Previsiones

Solbes afirma que la economía crecerá por debajo del 3% en los próximos cuatro años

La economía española crecerá ligeramente por debajo del 3% de su potencial a lo largo de los cuatro próximos años, ha afirmado el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, en una entrevista que publica hoy el diario francés Le Tribune y en la que destaca que la desaceleración no impedirá crear casi dos millones de puestos de trabajo con una tasa de paro en torno al 8%. Sobre las propuestas fiscales de cara a las elecciones, Solbes ha arremetido contra la rebaja prometida por el PP, que cifra en 30.000 millones y que, en su opinión, impedirá al Estado llevar a cabo políticas "fundamentales".

"Pensamos que nuestra tasa de crecimiento para la próxima legislatura será un poco por debajo de nuestra tasa potencial, que situamos entre el 3 y el 3,5%", ha explicado Solbes. Así, "con un crecimiento cercano al 3%, calculamos que podemos crear unos 1,6 millones de nuevos empleos", ha agregado Solbes.

Según se recoge en la entrevista, Solbes descalifica a los que auguran el riesgo de recesión en España porque, a su juicio, "no saben nada de economía", y apostilla que "lo menos que puede decirse ahora es que estamos lejos. Tanto en 2007 como en 2008 ó en 2009".

A ese respecto, ha argumentado que la entrada masiva de inmigrantes o los tres millones de empleos creados en la legislatura que ahora concluye, así como las "fuertes inversiones" en infraestructuras "han incrementado claramente nuestro potencial de crecimiento".

En cualquier caso, ante la posibilidad de que la economía española se pueda ver afectada por factores exteriores negativos, ha asegurado que ahora está "mejor preparada para afrontarlos. Sobre todo, con un excedente de las cuentas públicas que supera ahora el 2% del PIB", ha añadido.

El titular de Economía estima que frente a la crisis hipotecaria de alto riesgo en Estados Unidos, España cuenta con "elementos de protección propios", empezando por el hecho de que "no hay subprimes en España" por el sistema de garantía de los préstamos.

Además, no cree que haya contagio de activos "contaminados" porque España es "receptor de capitales más que exportadores" y los bancos españoles no han invertido en esos tipos de productos estructurados, "que han sido los grandes propagadores de la crisis".

Así, concluye, el mayor impacto de los subprime en España resulta de "la restricción del crédito" que afecta en los mercados financieros internacionales.

Descarta un ajuste "brutal" en el empleo

En el terreno del empleo, ha excluido "un ajuste brutal, como en el pasado, con un fuerte aumento de la productividad a expensas del empleo", ya que España ya no tiene "bolsas de parados potenciales" en las zonas rurales o en los sectores industriales en reconversión.

Preguntado por el déficit por cuenta corriente, que se acerca al 10% del PIB, para Solbes hay que analizar la cuestión "en términos de competitividad más que en términos estrictamente financieros".

A este respecto, el ministro ha afirmado que no se ha deteriorado la competitividad exterior, aunque a continuación ha admitido que hay un "elemento nuevo", y es la restricción de liquidez en los mercados europeos, a los que recurría España para financiar ese déficit.

En cualquier caso, el ministro español ha señalado que "nada indica hasta ahora" que España se pueda ver más afectada por ese fenómeno que otros países, y apostilla que el impacto negativo del déficit exterior sobre la economía española ha pasado de más del 2% del PIB en 2005 al 0,3% a finales de 2007.

De este lado, tampoco le inquieta que el endeudamiento de las familias haya subido hasta el 125% de su ingreso disponible: "Esa cifra no parece excesivamente elevada en comparación con la media europea" y además la riqueza patrimonial de las familias, por ejemplo, es "cinco veces superior a su endeudamiento".

La rebaja fiscal del PP, un bloqueo a políticas "fundamentales"

Sobre las promesas electorales de cara a la cita con las urnas del 9-M, Solbes ha subrayado que la propuesta fiscal del PSOE es "mucho más limitada" que la del PP, que con sus rebajas "impide al Estado aplicar políticas que son fundamentales".

Según el ministro, las promesas de reducción de impuestos del PP tendrían un costo que rondaría los 30.000 millones de euros, "cerca de la mitad del total de los gastos de los ministerios del Gobierno central".

Esa cifra deriva de suponer que la promesa del PP de una exención en el impuesto sobre la renta hasta los 16.000 euros de ingresos se aplicaría al primer tramo de ingresos inferiores a ese baremo, porque lo contrario significaría que "el que gana 15.999 euros no pagaría nada, pero el que gana 16.000 lo pagaría todo", ha comentado el ministro tras indicar que no ha habido aclaraciones al respecto.

Respecto de la promesa socialista de devolver una parte del impuesto sobre la renta, ha justificado que "puesto que no queremos incrementar la presión fiscal, proponemos restituir la diferencia a los contribuyentes, más particularmente a los ingresos de trabajo".

Preguntado sobre si una disminución de los tipos de imposición no estimularía la economía y eso incrementaría al final la recaudación fiscal, el responsable económico del PSOE ha indicado que "con las reducciones fiscales que preconiza el PP, se impide al Estado que aplique políticas que son fundamentales".

"No comparto la idea del PP de que el mejor sitio en que puede estar el dinero del contribuyente es en su bolsillo" porque "los impuestos siguen siendo indispensables para favorecer la igualdad", ha precisado.