'Telecos'

Alierta explicará los planes de Telefónica a 1.300 ejecutivos

Las invitaciones están cursadas y avisados los hoteles de Madrid, que tendrán que acoger a finales de mes a los 1.300 principales ejecutivos de Telefónica en todo el mundo. La cita es con el presidente, César Alierta, que les explicará de primera mano los últimos cambios en la cúpula de la operadora, los retos para este año y los resultados récord de 2007.

Alierta explicará los planes de Telefónica a 1.300 ejecutivos
Alierta explicará los planes de Telefónica a 1.300 ejecutivos

Están convocados los miembros de los comités de dirección de las filiales de Telefónica, grandes o pequeñas, nacionales, europeas o de ultramar, y pocos se resisten a faltar a la cita. Y esta vez, como ya sucedió en la última convocatoria, es una cumbre con contenido. Así lo decidió el presidente de la operadora, César Alierta, cuando en 2003 celebró la última macro reunión anual de directivos y resolvió terminar con la cadencia fija y convocar las conferencias sólo cuando hubiera motivos concretos para ello.

En este caso, Alierta tiene entre manos una remodelación en lo más alto de la cúpula ejecutiva de Telefónica. En la semana previa a la Navidad, el presidente de la operadora puso fin a cuatro años de gobierno en solitario y nombró a un consejero delegado, Julio Linares, para que siguiera el día a día del negocio, mientras él mantenía el timón sobre la estrategia y los grandes temas. Como reacción, el director general de Telefónica España, António Viana-Bapista, presentó su dimisión.

Los aproximadamente 1.300 altos ejecutivos que han sido invitados a Madrid para finales de mes escucharán de primera mano los efectos de esta reorganización en cada una de las zonas donde Telefónica tiene presencia, según aseguran fuentes cercanas a la compañía. Y es que Alierta considera importante la implicación de los altos cargos en la empresa, como mejor fórmula para mantener los equipos unidos y alineados con una estrategia. De hecho, la última cumbre de directivos fue en octubre de 2006 y también se produjo después de la reorganización a gran escala que supuso la fusión de las filiales de fijo y móvil de todos los países y la división del grupo en áreas geográficas.

TELEFÓNICA 3,91 -2,88%

Pero los cambios en el organigrama no serán el único tema a tratar en la cumbre; ni siquiera serán el que más tiempo ocupe. Alierta suele decantarse por mirar al futuro y la cumbre tendrá lugar un día después de la presentación de los resultados anuales de Telefónica, previstos para el día 28.

Si todo sale según lo previsto, las cifras serán las mejores de la historia de la compañía. En los nueve primeros meses, Telefónica sumaba ya 7.848 millones de euros de beneficio neto, mucho más que lo amasado en todo 2006. Por tanto, parte del discurso versará sobre los nuevos retos a conseguir después de ese logro.

Con toda seguridad, no se tratará de una petición tibia. Telefónica se reunió el pasado octubre con analistas de todo el mundo y prometió determinados objetivos financieros para 2010. El consenso del mercado coincidió en un aspecto: eran promesas muy ambiciosas. Pues es muy posible que a sus ejecutivos les pida incluso más. Así lo hizo la última vez.

'Desconsenso' de analistas en beneficios para 2007

¿Cuál será el beneficio de Telefónica en 2007? Esta vez, los consensos de los analistas no se ponen de acuerdo, quizá porque todavía quedan casi cuatro semanas hasta la fecha de publicación y las apuestas están en proceso.

Con todo, los hay más sorprendentes que otros. El consenso de analistas de una agencia de primer orden da como resultado una previsión de beneficios de 7.660 millones para Telefónica en el último año. Esta compañía acumulaba ya 7.848 millones de ganancias sólo hasta septiembre, así que ¿qué significa la previsión?, ¿se espera que Telefónica pierda dinero en el cuatro trimestre?

No lo parece, entre otras cosas porque esa misma agencia hace una previsión trimestral y en ella la media de analistas arroja un beneficio de 1.478 millones en tres meses, lo que llevaría el total por encima de los 9.300 millones. Quizá la explicación de estas disensiones está en que el primer consenso lo hacen 38 analistas, alguno de los cuales puede no haber cambiado su previsión después de que Telefónica presentara sus resultados de los nueve primeros meses. En la segunda estimación, sólo se usan los datos de cinco expertos y todas las apuestas se han hecho con las cuentas del tercer trimestre de 2007 ya publicadas.

Otro consenso, en este caso el de JCF, ha sido actualizado más recientemente y prevé un beneficio de 8.694 millones para 2007. Sería un 39,5% más que el año anterior.

Las últimas reuniones

10 de abril de 2003. 800 directivos.

César Alierta comenzó su presidencia con reuniones anuales con los directivos, que se celebraban casi siempre el día antes de la junta general de accionistas. La de octubre de 2003 fue la última de estas características, aunque ya se redujo el número de conferenciantes y la duración.

4 de noviembre de 2004. 1.200 directivos.

Fue la cumbre de Bellsouth, la primera después de la compra de las filiales latinoamericanas de esa compañía, que dispararon la presencia internacional de Telefónica. También subió el número de altos directivos y a todos ellos se les concedió un bonus trienal por consecución de objetivos.

31 de octubre de 2006. 1.300 directivos.

La reunión tuvo varios ingredientes novedosos. La compra de O2 era relativamente reciente y en verano Alierta había rediseñado la compañía en tres divisiones marcadas por su zona geográfica de influencia y no por la tecnología. Fue la cita de la convergencia y la presencia europea.