Elecciones 2008

Goldman Sachs cree que "no importa" quién gane para el futuro de la economía

El banco de inversión Goldman Sachs considera que ¢no importa mucho¢ quién gane las próximas elecciones para la marcha de la economía, ya que el marco institucional de una ¢economía avanzada¢ como la española, con una demarcación clara entre sector público y privado, está ¢por encima¢ de los partidos políticos.

En un informe, los analistas de la entidad constatan además que los programas electorales de PSOE y PP muestran una lista de objetivos y promesas ¢muy similares¢, entre las que destacan la importancia de la educación como determinante del crecimiento económico, la prioridad de la creación de empleo, la disciplina presupuestaria, etc.

Goldman considera que la principal tarea económica del Gobierno que surja de las urnas está ya determinada en términos objetivos, y consiste en afrontar la corrección del desajustes del sector inmobiliario.

El analista de la entidad Javier Pérez de Azpillaga explica que cerca de dos millones de nuevas viviendas, iniciadas en los últimos tres años, llegarán ahora al mercado en un momento el que muestra una reducción de su apetito por la compra. Este hecho se traducirá inevitablemente en un incremento de las tasas de desempleo en los próximos meses, por un lado, al tiempo que podrá a prueba la solidez de balance de todas las promotoras y constructoras que cuentan con 'stock' de viviendas sin vender, así como de las entidades financieras que les apoyan.

Estímulos fiscales

En cualquier caso, Goldman alerta de que la única salida para el desajuste del sector será permitir que vuelva a su tamaño normal, y en este sentido, el margen del maniobra del Gobierno, sea del signo que sea, quedará limitado a la aplicación de medidas fiscales para suavizar el impacto de dicha corrección.

Goldman destaca que, ¢por suerte¢, los programas de PSOE y PP muestran una apuesta por llevar a cabo un ¢considerable estímulo fiscal¢, que si bien adolecen de un toque ¢populista¢ en el caso de varias propuestas, permitirá reducir el impacto de la situación en las economías domésticas.

No obstante, Goldman señala que el coste de las promesas de ambos partidos será ¢significativo¢ y conducirá fácilmente al superávit fiscal a una situación de déficit en un par de años, si bien considera que es una situación que España, con un nivel de deuda pública inferior al 40% del PIB, puede asumir.

Goldman constata que los españoles acudirán a las urnas en un momento en el que los datos que más les afectan -empleo, inflación e hipotecas- han mostrado un rápido deterioro, y destaca que ¢no es una coincidencia¢ que la confianza del consumidor registrara en enero su tasa más baja desde la crisis del 1992.

En este sentido, considera que el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero fue desafortunado con la fecha, al elegir convocar las elecciones en marzo en lugar de octubre, ya que el deterioro de la situación económica juega a favor del Partido Popular.

Como claves del proceso lectoral y del arranque de la próxima legislatura, Goldman destaca el papel que jugarán las minorías políticas por el apoyo necesario que tendrán que aportar al próximo Gobierno, ya que es descartable por completo una gran coalición entre ambos partidos.