Proyectos

Medio centenar de empresas busca negocios en Egipto

Los Reyes inician hoy su tercera visita de Estado a Egipto acompañados por una delegación de empresarios que supera las 80 personas y representa a más de 50 compañías, un número bastante mayor al habitual en estos viajes, informaron fuentes diplomáticas.

En el marco de la visita, compañías españolas de los sectores de infraestructuras, energías renovables y turismo, fundamentalmente, analizarán oportunidades de inversión con los ministros egipcios de Turismo, Soller Garanah; Energía y Electricidad, Hasan Hamed Yunes y Transporte, Mohammed Lutfy Mansour, y con la organización empresarial egipcia FEI, con la que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) firmará un acuerdo de colaboración.

La CEOE explicó en un comunicado que la delegación empresarial persigue 'consolidar' su presencia en los procesos de privatización del país, 'avanzar' en inversiones ya en curso en sectores como el gas, infraestructuras, turismo y medioambiente, 'apoyar' una mayor competitividad de la economía egipcia e 'identificar' nuevos proyectos de cooperación empresarial en terceros mercados.

Entre las empresas participantes figuran Cepsa, Repsol, Gas Natural, Unión Fenosa, Gamesa Eólica, El Corte Inglés, Marina D'Or o La Caixa. España fue en 2006 el octavo proveedor europeo de Egipto y su segundo cliente. Llegó a ser el tercer inversor durante la construcción de la planta de licuefacción de gas natural de Unión Fenosa en el puerto de Damietta, a unos 200 kilómetros de El Cairo, y que hasta 2006 fue la mayor del mundo.

Además de impulsar las relaciones comerciales, la visita se aprovechará para elevar el nivel de las consultas políticas, con la firma de un Tratado de Amistad y Cooperación que establecerá la celebración regular de Reuniones de Alto Nivel (RAN) entre el jefe del Gobierno español y el presidente de la República de Egipto, un formato similar a las cumbres que España mantiene con Marruecos, Argelia y Túnez con periodicidad más o menos anual.

El tratado desarrolla ocho ámbitos de la cooperación bilateral, entre ellos, la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el tráfico de estupefacientes. Así, condena el terrorismo 'en todas sus formas y manifestaciones como criminal e injustificable' e incluye un compromiso para su prevención y represión dentro del respeto del Estado de Derecho.