Pago de deuda

Grupo Pinar vende activos por 146 millones y reduce un 5% su plantilla

El grupo inmobiliario Pinar ha reducido en un 5% su plantilla y tiene comprometidas ventas de activos por un importe de 146 millones de euros con el fin de "afrontar la actual situación de ralentización del mercado", informó hoy la empresa.

Los activos serán adquiridos por las entidades financieras que forman parte del accionariado de la compañía, Caja Avila, que cuenta con un 10% de su capital; Caja Segovia (10%) y el Círculo Católico de Burgos (7%).

Además, estos socios y el resto que completan el accionariado de la inmobiliaria se han comprometido ya a suscribir una ampliación de capital por importe de 30 millones de euros. Los dos accionistas de referencia de Pinar son Corporación Sánchez Carrascal, con un 55%, y Warburg Pincus, con otro 18%.

Estas medidas conforman el plan "estratégico" diseñado por la sociedad para sortear la crisis, que ha sido ya aprobado por el consejo de administración de la compañía, que tiene al piloto Fernando Alonso como imagen de la empresa hasta 2009.

En cuanto al estado patrimonial de la compañía, Grupo Pinar cuenta con un porcentaje de deuda sobre recursos propios del 50,3% y durante 2008 debe afrontar el pago de deuda por importe de 120 millones de euros.

Respecto a la reducción de plantilla, en términos absolutos ha sido de una decena de profesionales, para situarse en un total de 253 trabajadores, dado que han salido 50 personas a través de despidos y bajas incentivadas, pero también se han incorporado otras 40, informaron a Europa Press en fuentes de la compañía.

Cambio de política comercial

El director corporativo de la compañía, Antonio Chamorro, explicó en un comunicado que este "ajuste" comenzó a efectuarse a partir del segundo trimestre de 2007, "cuando los indicadores del mercado empezaron a dar muestras de un cambio de ciclo".

Según el directivo, el "ajuste" ha consistido en abordar una nueva política comercial, mediante una "considerable reducción" de las acciones de marketing corporativo y, por contra, la "intensificación" del marketing directo y relacional.

Para ello, ha "transformado" su equipo de ventas cambiando el perfil del vendedor, "que pasará a ser mucho más proactivo y contará con incorporación de agentes de gran implantación en mercados locales, y con la puesta en marcha de nuevas medidas de análisis para la definición del producto".