Tokio

El Nikkei cierra con una fuerte caída del 3,27%

El selectivo Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró hoy con una bajada del 3,27%, 432,62 puntos, y se situó al término de la sesión bursátil en las 12.782,8 unidades. Por su parte el Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, descendió 39,78 puntos, o un 3,08%, y se situó en los 1.247,77 enteros.

En la estela de las caídas de ayer en Wall Street, el Nikkei cayó empujado por los declives del sector inmobiliario y los valores financieros. El Mizuho Financial Group se dejó 24.000 yenes o casi el 6% hasta los 390.000 yenes, mientras que Mitsubishi Estate perdió 175 yenes o un 7 por ciento hasta los 2.295 yenes.

Yutaka Miura, analista de Shinko Securities, apuntó que el Nikkei podría caer más allá si los datos sobre el empleo estadounidense que se publican hoy no son muy halagüeños.

La caída del dólar hasta su nivel mínimo en tres años arrastró hoy a las empresas orientadas a la exportación, como los fabricantes de automóviles o las productoras de alta tecnología.

Nissan Motor cayó 39 yenes o un 4% hasta los 895 yenes, mientras que Toyota, que fue el valor más cotizado de la jornada en términos de valor, se dejó 180 yenes o un 3 por ciento hasta los 5.330 yenes.

Sony sufrió una caída de 250 yenes o un 5 por ciento hasta los 4.610 yenes.

Miura apuntó que las perspectivas para las compañías japonesas son extremadamente severas después de que la siderúrgica Nippon Steel revisara a la baja sus previsiones de beneficios para el año fiscal corriente.

A esto se suma una posibilidad de que se reduzca la demanda de productos siderúrgicos japoneses si el frenazo económico global se propaga.

Los agentes del mercado apuntaron que el mercado reaccionó de manera moderada a la propuesta del gobierno de Toshiro Muto como nuevo gobernador del Banco de Japón (BOJ), con los inversores atentos a si la oposición aceptará inalmente su nombramiento.

El director general de mercadotecnia de Daiwa Securities, azuhiro Takahashi, afirmó que este asunto podría convertirse en un incentivo para la venta de acciones en el futuro próximo, ya que la oposición ya ha explicado que no aceptarán el nombramiento de Muto.