Turbulencias financieras

Quintás asegura que no hay ninguna caja en situación "crítica ni delicada"

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, señaló hoy que "no hay ninguna caja en situación crítica o delicada", aunque reconoció que las entidades cuentan con menos recursos para conceder créditos al cerrarse los mercados mayoristas.

"No hay nada, porque lo tendría que saber", subrayó Quintás, preguntado por la prensa sobre la incertidumbre que ha despertado el rumor de que la Caja Castilla la Mancha (CCM) y otras entidades puedan tener problemas de liquidez.

En este sentido, Quintás aclaró que no habla sobre entidades en concreto, pero que "el nivel de intoxicación" y las "barbaridades" que se han vertido en los últimos días hace necesaria una aclaración de la situación para tranquilizar a los clientes.

El presidente de la CECA también subrayó que el cambio de ciclo económico ha provocado un descenso en la demanda del crédito, y que el cierre del mercado mayorista ha disminuido las opciones de financiación de las entidades, pero que "no se ha producido un desajuste", porque el crédito creció en 2007 a ritmos del 17% y los recursos de clientes en torno a un 15%.

No obstante, adelantó que, a no ser que la situación del mercado internacional se normalice a corto plazo, el crecimiento de los créditos se reducirá este año hasta niveles de un dígito. En cuanto al beneficio, Quintás prefirió no facilitar cifras porque la "incertidumbre es tan grande" que cualquier estimación es una "lotería".

En este sentido, Quintás señaló que las cajas verán limitado su crecimiento y expansión y que en 2008 no será del 19%, porque se desconoce cuánto tiempo va a durar la crisis. Asimismo, destacó que las entidades tendrán que reestructurar su modelo de negocio, centrándose en otros segmentos como seguros, y que verán un deterioro de activos, que tendrán que afrontar con menos gastos y más eficiencia.

Posición cómoda

Aunque vaticinó que 2008 será un año difícil, en el que "las cajas tendrán que ir a por todas", alabó la estrategia desarrollada por las entidades, que les permitirá encarar el futuro en una situación cómoda.

Así, recordó que las cajas destinaron 1.600 millones de euros a provisiones no obligatorias y que cuentan con 20.000 millones de euros en plusvalías latentes, lo que les da un fondo de liquidez que, en caso de que la situación se normalice, podrá contabilizar como beneficio. No obstante, señaló que habrá que esperar al menos dos años para que esto se produzca.

Quintás también destacó que una señal de la buena situación del sistema financiero es que "no hay signo de debilitamiento en la cuenta de resultados" de las cajas, que obtuvieron un beneficio de 11.200 millones de euros en 2007, un 19,2% más.

En este sentido, señaló que "España es una isla" en relación a cualquier otro país, porque tiene una baja morosidad y un nivel de cobertura muy alto, y se mostró sorprendido por las críticas recibidas por parte de algunas publicaciones extranjeras, porque "no se ajustan a la realidad".

El presidente de la CECA señaló que las entidades españolas pueden acudir a la financiación del Banco Central Europeo (BCE) hasta un 10%,- frente a otros países que tienen hasta el 29%-, y recordó que en diciembre alcanzaron el 9,5%, frente al 4% habitual, pero situándose, en cualquier caso, por debajo del nivel que le corresponde.

Quintás también señaló que se está produciendo una"conmoción" en el sistema financiación internacional, con despidos en muchas entidades extranjeras, y con medidas como la nacionalización de un banco en un país que lleva la "bandera del liberalismo", en alusión al británico Northern Rock, aunque no especificó su nombre. En este sentido, adelantó que es probable que se nacionalice algún banco más en un país europeo.

Situación preelectoral

En relación al uso electoral que están haciendo los distintos partidos políticos sobre la situación económica y de las cajas de ahorros, Quintás rehusó hacer comentarios pero señaló que "malo será que no aguantemos hasta el 9 de marzo" después de haber vivido durante 170 años toda clase de situaciones políticas. "Tenemos problemas de verdad como para mediar en estas contiendas electorales", añadió.

No obstante, Quintás recordó que los cambios de ciclo no son algo nuevo y que España está mucho mejor preparada ahora para afrontarlo que en situaciones anteriores, como la de 1990. Según explicó, la economía española crecerá en 2008 en el entorno del 2,5%, con una morosidad que se sitúa en el 1% y un nivel de cobertura del 220%, frente al 3,4% de morosidad y el 78% de cobertura que había en 1990, año en el que la economía decrecía un 1,9%.

En relación a la situación de CajaSol, Quintás señaló que "acontecimientos de este tipo nunca son gratos", y subrayó que cuando se producen irregularidades en los consejos de administración de las cajas termina por conocerse, ya que sus miembros terminan denunciándolo.

"Cuando surge un problema, hay una probabilidad muy alta de que se descubra", añadió Quintás, quien subrayó que siempre debe mantenerse la presunción de inocencia.