Planes de pensiones

La crisis bursátil ensombrece los proyectos para la jubilación

Los planes de pensiones de Bolsa pierden el 12,8% en enero, casi el equivalente a lo ganado en tres años

La crisis bursátil con que se ha estrenado el año ha dejado tiritando la rentabilidad de los planes de pensiones individuales, que han finalizado el mes de enero con pérdidas 12,8% en la modalidad de renta variable. El destrozo es casi el equivalente a la ganancia media que habían acumulado los planes de Bolsa al cierre de 2007 en los últimos tres años, del 13,72% según los datos de Inverco. Además, llega justo después de la clásica campaña del cierre de cada ejercicio, el momento elegido por la mayoría de los partícipes para realizar sus aportaciones, aprovechando las promociones comerciales y las ventajas fiscales del producto.

Semejante bocado en la rentabilidad de estos productos puede comprometer seriamente la planificación de la jubilación de los partícipes más osados, aquellos que hayan seguido apostando por la Bolsa incluso ante la proximidad del momento de su retiro.

Las gestoras ofrecen el consuelo de recordar al cliente que los planes de pensiones son un producto de inversión a largo plazo, al que hay que ir rebajando el riesgo a medida que pasa el tiempo. 'Si el cliente se acerca a la jubilación con mucha exposición a la Bolsa es porque ha pecado de atrevido', explica Paula Mercado, directora del departamento de análisis de VDOS Stochastics. 'Con un horizonte de jubilación en uno o dos años, el partícipe debería estar invertido en activos monetarios y no debería afectarle la marcha de los mercados del último mes', apuntan desde una gestora.

Con 55 años, sería recomendable una inversión en Bolsa del 15% de la cartera, para ir recortando posiciones después, en opinión de José Manuel Alcoriza, director de pensiones de Barclays Wealth.

Sólo se salva la renta fija

Según datos recogidos por VDOS Stochastics, enero se salda con una auténtica escabechina en rentabilidades de la que sólo se salvan los planes más conservadores. Los de renta fija a corto plazo ganan en el mes el 0,28%; los de renta fija a largo plazo, el 0,59% y los garantizados de renta fija, el 0,87%. La pérdida de valor de las carteras, encogidas por la caída bursátil, se traduce además en un descenso del conjunto del patrimonio del 2,73%, que se multiplica al 18,3% en los planes de Bolsa.

A diferencia de los fondos de inversión, los planes de pensiones no pueden reembolsarse hasta el momento de la jubilación -o en caso de invalidez permanente o desempleo de larga duración-, lo que los convierte en un producto 'nada especulativo y más estable por su propia naturaleza', afirma Steve Hales, responsable de Vida y Pensiones de Axa, que reconoce en cualquier caso que en enero se han producido más traspasos de unos planes a otros y en el mismo sentido de lo ocurrido en fondos de inversión: de activos de riesgo a posiciones más defensivas, también sin coste fiscal. De hecho, el cambio en la composición de la cartera es uno de los recursos más socorridos para intentar suavizar las pérdidas, si bien las gestoras recomiendan mantener la calma si el horizonte de inversión es largo y adecuar siempre el perfil de inversión de la cartera en función de la edad.

Para los casos más desesperados, el partícipe puede prolongar las aportaciones pasados los 65 años, a la espera de tiempos mejores. Con la última reforma fiscal, tendrá derecho a rescatar él mismo el resultado de las aportaciones realizadas después de esa edad, sin la obligación de que lo hagan sus herederos, como sucedía anteriormente.

Pensiones. Cómo sortear las turbulencias

Recomendaciones. Las gestoras hacen gala de la importancia del asesoramiento para una acertada planificación financiera y fiscal de la jubilación. En estos momentos, la recomendación es mantener la calma siempre que la fecha de la jubilación no esté próxima. Si está cercana, 'la recomendación es no exponerse al riesgo y escoger planes sin componente de renta variable', apuntan en Banco Popular.

Perfil por edades. La composición de la cartera de un plan de pensiones va a variar significativamente en función de la edad del cliente. Cuanto más joven sea, mayor margen tendrá para tomar posiciones en Bolsa y más horizonte temporal para recuperarse de posibles pérdidas.

Exceso de riesgos. Las gestoras desaconsejan vivamente apostar por la inversión en renta variable en los años previos a la jubilación.

Plazo de la inversión. Los españoles todavía se resisten a la contratación de planes de pensiones -presionados inevitablemente por el pago de la hipoteca- y retrasan la planificación de su jubilación hasta casi la cincuentena. El plazo medio de una inversión en planes de pensiones individuales oscila entre los 10 y 15 años, explican en Axa, donde recuerdan además que el 70% de los españoles que trabajan no han empezado aún a preparar su retiro.

Traspasos. El cambio de un plan de pensiones a otro es la fórmula más socorrida para intentar aliviar las pérdidas de la cartera, ya que, al igual que sucede en los fondos de inversión, no hay coste fiscal. Además, el plan de pensiones no puede rescatarse hasta la jubilación, o en caso de invalidez permanente o desempleo de larga duración.

Pensiones versus fondos de inversión. Con un horizonte a más corto plazo, los fondos de inversión suelen hacer apuestas más arriesgadas que los planes de pensiones. 'La rentabilidad de los planes de pensiones es más modesta', reconocen en VDOS.