Adquisiciones

El poder del petróleo se asoma al mundo empresarial occidental

En los últimos meses fondos controlados por países árabes han entrado en el capital de multinacionales representativas del capitalismo occidental. El incremento del precio del petróleo ha aumentado la liquidez de países de Oriente Próximo, al revés de lo que está ocurriendo en la Unión Europea y Estados Unidos donde el grifo financiero está cerrado.

En particular Dubai, cuyo fondo de inversión Investment Corporation of Dubai estudia una opa por el 100% del capital de Colonial, ha adquirido, desde 2007, casi el 3% de la entidad india Icici Bank; una participación de la Bolsa de Londres y participaciones en el grupo de hedge fund Och-Ziff Capital (9,9%), EADS (3,12%), Daimler y HSBC. También el pasado año Dubai compró una participación, sin concretar, de la japonesa Sony en la mayor operación realizada en el país asiático por una firma árabe.

El 18 de noviembre, Mubadala Development Company, fondo de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), anunció la compra de un 8,1% del fabricante de chips AMD por 426 millones de euros.

La misma firma de Emiratos Árabes Unidos, controlada totalmente por el Gobierno de la capital de Emiratos, Abu Dhabi, realizó a finales de septiembre del pasado año otra operación espectacular: adquirió el 7,5% de la estadounidense Carlyle, uno de los mayores grupos de capital riesgo del mundo, por 1.350 millones de dólares.

La operación recordaba a la que pocos meses antes había protagonizado el Gobierno chino, al comprar una participación de Blackstone, otra de las grandes firmas de capital riesgo del mundo. Posiblemente el objetivo tanto de China como de Abu Dhabi a la hora de entrar en el capital de estas sociedades de inversión sea, además de hacer negocio, comprar conocimiento.

Abu Dhabi Investment Authority cerró también en noviembre otra gran operación: la compra de un 4,9% del banco estadounidense Citigroup por 7.500 millones de dólares (5.054 millones de euros).

El mismo fondo compró poco antes el 2% de Mediaset, el grupo de comunicación de Berlusconi.

Esta semana el grupo inmobiliario Evemarina, sociedad propietaria de Hotel Park Hyatt Casares Golf and Spa Resort, ha vendido dicho hotel a un fondo de inversión de Oriente Medio.

La liquidez con la que cuentan estos fondos controlados por los gobiernos de esos países árabes contrasta con la escasez de liquidez de compañías europeas y estadounidenses. Dos sectores que tradicionalmente se han volcado en la realización de operaciones apalancadas, como los del inmobiliario y del capital riesgo, pueden ahora encontrar en esos fondos el aliado perfecto para seguir creciendo.