Consejo del BCE

González-Páramo aconseja aumentar la edad de jubilación

Los gobiernos deberían aumentar la edad de jubilación para hacer frente a los mayores pagos de las pensiones, en opinión de miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo.

En una conferencia sobre el problema del envejecimiento de la población, invitado por la Fundación de Estudios Financieros, González-Páramo recordó que se espera un aumento vigoroso de la tasa de dependencia española, que casi se duplicará en los próximos cincuenta años.

A menos que se reforme el sistema de pensiones, el gasto público de España por este concepto se situará en el 16% del Producto Interior Bruto (PIB) antes de 2050, porcentaje superior al previsto para muchos otros países de la zona del euro y significativamente más elevado que la tasa actual, según la fuente.

La reforma de los sistemas públicos de pensiones figura en la agenda de la mayoría de los gobiernos de la zona del euro, algunos de los cuales ya han introducido cambios importantes, dijo el conferenciante.

Los cambios consisten en incrementar los tipos de cotización, reducir las tasas de sustitución y retrasar la edad de jubilación efectiva, ya que en algunos países ésta es muy inferior a la edad de jubilación obligatoria, explicó el economista español.

Además de reformar el sistema de pensiones, González-Páramo aconsejó incrementar la productividad y la utilización del trabajo a fin de impulsar el crecimiento potencial o, al menos, frenar su descenso, para lo cual aconsejó estimular el aumento de las tasas de actividad, en particular, las de mujeres y trabajadores de mayor edad.

Además, insistió en que los países deben alcanzar y mantener un presupuesto saneado y corregir urgentemente el déficit excesivo para no perder un margen de maniobra presupuestario antes de que la carga que representa el envejecimiento sea más gravosa.

El economista español aconsejó también aumentar la cultura financiera de las familias, ya que un estudio reciente de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios indica que un 15 por ciento de los encuestados desconoce qué ajuste de tipo de interés se aplica a su hipoteca, y un 44% sabe que su hipoteca es de tipo variable, pero subestima su importe.

Este desconocimiento de los parámetros fundamentales que determinan el servicio de las hipotecas es sorprendente si se tiene en cuenta que, de acuerdo con los datos de las encuestas a hogares, la parte de renta que la población titular de deuda encuestada destina a este concepto es muy considerable (38%), según el conferenciante.

El problema es muy serio: si no se hacen esfuerzos por mejorar la cultura económica de la población, es probable que las familias sigan comportándose de forma miope y subestimando considerablemente la magnitud de los riesgos a los que se enfrentan, particularmente en el caso de la financiación de las situaciones de retiro, dijo.