Galardón

Bardem refuerza su candidatura al Oscar con el BAFTA al mejor actor de reparto

Javier Bardem sigue lanzado en su carrera hacia el Oscar. Ayer se lanzó con el premio de la Academia de Cine y Televisión Británica (BAFTA), el equivalente británico a los Oscar, a mejor actor de reparto por su soberbia interpretación de un asesino psicópata en la película de los hermanos Coen No es país para viejos. En esa categoría, Bardem competía con su compañero en el mismo filme Tommy Lee Jones, Paul Dano (Pozos de ambición), Philip Seymour Hoffman ( La guerra de Charlie Wilson) y Tom Wilkinson (Michael Clayton).

En declaraciones a la prensa tras recoger el premio, Bardem no ha querido especular sobre las posibilidades, cada vez mayores, de que logre el reconocimiento de la Academia de Hollywood. Sólo ha dicho que piensa en "seguir trabajando día a día". "Lo que quiero es poder elegir los proyectos y hacer las cosas que me gustan", ha afirmado. "Todo esto resulta abrumador, y no esperaba nada, desde luego", ha dicho con modestia el actor.

En cuanto al personaje que le está dando crédito, reconocimiento y fama en EE UU, Bardem ha dicho que en un principio se mostró reacio a aceptar dicho papel por su violencia, a la que no estaba acostumbrado. Sin embargo, luego leyó el libro en el que se basa la película y entendió al personaje, su carácter y lo que estaba detrás de sus acciones, y sobre todo creyó en los hermanos Coen.

Ethan y Joel Coen, galardonados también en Londres con el BAFTA al mejor director, "son únicos" por su capacidad de "llevarnos más allá del sitio en que creemos estar".

"Trabajar con los Coen es fácil", ha explicado el actor, porque "hacen que la gente se sienta bien y aunque se toman el trabajo muy en serio, no se toman en serio a ellos mismos, lo que es muy divertido".

Además de este premio, Bardem ha conseguido ya, entre otros, los reconocimientos de la Boston Society of Film Critics, Chicago Film Critics Association, Dallas-Fort Worth Film Critics Association, New York Film Critics Circle y Washington D.C. Film Critics Association. Además, es candidato a un Oscar en la categoría de mejor actor secundario en la gala que tendrá lugar en Los Angeles el 24 de febrero.

Antes de entrar en la Royal Opera House, donde se ha celebrado la gala de los BAFTA, Bardem dijo que esto de los premios es una cuestión de suerte, algo así como la lotería, porque "están en juego muchas opiniones subjetivas". Ayer no tuvo esa suerte el compositor español Alberto Iglesias, que se ha quedado sin el premio a la mejor música por Cometas en el cielo, concedido a Christopher Gunning por La vida en rosa.

'Expiación', mejor película; Day-Lewis, mejor actor

Los premios BAFTA han estado en cualquier caso bien repartidos: el filme británico Expiación, de Joe Wright, que partía como el gran favorito con nada menos que 14 candidaturas en distintas categorías, ha obtenido el premio a la mejor película y al mejor diseño de producción.

Sin embargo, ninguno de sus intérpretes principales -James MacAvoy, Keira Knightley y Saoirse Ronan- han sido galardonados por esa historia de celos, mentiras y arrepentimiento situada en la Segunda Guerra Mundial.

Los premios BAFTA al mejor actor y la mejor actriz han sido en cambio para Daniel Day-Lewis por Pozos de ambición, un filme de aliento épico sobre la locura de la búsqueda de petróleo en California, y Marion Cotillard, que encarnó a la legendaria cantante Edith Piaf en La vida en rosa. La actriz francesa se ha impuesto sorprendentemente a la veterana Julie Christie, que interpreta a una mujer víctima del Alzheimer en Lejos de ella.

La vida de los otros, de Florian von Donnersmarck, una de las películas alemanas más exitosas de los últimos tiempos, ha logrado el galardón al mejor filme en lengua extranjera, categoría en la que se impuso, entre otras, a La escafandra y la mariposa, de Julian Schnabel.

Pozos de ambición, que aspiraba también a nueve premios en otras tantas categorías, fue acaso la gran perdedora ya que mientras No es país para viejos lograba también el premio a la mejor fotografía, el filme de Paul Thomas Anderson sólo ha logrado el premio al mejor actor.