Mercados

Semana bursátil sin brillo

El Ibex pierde un 1,18% en la última jornada, pero logra salvar la referencia técnica de los 13.000 puntos en una semana caracterizada por el bajo volumen de negocio en la renta variable

Concluye una semana con poco jugo en la Bolsa. El índice ha sido incapaz de sujetar ninguna referencia salvo los 13.000 puntos, que peligraron en la sesión del viernes. El Ibex ha oscilado entre los 12.960 y 13.391,9 puntos, una horquilla máxima del 3,3%; el saldo semanal fue de un retroceso del 0,43%. Uno de los datos que revela la falta de fuerza del parqué es el volumen de negociación. El acumulado neto -excluidos bloques y operaciones especiales- del mercado continuo no llega a 16.500 millones y arroja un promedio de 3.293 millones diarios, un 12% menos que en la misma semana que el año pasado y ahora en un entorno mucho peor. Hace 12 meses se hablaba de un mercado en plena ebullición, donde los inversores estaban a la espera de una avalancha de opas y donde la escalada del mercado llevaba a los analistas a elevar constantemente los precios objetivos de los valores. La depreciación acumulada desde entonces es del 12% y ahora se está dilucidando si la economía se salvará o no de la recesión; el aluvión posible no es precisamente de operaciones corporativas, sino de impagos.

La primera lectura de los malos datos de negociación es la falta de interés de los inversores por acudir al parqué, pero hay un segundo nivel más positivo: los accionistas tampoco tienen prisa por marcharse. Es cierto que el nivel ha sido mucho más bajo en las dos jornadas positivas -el lunes (1,82%) y el jueves (0,71%)-, pero la situación tampoco es absolutamente catastrófica. En el Ibex 35, 19 valores han terminado ganando, uno ha empatado y son 14 los que han perdido. Algunas empresas han aportado rendimientos interesantes, como Mapfre (5,42%), Cintra (5,23%) e Indra (4,65%). Los castigos, eso sí, han sido de alcance: Iberdrola Renovables ha caído un 14,6%; Colonial se ha depreciado un 12,9% y Sacyr Vallehermoso, un 5,3%.

Un repunte durante la última media hora del viernes permitió al índice español conservar las referencias técnicas y terminar en 13.017,5 puntos. Se trata, eso sí, del segundo cierre semanal más bajo del año, superado sólo por el del pasado día 8, cuando la cifra fue de 1.934,8 puntos. La semana también ha sido relativamente débil en Europa, si bien han preponderado las ganancias. El Euro Stoxx ha mejorado un 0,22%; el Cac de París, un 1,11% y el Footsie de Londres, un 1,74%. Fráncfort cerró en números rojos: un 0,38%. Los indicadores son contradictorios: Siemens y Lloyds TSB ofrecieron unos buenos resultados empresariales y descartaron peligros a corto plazo, pero empresas como RWE decepcionaron al publicar sus primeras pérdidas netas desde el año 2000.

Como telón de fondo persiste el ascenso del petróleo, que se ha vuelto a asomar a los 100 dólares por barril y ha subido casi un 60% en 12 meses.

En Wall Street, persisten los temores a un fuerte ajuste inmobiliario y el deterioro de los beneficios. Aún así, el plan de rescate filtrado el viernes a última hora cambió el signo de los mercados y permitió que el Dow Jones saldara la semana con un alza del 0,27% y el S&P 500, del 0,23%. El Nasdaq cedió un 0,8%.

¿Bajará la fed al 2%?

Pendientes de los tipos.

Dos políticas distintas: La Fed ha llevado los tipos del 4,25% donde empezaron el año al 3%. El BCE se resiste a bajar más allá del 4% vigente.

IPC, un problema: El mayor temor es que la política monetaria expansiva descontrole el IPC, que tanto en Europa como en EE UU superan el 2%

La próxima reunión: La del BCE es el 6 de marzo. La de la Fed, el día 18. Algunos expertos ya pronostican que los tipos llegarán en EE UU al 2%.

El rescate de Ambac salva a Wall Street

La filtración a última hora del viernes de un inminente plan para rescatar financieramente a la aseguradora de bonos (monoline) Ambac y evitar así que pierda la categoría de triple A dio alas a Wall Street. Según la cadena de televisión CNBC, el plan podría anunciarse el lunes o el martes de la próxima semana. El mercado quiso creérselo y se dio la vuelta inmediatamente. Así, el S&P 500 pasó de ir a perder casi un 1% a terminar ganando un 0,8%. Si Ambac perdiese su categoría de máxima solvencia, eso pondría en cuestión todos los bonos que ha respaldado la compañía. Por eso, la noticia fue tan bien recibida en Wall Street.

Por otra parte, la Reserva Federal infundió también cierto ánimo al mercado. El presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, aseguró que lo que entidad prevé en cuanto al crecimiento económico 'no es una profunda recesión, sino un ritmo de expansión más moderado'. Las previsiones de la Reserva Federal para el conjunto del año oscilan en un rango entre el 1,3% y el 2%, en lo que se refiere a este ejercicio. La tasa de crecimiento irá acelerándose en la segunda mitad del ejercicio.