Mercados emergentes

China ante el reto de la inflación y el crecimiento

La burbuja de la Bolsa se desinfla a pesar de que el gigante asiático aún puede crecer el 9,5% este año

La Bolsa china se resiente de la incertidumbre económica mundial. Después de varios años de subidas ininterrumpidas y una euforia bursátil desmesurada que recordaba a los tiempos de la burbuja tecnológica, muchos inversores han hecho caja. El MSCI China ganó el 63,5% el pasado ejercicio y cae el 30% desde los máximos de octubre. Los riesgos crecen y salir de uno de los mercados que más plusvalías ha generado en los últimos años se ha impuesto.

El impacto de la desaceleración de EE UU y la fuerte escalada de precios, las dos amenazas principales para el gigante asiático, preocupan. En 2007 China creció un 11,4% y este ejercicio se espera un crecimiento menor, aunque robusto. El consenso habla de una cifra entre el 9,5% y el 10% pero debido a las numerosas dudas no se descarta una desaceleración brusca, del orden del 7% o del 8%, si la situación empeora.

China es cada vez menos dependiente de EE UU pero los últimos indicadores ya constatan que no quedará inmune a la desaceleración del principal motor económico mundial. En el cuarto trimestre de 2007 el crecimiento perdió vigor fundamentalmente por la menor demanda externa y el PIB aumentó el 11,2% desde el 11,5% del tercer trimestre y el 11,9% del segundo, el máximo de la última década. Si bien es cierto que China exporta el 50% dentro de Asia, el peso de EE UU, que recibe un 18% del total, y el de Europa, con el 20%, no se pueden ignorar.

El IPC escaló hasta el 7,1% en términos interanuales en enero y amenaza con generar tensiones sociales

'Las exportaciones suponen un tercio del crecimiento económico chino y alrededor del 10% del PIB', explica Alex Igham, gestor de mercados emergentes de Morely. Se prevé, por tanto, que el crecimiento vía exportaciones se reduzca este año, lo que a su vez mermará las inversiones relacionadas.

La buena noticia es que el crecimiento ha engordado los cofres del gobierno. 'China puede aumentar el gasto en infraestructuras y proporcionar estímulo fiscal si lo necesita. No creo que permitan una desacleración importante en un año de olimpiadas. Actuarán', explica Jan Boudewijns, gestor senior de emergentes de Dexia Asset Management.

De momento, sin embargo, las exportaciones continúan creciendo y son las cifras de inflación las que más recelo generan. China no es una excepción y al igual que la mayoría de economías se enfrenta a un dilema: un entorno de menor crecimiento con incrementos de precios preocupantes.

Los fuertes repuntes de la alimentación y la energía han disparado la inflación hasta el 7,1% en enero en China. 'El IPC puede suscitar mucha tensión social y descarrilar la expansión económica', explica Moody's Economy.com. 'Las autoridades chinas ya han adoptado medias temporales para contener los precios de las necesidades básicas. El año pasado subieron los tipos de interés seis veces y han incrementado al 15% el nivel de reservas obligatorio para la banca. De momento no han tenido los efectos deseados', añaden, por lo que no se descarta que opten por revaluar el yuan.

Una opinión con la que coinciden otros expertos. 'El incremento de la inflación es consecuencia de la falta de oferta más que la demanda, por lo que un incremento de tipos de interés no tendrá mucho efecto al tratarse de un sistema financiero sin desarrollar', explica Tony Hann, director del equipo de emergentes y encargado de Asia, de West LB Mellon.

La destrucción de cosechas por las tormentas de nieve de este año, la escasez de cerdo generada por una epidemia o la plantación de cereales para la producción de biofuel han tenido mucho que decir en el incremento de precios. 'Lo único que puede hacer China es revaluar la moneda', comparte Ewan Markson-Brow, gestor de Mellon Asian equity. Una medida que reduciría la oferta monetaria, estrangularía el crecimiento del crédito y frenaría la inversión. Algo por ver en un año de olimpiadas.

El gobierno, entretanto, tiene la difícil tarea de combatir la inflación sin frenar en exceso el crecimiento. Los controles de precios adoptados son un arma de doble filo porque pueden distorsionar el mercado, fomentar un mercado negro y frenar respuestas por el lado de la oferta como aumentos de producción. Los riesgos están ahí, pero nadie duda que China crecerá y mucho.

Un año volátil para el mercadoradiografía

Invertir en China no es tarea fácil para un extranjero. Existen dos mundos diferentes, el Hang Seng de Hong Kong, un mercado líquido y avanzado, o las Bolsas de Shangai y Shenzen, menos desarrolladas y reservadas fundamentalmente a los inversores chinos.

En los últimos años la euforia bursátil resultado de la explosión económica del país se ha sentido especialmente en las Bolsas de Shangai y Shenzen. En 2007 subieron el 96,6% y el 162,8%, respectivamente, tras ganar el 130,4% y el 97,5 en 2006. El Hang Seng, entretanto, avanzó el 39,3% en 2007 y el 34,2% en 2006.

Hay algunos fondos que sí tienen permitido invertir parte de su cartera en China continental por lo que un fondo es la mejor forma de ganar exposición a estos mercados. Los hay especializados en China y otros que incorporan también inversiones en la Bolsa de Hong Kong o Taiwán. Entrar a través de un ETF es otra opción. Lyxor tiene uno que replica el comportamiento del MSCI China, índice compuesto de valores de Hong Kong y China que sirve de referencia a los inversores extranjeros. Un producto que este año pierde el 13%.

La fuerte corrección que han sufrido los mercados se ha hecho sentir y los fondos especilizados en China también sufren. De media caen el 15%. 'El binomio rentabilidad riesgo no compensa ahora dadas las perspectivas de crecimiento e inflación de China. No hay transparencia en los controles de precios que impone el gobierno y eso hace difícil elegir compañías', explica T. Hann, de West LB Mellon.

Hasta que no se conozca la magnitud de la desacleración los expertos prevén un año volátil en emergentes. Víctor Alvargonzález, de Profim, no aconseja China hasta que no se aclaren las perspectivas. 'Para un inversor a muy largo plazo aconsejaría aprovechar los recortes para entrar en fondo que combine exposición a Hong Kong y China'.

Radiografía

En 2007 registró un crecimiento anual del 11,4%.

El yuan cotiza alrededor de 7,14 unidades por dólar, lo que implica una apreciación de más del 7% respecto al año anterior.

Los tipos de interés oficiales a un año están en el 7,47%. Los depósitos pagan un interés del 4,14%.

El IPC anualizado de enero creció al 7,1% frente

Las ventas minoristas aumentaron un 20,2% en tasa anualizada en diciembre.