Inversión

Las OPV previstas, en el aire

Los expertos creen que ninguna empresa se atreverá a desafiar a los mercados hasta el segundo semestre

Las salidas a Bolsa podrían frenarse en seco en España por la reciente crisis bursátil, después de dos años consecutivos de cifras récord. La persistencia de las turbulencias ha forzado ya, de hecho, a algunas compañías como Eolia a revisar sus calendarios, según fuentes financieras.

La empresa de energías renovables, cuya OPV es coordinada por Citi, Nmás1 y Deutsche Bank, tenía previsto debutar en el mercado en las próximas semanas, pero la inestabilidad de la Bolsa ha obligado a los bancos de inversión a poner en cuarentena la operación. ¢Ahora se está atento a la evolución de las Bolsas para decidir cuál es el momento más adecuado. Se encuentra en stand by¢, comentan en el sector.

Eolia inició hace un par de meses los trámites en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el envío de varios borradores del folleto informativo de su OPV, una documentación que incluye los datos de resultados de la empresa a cierre de 2007.

Fuentes próximas a la compañía reconocen que, si el proceso se dilata unas semanas, el supervisor podría requerir las cifras del primer trimestre, lo supondría una demora en su debut en el mercado.

Pero no es el único caso. Itinere Infraestructuras, del grupo Sacyr Vallehermoso y resultado de la fusión con Europistas, también podría optar por aplazar su salida a Bolsa si la caída de los índices bursátiles se agudiza y prolonga durante meses. En principio, la compañía se había marcado como plazo el primer semestre de este año, aunque en el mercado se esperaba que su estreno se produjera a finales del próximo mes de marzo.

¢Es difícil para una operación de este tipo modificar su calendario en función de si es una semana buena en Bolsa o no. Las conclusiones más realistas se sacan con el paso del tiempo. Sin embargo, si la situación en los mercados sigue difícil durante tres o cuatro meses, algunas operaciones se cancelarán¢, explica un directivo de banca de inversión.

En total, ocho compañías han manifestado su intención de salir a Bolsa durante este año: Eolia, Itinere, los holdings de Bancaja y Caja Navarra (Can), Europastry, Edreams, Isolux y Atento. Y a este grupo podrían sumarse la nueva filial de renovables de Acciona, que estará constituida para el primer semestre de 2008 y es fruto de la fusión de sus activos con Endesa, y Neurofarma, filial de Zeltia.

En 2007 se llevaron a cabo un total de diez operaciones por un importe de 10.571millones de euros. Una cifra que, según los expertos, ha sido excepcional y difícil de repetir, ya que incluye a Criteria e Iberdrola Renovables, las dos mayores OPV realizadas en el mercado español. Lo habitual, sin embargo, es que el tamaño de las empresas españolas que salen a Bolsa en España sea bastante más reducido.

¢Cualquier OPV será estudiada de modo muy meticuloso y concienzudo. Al menos hasta el segundo trimestre de 2008, en el que el entorno económico se clarifique, una vez purgados los excesos de las §subprime§, no creemos que haya ninguna operación¢, señala Esther Martín-Figueroa, analista de Intermoney Valores.

La historia al menos así lo demuestra. Con el pinchazo de la burbuja tecnológica, las colocaciones en la Bolsa española entraron en dique seco y registraron mínimos. Entre 2000 y 2002, de hecho, tan sólo ocho empresas se atrevieron a desafiar los mercados.

La mayor parte de los expertos espera que estas operaciones se posterguen al menos hasta la segunda mitad del ejercicio. ¢Es complicado a corto plazo. En el segundo semestre tal vez las cosas han cambiado un poco y la desconfianza entre los bancos sea menor¢, señalan en Gaesco Bolsa. Esta firma de análisis considera que, además del bache bursátil, las OPV que se preparan también pueden verse dificultadas por las experiencias de las últimas salidas. ¢Salvo Iberdrola Renovables, todas han sido bastante fiasco.

A partir de ahora, las entidades colocadoras van a ser más exigentes a la hora de pedir descuentos a las compañías en sus precios de salida a Bolsa¢, afirman.

De momento, los candidatos insisten en que siguen adelante con sus proyectos. ¢Seguimos trabajando en la operación, aunque pendientes de los mercados¢, comentan en la Can.

En Bancaja explican que el plazo de un año que se marcó la entidad ¢es una fecha tentativa¢, pero matizan que el consejo de administración todavía no se ha pronunciado sobre el asunto. ¢Habrá que ver cómo evoluciona el mercado en los próximos meses¢, añaden.

Las cancelaciones baten récrods

Las cancelaciones de salidas a Bolsa han alcanzado este mes niveles récord en todo el mundo. En enero, un total de 24 compañías han decidido aparcar sus planes de salir a los mercados de acciones hasta que las turbulencias amainen, según los datos recabados por la agencia Bloomberg. Se trata de la cifra más elevada en diez años.

Uno de los casos mássonados ha sido el de la cadena de moda Tommy Hilfiger, adquirida por la empresa londinense Apax Partners Worldwide en 2005. Esta firma tenía previsto volver a cotizar en la Bolsa de Ámsterdam.

La danesa Dong Energy y el operador chino Maoye Internacional Holdings también han optado por esperar a tiempos mejores para probar suerte en el mercado. En el primer caso se hubiera tratado de la mayor salida a Bolsa en diez años.

En EE UU, la mayor operación que se ha cancelado hasta ahora es la de Imperium Renewables, un productor de biodiésel de Seattle, estimada en unos 345 millones de dólares (unos 234 millones de euros).

También han sido suspendidas las colocaciones de la italiana Philogen, dedicada a la fabricación de medicamentos para el tratamiento del cáncer y la artritis, y la inmobiliaria mexicana Lamosa.

Las actuales condiciones desfavorables del mercado han obligado a dar marcha atrás a Solargiga Energy Holdings y a SFK Construction Holdings, cuyas salidas a Bolsa en Hong Kong estaban cifradas en unos 423 millones de dólares (287 millones de euros). Junto a ellas, la hongkonesa Green Tech Group ha seguido el mismo camino.

Aún así, el volumen de colocaciones realizadas en el mundo el pasado enero supera con creces los registros de años anteriores. El pasado mes, se contabilizaron 50 operaciones de este tipo por un importe de 7.000 millones de dólares (4.740 millones de euros), frente a los 2.100 millones de dólares (1.420 millones de euros) en emisiones realizadas en el mismo periodo del ejercicio anterior. De hecho, algunas empresas mantienen su calendario. Es el caso de la filial de renovables de la portuguesa EDP, que debutará en el segundo trimestre.

La fiebre por las energías renovables

Las energías ecológicas están de moda en el parqué español. Al calor de esta fiebre, algunas compañías del sector, como Eolia, han marcado entre sus prioridades su salto a la Bolsa. En 2007 ya debutaron Solaria e Iberdrola Renovables. Esta última protagonizó la mayor OPV de la historia del mercado español, al colocarse títulos por valor de 4.477 millones de euros, incluida la green shoe, y debutar con una capitalización de más de 21.300 millones.

La OPV de Eolia, participada por Nmás1, será de bastante menor tamaño y su objetivo es conseguir la financiación suficiente para buscar nuevas oportunidades de inversión en el sector de energías renovables fuera de España.

Este tipo de compañías ha despertado un elevado interés entre los expertos, ya que estiman que se trata de una industria que cuenta con un fuerte potencial de crecimiento. De hecho, las expectativas son que la capacidad eólica instalada se dispare en los próximos diez años. El optimismo se basa también en el respaldo que han mostrado los diferentes gobiernos a estas energías.

El balance en Bolsa, sin embargo, ha sido dispar. Mientras que Solaria acumula aún una subida del 69,16% desde su debut, Iberdrola Renovables no parece haber elegido el mejor momento para probar suerte. La compañía, que salió al parqué el pasado 13 de diciembre, se sitúa un 0,94% por debajo de su precio de salida, de 5,3 euros. Su inclusión, a partir de este lunes, en el Ibex podría ser un nuevo revulsivo.

Una operación diseñada para reducir deuda

Sacyr Vallehermoso prevé sacar a Bolsa un 39% del capital de Itinere Infraestructura, empresa en la que controla el 90,1%. La venta de estas acciones persigue reducir la carga de deuda de la compañía. La intención de Sacyr, que se ha marcado como fecha en el calendario el primer semestre del año aunque la operación estaba perfilada en un principio para materializarse en el primer trimestre, es que la sociedad alcance un volumen mínimo de 1.000 millones y mantener una participación del 51% de Itinere.

Ahora, sin embargo, el escenario ha cambiado por completo, según aseguran los expertos. ¢Dada la actual situación de Sacyr, con una elevada deuda, esta OPV tiene como objetivo aliviar esta situación financiera. Si el panorama económico mundial sigue resentido, lo más probable es que se retrase la operación hasta que las condiciones económicas y bursátiles mejoren¢, explican en Intermoney Valores. Esta firma de análisis añade que, en general, se descartan nuevas salidas a Bolsa de empresas relacionadas con el sector constructor.

¢Con el precedente de Tremon, compañía inmobiliaria que canceló definitivamente su OPV el pasado mes de diciembre, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España y la crisis subprime, se han agrandado los temores de los inversores por este tipo de activos. Por ello, descartamos nuevas colocaciones en el sector¢, indican en Intermoney Valores.

Nueva fórmula de las cajas para captar recursos

Los holdings que han creado algunas cajas de ahorros, como la valenciana Bancaja y la navarra Can, podrían ser algunos de los afectados por las demoras. La primera se había dado un plazo de un año, hasta el otoño de 2008, para debutar en Bolsa, mientras que la Can esperaba hacerlo en el primer semestre de este año. Un retraso en el que también podría influir la trayectoria de Caixa Holding en Bolsa, entidad pionera del sector en agrupar sus participaciones empresariales bajo esta estructura para posteriormente colocarlas en el mercado. Criteria, el holding de La Caixa, debutó el pasado 10 de octubre y cotiza ya un 18,48% por debajo de su precio de salida, de 5,25 euros.

De momento, Bancaja ha utilizado otras vías para captar fondos, como la venta de un 30% de su recién creado holding, Bancaja Inversiones, a inversores institucionales por más de 1.350 millones de euros. La cartera industrial de la caja valenciana incluye participaciones en empresas como Banco de Valencia, Iberdrola, NH Hoteles y Enagás.

El calendario fijado por la Can es, sin embargo, más inmediato. La entidad tiene previsto colocar en Bolsa entre un 35% y un 45% de su corporación, valorada en 1.200 millones de euros según los últimos datos de la caja. El coordinador de esta operación es Citi y se realizará a través de una OPS y una OPV de manera simultánea. En ambos casos, el destino de estos fondos será reforzar recursos propios y financiar los planes de expansión de las entidades fuera de España.

Los planes se mantienen pero hay un retraso

La compañía fabricante de pan y bollería Europastry ha sido la primera en reconocer oficialmente que las actuales turbulencias bursátiles pueden truncar sus planes de salir al mercado. Sus responsables afirmaron a mediados del pasado mes de enero que, aunque mantienen este propósito en su agenda, el calendario inicial podría retrasarse.

En principio, Europastry tenía previsto debutar antes de marzo de este año. La compañía, en la que un 75% del capital está en manos de la familia Gallés y el 25% restante es propiedad del grupo alimentario Vallcompanys, espera colocar el 40% de la sociedad, después de realizar una ampliación. Su volumen de facturación alcanzó en 2007 los 320 millones de euros, un 15% más que en el ejercicio anterior. Para 2008, el grupo espera obtener una cifra de ventas de 350 millones de euros.

Europastry cuenta con una plantilla de 2.500 empleados y diez centros de producción distribuidos en España y Portugal, junto con una red de 140 tiendas. El salto de Edreams, la agencia de viajes por internet, también es una incógnita. El grupo barcelonés, participado por el fondo americano TA Associates, ha designado a JPMorgan y a UBS como entidades colocadoras, pero el proyecto aún está en pañales. Algunos expertos creen que la valoración de la compañía online, segunda de este segmento en España y con una cuota de mercado del 32%, podría rondar los 350 millones de euros.