Alternativas bursátiles

El fútbol, en el punto de mira de los fondos de inversión de alto riesgo

Los fondos de inversión han encontrado en el fútbol una nueva modalidad de inversión. Indicado para perfiles agresivos y catalogado como un producto especulativo, esta opción brinda la posibilidad de diversificar la cartera.

Que el fútbol mueve cantidades inimaginables de dinero no es ningún misterio. Pero en un momento en el que los aspectos de la vida cotidiana se convierten en posibles activos de inversión y los diferentes productos inundan un mercado repleto de oportunidades, era cuestión de tiempo que los fondos de inversión miraran con otros ojos al deporte de las masas por excelencia.

Y así ha sido. En palabras de David Álvarez de Espejo, de Renta 4, los fondos de inversión ¢se dedican a la compra y a la adquisición de los derechos federativos de jugadores jóvenes [así como de equipos de fútbol] que presagien una gran proyección¢. El experto añade que cuando los jugadores comiencen a despuntar y a concentrar la atención de los grandes clubes, el traspaso de éstos generará una plusvalía para el inversor en función de la revalorización (que puede ser muy elevada). Por lo tanto, ¢la astucia a la hora de invertir en los que serán las estrellas del futuro (y serán traspasados a desorbitadas cifras) supondrá una fuerte rentabilidad en las carteras de participación de los inversores¢.

Sin embargo, su desembarco en España no ha alcanzado aún su esplendor. Y es que, por el momento, la atención está puesta en el fondo de capital riesgo Top Goal, lanzado por Agency Sports & Entertainment, el banco español de inversión GBS Finanzas e Ibersá. Dirigido a inversores con aportaciones superiores a 150.000 euros y con un objetivo de lograr una rentabilidad anual del 25%, su inversión se concentra principalmente en el territorio nacional, que deberá abarcar un mínimo del 75% de la ponderación en cartera.

Ricardo Sánchez-Seco, analista de Profim, explica que ¢el perfil del inversor español y el trabajo acumulado de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con los §hedge funds§ hace augurar que en menos de cinco u ocho años no llegarán a España. Estos fondos tienen más cabida en el mundo anglosajón¢.

Un claro ejemplo es el fondo de inversión estadounidense Colony Capital, que se ha convertido en el accionista mayoritario del París Saint Germain, tras la compra de las acciones que tenía otro fondo anglosajón, el Butler Capital. Otros países como Argentina, Brasil o Portugal también se han apuntado a esta nueva oportunidad de inversión. En Argentina, el Boca Juniors fue el pionero en Latinoamérica en lanzar este tipo de fondos y se ha convertido en un punto de referencia. Por su parte, en Brasil, el Corinthians cuenta con el fondo Media Sports Investments, cuyo líder es Joorabchian, un británico de origen iraní, mientras que en Portugal también tienen presencia a través del Football Players Fund-Sporting, empleado por los dos clubes puntales del país: el Oporto y el Sporting de Lisboa.

Pero para gustos los colores. Si el objetivo perseguido es apostar por el fútbol, nunca está de más contemplar otras alternativas. De esta manera, otra opción es invertir directamente en los equipos que ya cotizan en la Bolsa a través del DJ Stoxx Football, que engloba un total de 27 clubes europeos (entre los que no se encuentra ninguno español) y, con una revalorización del 53,5% en los dos últimos años, es el primer índice sectorial dedicado a este deporte. Álvaro Chocano, director de marketing de Allfunds Bank, señala que ¢desde hace un tiempo hay equipos que se dan de alta en la Bolsa cotizando como un valor más¢.

Perfil del inversor

Con unos requisitos tan concretos, las características del inversor de este tipo de fondos son también muy específicas. Como un producto especulativo, indicado para perfiles agresivos, esta modalidad permite diversificar la cartera. Sin embargo, tal y como comenta Sánchez-Seco, ¢hay productos para todo tipo de inversores y las ventajas e inconvenientes dependen de cómo se miren¢.

La cuantía de los riesgos que se asumen, su carácter novedoso y, de alguna manera, con componente sentimental, y la realización de un considerable desembolso inicial son las claves a tener en cuenta a la hora de decantarse por este tipo de inversiones.