Mercados

Las salidas a Bolsa del último año acumulan una caída media del 17%

La crisis financiera también ha llegado a las nuevas compañías de la Bolsa. De las diez que se estrenaron en 2007, sólo cuatro están en positivo. La rentabilidad media acumulada entre todas arroja unas pérdidas del 17%. El reducido tamaño, el perfil de negocio y el difícil entorno económico juegan en su contra.

La Bolsa está difícil para todos los valores. Pierden los grandes, también los pequeños, y los que llevan poco tiempo cotizando. Pero la situación se antoja más adversa incluso para este último grupo. 'Se trata de compañías que cotizan expectativas, la mayoría de ellas de crecimientos abultados para los próximos ejercicios, y al día de hoy no hay visibilidad en las cifras', comenta âscar Germade, de Cortal Consors.

Las 10 empresas que debutaron en el mercado español el pasado año (Clínica Baviera, Realia, Solaria, Almirall, Criteria, Codere, Fluidra, Renta 4, Iberdrola Renovables y Rovi) acumulan una caída media del 17%, según el índice de OPV de Bloomberg. El Ibex perdió un 11% entre abril y diciembre de 2007, que fueron los meses en donde se concentraron las últimas colocaciones.

Solaria, Almirall, Baviera y Rovi son las únicas entidades que se mantienen en positivo, aunque las pérdidas que han sufrido desde los máximos que alcanzaron son abultadas: del 53%, 15%, 29%, y 7,82%, respectivamente. 'Cuando hay récord de estrenos bursátiles como en 2007 suele coincidir con un pico del mercado. Muchas de las empresas tuvieron que bajar el rango de valoración inicial debido a la presión de los institucionales, aseguradores de la colocación, miembros de mercado y demás', explica David Navarro, de Inversis.

La mala evolución que sigue el índice de OPV en España se debe en parte también a Renovables y Criteria. Son las que más peso tienen en él (un 80% entre las dos), y han sido de las más penalizadas (caen un 19,4% y 13%). Fluidra es la peor, con un descenso del 26,6%.

Entorno en contra

Las nuevas cotizadas se han encontrado además con un entorno problemático. Clínica Baviera fue la primera en dar el salto al parqué en abril, justo cuando comenzaba el estallido de la burbuja bursátil de las constructoras e inmobiliarias. Las subprime trajeron más problemas para las Bolsas en los siguientes meses, y la desaceleración económica en Europa y la posibilidad de recesión en Estados Unidos pusieron la puntilla al ejercicio. 'Son entidades con tasas de crecimiento muy fuertes, y acuden al mercado cuando tienen ganas de ganar relevancia, dimensión. Cuando se deterioran las perspectivas económicas caen también las de crecimiento; eso les influye tremendamente', explica Javier Barrio, de ventas institucionales de BPI.

Para este analista hay otro hecho fundamental que explica el mal comportamiento que siguen los nuevos valores. 'Normalmente son small cap pequeña capitalización, y en los últimos seis o siete meses han sufrido una importante penalización han bajado más de un 26%.

David Navarro apunta que hay que tener presente igualmente que la Bolsa venía de unos años de tendencia alcista y que algunas de las ofertas estaban dirigidas a sectores con 'rentabilidades maduras', como es el caso de Realia, o que dependen del crecimiento económico, como ocurre con Fluidra.

En 2006 las colocaciones se centraron en el sector constructor. En 2007 fueron más variadas, pero los inversores han perdido interés por todo, incluso por los valores de energías alternativas que generaron tanta expectación inicialmente. 'Si Solaria hubiera acudido al mercado cuatro o cinco meses después de la fecha en que lo hizo junio, probablemente no hubiera experimentado la subida que ha tenido un 152% hasta máximos', concluye David Navarro.

Mal momento para pensar en salir

Los analistas coinciden en que el escenario actual no es propicio para estudiar una colocación en Bolsa, aunque 'no quiere esto decir no lo sea dentro de unos meses' señala âscar Germade. A su juicio, es momento de buscar empresas defensivas, como utilities, telecos, o que tengan visibilidad de negocio.

David Navarro reconoce que este año puede ser pobre en colocaciones.