Valores a examen

Bankinter vuelve al ojo del huracán

Los analistas creen que su recorrido es limitado y dudan que sea objeto de una opa en breve

La pugna entre Crédit Agricole y el ex presidente de Bankinter, Jaime Botín, por hacerse con el control del banco ha reavivado el interés por el valor. La semana pasada, el banco terminó con una revalorización del 0,31%, pero el registro podría haber sido mucho mejor de no ser por el traspié del viernes (perdió un 2,69%, después de haberse apuntado el día anterior una mejora del 5,58%). Los analistas consideran que su recorrido en Bolsa es limitado, ya que dudan que cualquiera de sus principales accionistas esté dispuesto a lanzar una opa a corto plazo.

'Crédit Agricole ya está presente en varios bancos europeos (cuenta con un 20% en el portugués Espirito Santo desde su privatización) en los que ha comprado un paquete de acciones y nada más', explica Héctor Martínez, de Venture Finance. Ahorro Corporación también descarta 'movimientos significativos' a corto plazo. Considera que el banco francés tiene una atractiva oportunidad estratégica en el mercado italiano, con la compra del 51,91% de Banca delle Marche por 1.700 millones de euros. 'De salir adelante esta operación, aumentaría su red en el país transalpino en más de un 40% con un coste de core capital (capital básico) de 67 puntos básicos', señala la firma en un informe.

Aún así, reconocen que la acción se beneficiará del interés de Crédit Agricole, que ya tiene autorización del Banco de España para alcanzar el 30%, y de Jaime Botín por aumentar su participación en el capital de la entidad. 'La reducción del free float (capital que circula libremente en Bolsa) de un 20% impulsará la cotización', señala un analista de un gran banco europeo. Ahora, este porcentaje supera el 47%.

De momento, las expectativas de que Bankinter sea objeto de una opa por parte de un rival español o extranjero han disparado su cotización en los últimos meses. La cota máxima la alcanzó en marzo de 2007, en 14,6 euros por acción, quedando a escasa distancia del récord histórico marcado en enero de 2000 (14,76 euros), justo antes del pinchazo de la burbuja tecnológica. El viernes, se despidió a 9,75 euros por acción.

Durante este año, Bankinter ha sido uno de los más castigados en Bolsa. 'Es una de las entidades con más peso en su balance de las hipotecas, a pesar de haber crecido en pymes en los últimos años. Pero no suficiente. Esto hará que sus ingresos se resientan con la desaceleración del mercado de la vivienda en España', señala un experto.

Los expertos prevén que su beneficio se situará este año en 297 millones de euros, frente a los 362 millones de 2007, según los datos de JCF. Estas expectativas, junto al agravamiento de la crisis bursátil que ha penalizado sobre todo al sector financiero, han provocado que acumule una pérdida desde enero del 22,31%, la tercera más abultada del Ibex.

Los analistas, además, destacan que Bankinter cotiza con una importante prima respecto a sus colegas europeos. El PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) para 2008 se sitúa en 12,9 veces por acción, frente a una media del sector de 8,5 veces.