Participaciones

La familia Solans vende su constructora para centrarse en Pikolin

Alfonso Solans, accionista de Pikolin, ha llegado a un acuerdo con el grupo murciano Intersa para venderle el 80% de la constructora Arascón. La operación, cuyo importe no ha sido concretado, obedece, según fuentes contrastadas, a la intención del empresario de dedicar toda su atención a Pikolin que, tras la adquisición de su competidora francesa Epeda, se ha convertido en el mayor fabricante de artículos de descanso de Europa y maneja varios proyectos para afianzar este liderazgo.

Arascón fue adquirida por Alfonso Solans en 1991, a raíz de la adquisición Mendi Aragonesa de Asfaltos. Arascón ha pasado a facturar 70 millones de euros, frente a los cuatro millones con los que inició su andadura de la mano de Alfonso Solans hijo. Esta facturación llega a los 110 millones, si se incluyen las filiales de Arascón en Navarra y La Rioja. La plantilla asciende a 110 trabajadores.

La compra le permite a Intersa entrar en el mercado aragonés, cuyas perspectivas sectoriales, debido al impacto de la Exposición Internacional 2008, parecen más favorables que en el resto del país. El grupo murciano, que factura 400 millones y tiene un millar de trabajadores, está en plena expansión.

Entre los proyectos que baraja Pikolin, destaca el traslado de sus actuales instalaciones a las afueras de Zaragoza.