Evolución

La Bolsa pierde fuelle en su tercer día consecutivo de ganancias

El mercado parece no estar todavía para muchas alegrías. El Ibex cerró su tercera jornada consecutiva al alza (+0,16%), pero llegó a estar en pérdidas durante la subasta de cierre. El volumen del continuo apenas superó los 3.800 millones, lo que demostró el poco interés de los inversores por ir al parqué.

Con la vista puesta en EE UU, las Bolsas vivieron ayer una jornada de debilidad en la que las ganancias acumuladas durante la mañana quedaron minimizadas por la tarde, a raíz de la apertura negativa de Wall Street. Una encuesta publicada por la consultora Challenger, Gray & Christmas cifraba en un 19% el recorte interanual de empleos registrado en EE UU durante el pasado mes de enero. Los datos laborales son claves, toda vez que el consumo representa dos tercios del PIB de EE UU. Por si acaso, los inversores americanos optaron ayer por recoger velas. El Nasdaq cayó un 1,26%; el S&P 500, un 1,05% y el Dow Jones, un 0,85%.

Wall Street fue a la baja desde la apertura, lo que influyó decisivamente en las Bolsas europeas. De hecho, el Ibex llegó a ganar más de un 1,15% a media sesión, para precipitarse luego al territorio de los números rojos, que esquivó sólo gracias a los tres últimos minutos de la subasta de cierre.

Al final, tercera jornada consecutiva de ganancias, si bien la revalorización acumulada es de un corto 2,25%. El Ibex quedó así en 13.515,7 puntos, todavía un 1% por debajo de los niveles precios al lunes negro del 21 de enero, en el que el selectivo vivió la peor jornada desde su creación, con un descenso del 7,54%.

El Ibex ganó ayer un 0,16%, pero aún está un 1% por debajo del nivel previo al 'lunes negro'

Los 3.800 millones de euros de volumen registrados en el mercado continuo dan fe del escaso interés de los inversores por acudir al mercado. Con todo, ayer hubo grandes oportunidades de hacer negocio. Como lo atestiguan las revalorizaciones del 20,6% de Astroc Mediterránea; el 13,4% de Vidrala, o el 9,76% del Renta Corporación. En el Ibex 35, el protagonismo lo acaparó la inmobiliaria Colonial, que subió un 8,44% ante el inminente desembarco en la compañía del fondo soberano Investment Corporation of Dubai. Otro valor que registró un importante avance fue Iberia (7,83%), que había sido muy castigada en las recientes caídas de la Bolsa y que, de hecho, aún pierde un 17,3% en el año.

La apuesta de una opa sobre Iberdrola dio ayer un resultado dispar. Unión Fenosa sigue ganando interés a gran velocidad, con una revalorización ayer del 3,58%, mientras que en el caso de Iberdrola predominó la toma de beneficios y el valor retrocedió un 1,35%. Peor aún le fue a su filial Renovables, que en su estreno en el Ibex 35 perdió un 2,31% y fue el peor valor del día. Por contra, el otro debutante en el índice, el holding Criteria Caixa Corp. ganó un 1,64%.

La falta de fuerza no fue un hecho sintomático del Ibex, sino que se vio también en la evolución de otros grandes índices bursátiles europeos. Así, el Euro Stoxx 50 se dejó un 0,01%; el Footsie 100 de Londres, un 0,05% y el Cac 40 de París, un 0,09%. Por contra, el Dax de Fráncfort avanzó un 0,46% y el S&P/MIB de Milán, un 0,44%.

Pesimismo extremo, ganancia segura

El economista e inversor Benjamin Graham veía la Bolsa como un gran péndulo que oscilaba vertiginosamente con los pesimistas y los optimistas en cada uno de los polos. Para JPMorgan, el 'pesimismo extremo' de las últimas cuatro semanas ha allanado el camino de las revalorizaciones.

La mayor rebaja en previsiones de beneficios desde 2003. Un analista de JPMorgan concluye que en las últimas cuatro semanas han tenido lugar en el mundo 6.062 revisiones a la baja en las expectativas de beneficios por parte de analistas, frente a 3.527 mejoras de las previsiones. Es el movimiento más brusco en cinco años.

La reacción tradicional. No es la primera vez que pasa y las reacciones históricas del mercado de valores arrojan las siguientes expectativas de revalorización por término medio: 3,4% a un mes vista; 7,1% a un plazo de seis meses y un 14,1% al cabo de 12 meses. No son las ganancias acostumbradas de los últimos años, pero siguen siendo resultados positivos para los inversores.

Salud y finanzas, son los dos sectores que han recibido la mayor avalancha de ajustes en las valoraciones de los analistas. Energía, tecnología y consumo discrecional también han sido puestos en el disparadero. En situaciones como ésta conviene recordar la simbología china para definir las crisis: peligro, pero también oportunidad.

Las cifras

-19,4%: lo que pierde Sacyr en el año, es el peor del Ibex 35.

6,68%: en el polo opuesto, es la revalorización de Grifols.

20,2%: es la subida del Pastor, el líder del Continuo.