Mercados

La reacción de la Bolsa a la cita electoral será rápida y fugaz

La influencia de la política local pierde fuerza en un mercado global

Lo que tenga que ocurrir en la Bolsa después de celebrarse ayer las elecciones se conocerá hoy, según los expertos, que vaticinan además que su duración en el tiempo será limitada. La historia avala esta previsión, puesto que en las últimas cuatro elecciones generales celebradas en España, la reacción inicial, de caídas de mayor o menor cuantía en todos los casos (véase gráfico), no tuvo continuidad a lo largo del año. Lo mismo dio que gobernara el PP o que lo hiciera el PSOE: salvo en 2000, se impusieron las alzas.

'Lo que asusta a los inversores es la incertidumbre, de tal forma que el peor escenario sería aquél en el que no está clara la gobernabilidad', señala Mariano Sancho, director de renta variable de Riva y García. 'Igualmente, los cambios, al menos en un primer momento, suelen cotizar con bajadas: un vuelco en el color del Ejecutivo daría rienda suelda, probablemente, a caídas en la renta variable', agrega.

Pero, en cualquier caso, la reacción sería inmediata y también fugaz. El ejemplo más reciente se vivió tras el 14 de marzo de 2004. Inesperadamente, ganó el PSOE y, después de una jornada bursátil agitada el día siguiente a la cita con las urnas -el Ibex 35 retrocedió un brusco 4,04% condicionado también por el atentado más grave ocurrido en la historia de España-, las alzas ganaron la partida en los meses siguientes.

'En principio, una mayoría absoluta sería la mejor noticia para los parqués, puesto que otorgaría margen de maniobra al gobierno en cuestión', señala Alicia Jiménez, directora de análisis de SelfTrade. Si bien, también hubo una llamativa excepción en el año 2000, cuando el PP se impuso en las urnas con una sorpresiva mayoría absoluta que fue recibida con una caída del 1,23% por el Ibex 35 al día siguiente.

¿No le gustó esta contundente victoria a la Bolsa? Realmente, lo que ocurrió ese lunes de resaca electoral es que se conocieron datos que confirmaban que la economía japonesa atravesaba serios problemas: fue eso lo que cotizaron los mercados y no las elecciones españolas.

Capacidad de decisión

Como revela lo que sucedió hace ocho años, la globalización es un fenómeno incuestionable en las dos últimas décadas, de tal forma que las noticias y las políticas globales ganan peso frente a las locales. El fenómeno está acentuándose en los últimos tiempos y es palpable en varios aspectos de la vida económica. Así, la política monetaria está ahora en manos del Banco Central Europeo (BCE), cuando antes dicha potestad era de cada uno de los gobiernos de los países europeos. Ya no pueden fijarse los tipos de interés en función de las conveniencias nacionales ni tampoco puede devaluarse la moneda con el objetivo de mejorar la competitividad.

Aunque el mercado ha descontado las semanas previas una nueva victoria ajustada del PSOE, desde BPI aseguran que tampoco tendría por qué sentar mal una sorpresa, puesto que, desde algunos sectores se percibe que el PP podría ser un mejor gestor económico de la actual situación, marcada por las incertidumbres. Sin embargo, los expertos del banco portugués sentencian que no esperan 'diferencias sustanciales entre las dos políticas económicas de los dos partidos con opción a gobernar'.

Del mismo parecer es Goldman Sachs, que ha asegurado en un informe que apenas será significativo: 'Los dos principales partidos ofrecen generosas reducciones de impuestos que, si se implantan rápidamente, deberían ayudar a frenar el ajuste inmobiliario'. De esta forma, la entidad estadounidense vaticina que 'el color político del que gane podría ser el aspecto menos relevante'.

Se reactivará la actividad corporativa

'Las empresas se han mantenido a la espera de que se conozca quién es el ganador', señala Mariano Sancho. Así, los movimientos corporativos pueden retomarse de forma inminente, una vez conocido el color del nuevo gobierno. Una eventual oferta por Iberia lanzada por el grupo Gala está en compás de espera y, de hecho, Oddo Securities señala en un reciente informe que su atractivo especulativo puede retomarse ta partir de hoy. Lo mismo ocurre con los movimientos en torno a Iberdrola por parte de EDF: Rajoy se mostró en contra de una oferta de la francesa en una entrevista publicada por El País el jueves y Zapatero aseguró el viernes en el mismo periódico que es un asunto que tendrían 'encima de la mesa en los próximos meses'. Otro sector que está a la expectativa es el de las energías renovables, que depende explícitamente de la regulación y de las ayudas en forma de subvenciones. Este año comenzará la redacción del nuevo Plan de Fomento de Energías Renovables 2011-2020, que determinará el futuro de los negocios de Iberdrola Renovables, Fersa, Solaria, Gamesa y Acciona.

Y en EE UU...

También en la mayor economía del mundo se vive un año electoral. Todavía falta por conocerse el candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata -Clinton u Obama- y ya ha sido confirmado McCain por el Republicano. SelfTrade asegura que 'los años electorales tienden a ser favorables para el mercado, aunque hay claras excepciones, como la del pasado año 2000'.