La guerra del DVD

Toshiba dice adiós a sus productos HD DVD

Toshiba abandonó hoy de manera oficial la fabricación y el desarrollo de productos HD DVD, aunque seguirá ofreciendo servicio de post-venta a clientes que hayan adquirido material relacionado con este formato.

Toshiba pierde así la guerra de los DVD de alta definición ante el grupo de empresas liderado por Sony, cuyos productos funcionan con el sistema Blu-ray y ha logrado el respaldo de la todopoderosa industria de Hollywood y los principales distribuidores, como la cadena de supermercados Wal-Mart.

La firma japonesa ha anunciado que comenzará a reducir de manera inmediata la distribución de sus reproductores y grabadoras de HD DVD hacia los canales minoristas con ánimo de paralizar las ventas de este tipo de dispositivos a finales de marzo.

"Hemos evaluado cuidadosamente el impacto a largo plazo de la llamada guerra de formatos de última generación y hemos concluido que la decisión de retirada es la que más ayudará al desarrollo del mercado", ha afirmado Atsutoshi Nishida, presidente y director ejecutivo de Toshiba.

Según el fabricante nipón, la decisión de la retirada del negocio se ha tomado basándose en "los recientes cambios experimentados en el mercado".

A pesar de las estrategias de mercadotecnia de Toshiba, que establecieron grandes descuentos en sus productos con el objetivo de mejorar su situación competitiva frente a Blu ray, la compañía ha visto cómo se han reducido sus ventas durante los últimos meses.

Toshiba planea además finalizar con la producción a gran escala del formato HD DVD en aplicaciones tales como los ordenadores personales o los juegos de ordenador.

Respecto a la instalación de este tipo de reproductores en los ordenadores personales, Toshiba ha explicado que continúa evaluando la situación del mercado y que tomará una decisión basándose en la demanda.

Precedente del Betamax

La victoria de Blu-ray supone que los consumidores ya no tendrán que elegir entre formatos rivales incompatibles entre sí, corriendo el riesgo de quedarse tirado con el equivalente del siglo XXI a un vídeo Betamax, la tecnología de vídeo de Sony que perdió ante el VHS en los años 80 aunque Sony tardó entonces diez años en tirar la toalla.

Tener un solo formato podría también ayudar a acelerar la transición a la nueva tecnología en el mercado del DVD doméstico, valorado en más de 16.500 millones de euros, un salto tecnológico que se había visto frenado con los usuarios indecisos ante dos máquinas que sólo reproducían uno de los dos tipos de disco.

De todas maneras, Toshiba ha anunciado que por el momento no tenía ningún plan de fabricar o vender aparatos con tecnología Blu-ray tras una decisión, la de abandonar el HD DVD, que no sabe cómo afectará a sus ganancias.