese a unos ingresos por publicidad inferiores a los esperados.

La nueva RTVE cerró su primer año de vida como corporación con unas pérdidas brutas de 415,2 millones de euros. Unos números rojos que fueron compensados con la subvención de 433,6 millones que recibió el grupo por parte del Gobierno en pago por el servicio público que presta la radiotelevisión estatal.

Esta ayuda, incluida en los Presupuestos Generales del Estado, permitió a los gestores de RTVE presentar ayer una cuentas con un superávit presupuestario de 18,4 millones de euros. 'La televisión y la radio no le han costado al ciudadano un euro más de lo presupuestado. Todo lo contrario, le han costado 18,4 millones de euros menos. Creo que se trata de una magnífica noticia que nos debe alegrar a todos. Un ahorro de 3.000 millones de las antiguas pesetas', subrayó el presidente de la corporación, Luis Fernández, en rueda de prensa.

Los 18,4 millones de superávit presupuestario se verán recortados cuando el grupo desembolse las cantidades correspondientes al pago de impuestos.

Fernández recordó que la nueva RTVE no puede incurrir en déficit (tiene un margen del 10% sobre lo presupuestado), lo que lleva al consejo de administración a gestionar sus cuentas 'con criterios de eficacia y austeridad'.

Para el director general corporativo, Jaime Gaiteiro, las claves para que el grupo haya logrado evitar el déficit presupuestario han pasado por la contención del gasto y por una gestión eficaz 'y con la máxima austeridad posible'.

En 2007, los presupuestos de la corporación aprobados inicialmente tuvieron que ser modificados para adaptarlos, sobre todo, tanto a los acuerdos cerrados con los sindicatos para la aplicación del plan de ajuste de plantilla puesto en marcha en RTVE, como a un mercado publicitario menos favorable que el esperado, debido a la aparición y consolidación de nuevos operadores (Cuatro, La Sexta, canales temáticos). Así, la partida de gastos de personal se incrementó un 8% y la previsión de ingresos por publicidad se rebajó un 3,8%. Del mismo modo, los gastos financieros contemplados en un principio se pudieron recortar un 72% como consecuencia de la liquidez aportada finalmente a la corporación cuando se constituyó.

Racionalidad

La ejecución final de gastos ordinarios en RTVE fue de 1.182,3 millones de euros, 35,1 millones menos que el presupuesto modificado. Gaiteiro insistió en que esta mejora fue posible gracias a una gestión más racional, a una apuesta por la producción propia y unas parrillas de emisión más equilibradas en términos de costes.

Según señaló Fernández, el desembolso final en gastos de personal, de 295,9 millones, incluye la revisión al alza de la masa salarial acordada con CC OO y UGT antes de la pasada campaña electoral, lo que permitió evitar los paros que habían convocado los sindicatos. Este acuerdo le habría costado a RTVE más de 3,5 millones de euros.

En cuanto a los ingresos, la fragmentación de audiencias finalmente provocó que las ventas por publicidad fueran 21,7 millones inferiores a las previstas, lo que fue compensado parcialmente gracias a que se incrementó la gestión de otros ingresos en 1,7 millones.

En el capítulo financiero, RTVE logró mejorar sustancialmente lo presupuestado en lo tocante a los ingresos gracias, sobre todo, a los rendimientos financieros que generó la liquidez aportada a la constitución de la corporación, así como a la gestión de la tesorería. De este modo, el resultado financiero conseguido fue de 14,6 millones, frente a los 5,7 millones contemplados en el presupuesto modificado.

Los directivos de la radiotelevisión pública estatal advirtieron que los presupuestos del grupo para este año también deberán ser modificados para recoger el impacto que tendrá en sus cuentas el recorte de publicidad que puede emitir la televisión pública decidido por el Gobierno y que ronda los 60 millones de euros. En 2008, está previsto que la corporación reciba una compensación estatal de 50 millones de euros.

El ERE costó 62,5 millones el año pasado

El expediente de regulación de empleo (ERE) acordado en RTVE, en el marco del proceso de saneamiento del grupo, tuvo un coste de 62,5 millones de euros en 2007, primer ejercicio de su aplicación, según los datos facilitados por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales.

La carga económica del ERE, que rondará los 1.300 millones de euros en total, recaerá sobre las cuentas del ente público RTVE, una sociedad en liquidación diferenciada de la corporación. A mediados de enero, el ERE ya había supuesto la salida de 3.102 trabajadores.