CincoSentidos

Sergi Arola inaugura restaurante

Sólo ofrece menús degustación y dedica un espacio a la coctelería

Tras más de siete años, Sergi Arola deja La Broche del hotel Miguel Ángel e inicia una etapa en solitario. Sergi Arola Gastro (Zurbano, 31. Madrid. Tel.: 913 102 169) rompe con el minimalismo y recupera en parte la estética bistrot de su primer establecimiento de Dr. Fleming. Muchos meses de obras y una inversión considerable (1,7 millones de euros, local aparte) para un espacio moderno y agradable, con una bancada corrida a lo largo de la pared y mesas bastantes juntas, que no podrán ser ocupadas por más de cuatro personas. La mesa más bonita está en la cocina, apartada de ésta, pero que si se desea permite ver las evoluciones de los cocineros: de momento está pensada como un privado para ocho comensales. Y en el piso de abajo, una bodega y un pequeño lounge-coctelería con picoteo informal apto para fumadores (en el restaurante no se permite fumar).

Todas estas novedades no afectan a la cocina de Sergi Arola, que sigue basándose en los mejores productos, la complejidad técnica y los planteamientos más actuales. En los menús -aquí no existe carta- siempre se empieza con unos snacks (como el sushisasahimi de salmón con helado de arroz). Con los entrantes, por ejemplo, la falsa vichyssoise de calçots con huevo frito y vieira, ligera y delicada, y luego el lomo de bacalao confitado con gelatina de agua de mar o la escudella de hígado de pato con judías de Santa Pau. No se le pueden poner reproches a sus platos porque su ejecución es muy correcta, pero se echa de menos algo más de sorpresa.

Magnífico servicio (con detalles como el cojín para que las señoras apoyen los pies) y la bodega. Ofrece también degustación de quesos -con un menú ad hoc-, todo a precios altos: menú gastro (3 tapas y 11 platos), 151,5 euros; menú básico (2 tapas y 6 platos), 126,5; menú amantes del queso (2 tapas y 4 platos), 116,5 euros; sin vinos ni IVA. A mediodía, menú ejecutivo por 91 euros, con vinos. Abre de lunes a viernes y exige chaqueta a los señores.