_
_
_
_
_
Inmaculada Rodríguez-Piñero

'El ahorro nos permitirá hacer políticas de gasto más expansivas'

Pese a la desaceleración, el superávit de las cuentas públicas da margen para una política de gasto más expansiva, defiende la responsable de Economía del PSOE, quien descarta, después de las elecciones, un plan de ajuste como tal para reactivar la economía, más allá de profundizar en el cambio del patrón de crecimiento.

Candidata por Valencia, ha coordinado la elaboración del programa económico con el que José Luis Rodríguez Zapatero concurre a las elecciones.

¿Hasta qué punto la izquierda no está perdiendo las señas de identidad con tanta rebaja de impuestos?

Niego la mayor. En el PSOE defendemos una política de crecimiento económico para repartir mejor los beneficios. Ha sido este Gobierno el que ha creado el cuarto pilar del estado de bienestar con la ley de Dependencia y nosotros, a diferencia de las opciones ultraconservadoras del PP, defendemos la calidad de los servicios públicos. Hablo de las pensiones, de la vivienda, de las becas...

La regulación en el sector financiero es la mejor garantía para la época de vacas flacas

Pero esto va a requerir, precisamente, mayor gasto público.

Por eso es tan importante la política de ahorro de esta legislatura. Este margen, con un superávit superior al 2% en las administraciones públicas, es el que nos permitirá comprometer políticas más expansivas sin comprometer la estabilidad presupuestaria. Hemos ahorrado para poder gastar más cuando es más necesario. Además, somos el primer partido que presenta un programa electoral con su memoria económica. El alcance de la reforma fiscal va a depender de la estabilidad macroeconómica. Seguimos defendiendo el principio del superávit a lo largo del ciclo, que ha dado muy buenos resultados. Simplificaremos y daremos mayor progresividad al IRPF y en Sociedades haremos que las empresas no se vean perjudicadas por la competencia internacional.

¿Antes de las elecciones no concretarán más estas reformas?

No. Pero recuerdo que para aliviar la pérdida de poder adquisitivo de las familias por el aumento de la inflación y del coste de las hipotecas hemos prometido la deducción de 400 euros para que sea efectiva en junio, mes en el que el impacto del encarecimiento de los precios del petróleo empezará a reducirse. Por lo tanto, no será una medida inflacionista. Es una medida progresiva, acorde con nuestra política fiscal.

¿Qué características tendría que reunir, entonces, el plan de ajuste que, probablemente, se prepara para después del 9-M?

Más que un plan de ajuste hay que intensificar algunos programas. La desaceleración de la construcción era previsible y por eso hemos reorientado el modelo de crecimiento hacia la productividad. El proceso de desaceleración en la construcción ha ido más rápido por las circunstancias internacionales. Ahora nos tenemos que volcar en la vivienda protegida, que tiene que tomar al relevo a la del mercado libre, y la rehabilitación, sin olvidar el aumento de las inversiones en obra civil. Como se van a incorporar más personas al desempleo hay que ver cuáles son los programas de formación más idóneos para que vuelvan a encontrar trabajo.

¿Le consta si la Oficina Económica de Presidencia defendió la necesidad de un plan de choque fiscal para reanimar la economía?

El Gobierno tiene un magnífico equipo económico donde están el vicepresidente Pedro Solbes y la Oficina Económica. Ellos son los que toman las decisiones de forma conjunta…

¿Qué papel debería desempeñar esta Oficina en la próxima legislatura?

La Oficina está desempeñando un papel fundamental diferenciado de lo que es el Ministerio de Economía ya que trabaja a medio y largo plazo para hacer buenos diagnósticos de la situación. El Ministerio es el que tiene la competencia en la instrumentación de las políticas económicas. Siempre hay márgenes de mejora en toda la Administración que deben ver los responsables del Gobierno. Yo desde la dirección del partido he tenido una relación fluida con todos.

¿Considera eficaz la canalización de crédito oficial a las promotoras más castigadas por la crisis?

Hay crisis de liquidez derivada de la desconfianza y hay que ser sensibles para tomar medidas que alivien las dificultades de financiación de las empresas, bien a través de avales o a través de ayudas como las que se instrumentalizan a través del ICO.

¿El Gobierno puede hacer algo para que la banca privada reabra el grifo del crédito?

Dar confianza. Y lo más importante para ello es la información, la transparencia y la seguridad de que la economía goza de buena salud y de buenos resortes para afrontar situaciones de desaceleración. Los problemas están en el sector de la construcción residencial, no en el resto de los sectores.

¿Por qué en España no hay hipotecas subprime?

Porque hay un sistema bancario y un organismo regulador que son muy eficaces y exigentes. Lo peor para una economía es una crisis bancaria como la de los años ochenta. De aquella situación se sacaron muchas lecciones. Ahora hay una exigencia de solvencia financiera mucho mayor. Gracias a ello tenemos un sistema financiero que es de los más eficientes del mundo, que no tiene necesidad de generar rentabilidad a través de productos como las hipotecas subprime. Nos podemos sentir muy tranquilos con los controles que ejerce el Banco de España…

Usted reconoció públicamente que había recibido sugerencias del sector financiero para ir hacia una menor regulación.

Sí. Antes de que saliera a la luz el fenómeno de las hipotecas subprime en Estados Unidos yo escuché del sector peticiones para que el Banco de España fuera menos exigente en las condiciones de solvencia. Nunca he estado a favor de la desregulación y no trasladé nada a las autoridades. El tiempo me ha dado la razón porque el control exigente es la mayor garantía para la época de vacas flacas.

'El PP no encuentra un referente económico'

El ex presidente de Endesa Manuel Pizarro tiene difícil ser el referente económico del PP. Así lo opina Inmaculada Rodríguez-Piñero, quien argumenta que 'una persona que está en una posición económica como la suya tiene complicado hablar como lo hace al ciudadano corriente'. 'Yo a Pizarro no le veo como vicepresidente económico, incluso en el supuesto improbable de que el PP ganara las elecciones', agrega. 'Desde luego, no tiene el perfil de Pedro Solbes, con gran experiencia en el sector público, algo muy útil para un periodo de desaceleración como el que afrontamos'.A la responsable de economía del PSOE no le parece tampoco que 'Endesa sea la panacea de la empresa mejor gestionada durante la etapa de Pizarro como presidente' ya que el resultado de su valoración lo ve muy vinculado a la opa. 'El PP no encuentra personas adecuadas para ser referentes en el ámbito económico', añade Rodríguez-Piñero. 'En cualquier caso', insiste, 'me resulta difícil verle en una responsabilidad de ámbito económico porque tendría que medirse en los temas en los que necesariamente habrá que tomar decisiones en la próxima legislatura. Su incompatibilidad como consecuencia de los puestos que ha ocupado es evidente'.Después de estas afirmaciones, la pregunta obvia es si desde la dirección del PSOE se prevén cambios en el equipo económico del Gobierno en el supuesto de que Zapatero revalidara su triunfo electoral el próximo 9 de marzo. 'Tenemos un magnífico equipo económico, a la vista están los resultados. Pero eso lo tendrá que decir el presidente', concluye prudente Inmaculada Rodríguez-Piñero.

CV

Lugar de Nacimiento: Madrid.Edad: 49 años.Estudios: Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, especialidad de Teoría Económica, por la Universidad Complutense. Máster en Teoría Económica por la Universidad de Minnessota.Trabajos: Funcionaria del Cuerpo Superior de la Administración de la Generalitat Valenciana.Cargos: Miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE. Candidata por Valencia.

Archivado En

_
_