Política energética

Merkel acusa a Eon de debilitar su posición negociadora en Bruselas

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció ayer que la decisión de Eon de vender su red de alta tensión 'no mejora nuestra posición negociadora' frente a la propuesta de la Comisión Europea de obligar a las compañías del sector energético a elegir entre generación y transporte.

Berlín venía liderando con París la oposición a esa iniciativa y ya habían conseguido el apoyo de un número de países suficiente para bloquearla. Pero anteayer, cuando la propia Comisión y el consejo de ministros de Energía de la UE parecían dispuestos a buscar alternativas a la división de las empresas, Eon anunció su disposición a desprenderse de una parte de la red.

La compañía alemana se rendía así ante la presión de la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, que le acusa de abuso de posición dominante. La cesión puede salvar a Eon de una multa millonaria, pero deja en difícil posición al resto de empresas integradas verticalmente, como EDF o RWE.