Thomas Enraght-Moony

'Facebook no es competencia, aprovechamos el tirón que tiene'

Comprar o reservar unas entradas. El uso de internet 'para todo' se normaliza. Enraght-Moony espera que también ocurra para encontrar pareja

Thomas Enraght-Moony (Kimberley, 1971) conoció a su mujer, Carmen, en 1995, el mismo año en que nacía el portal de búsqueda de pareja a través de internet Match.com. A pesar de que existía la web, Enraght-Moony inició su relación de pareja 'de la forma tradicional'. Ahora se encarga de conseguir que cada vez más gente lo haga a través del portal que él lidera. El sector, un desconocido en España hasta hace cinco años, coge carrerilla en Europa: prevé duplicar su volumen de negocios hasta los 549 millones de euros en 2011.

Los resultados de 2007 de Match.com se harán públicos a mediados de este mes. ¿Seguirán como líderes en el mercado?

Somos el único portal de búsqueda de parejas a nivel global, los únicos competidores mundiales. Y, aunque según el país, la cuota de mercado varía mucho, somos líderes en Estados Unidos, Reino Unido y España, pero Alemania, por ejemplo, se nos resiste. Es un mercado muy competitivo porque hay nueve jugadores en un mismo terreno.

¿Qué políticas de crecimiento tienen si sus competidores directos están a larga distancia?

Cuando eres el número uno lo único que puedes hacer es crecer tu público objetivo. Expandir el mercado. Y eso pasa por normalizar el uso de internet para buscar pareja. Pero nuestra competencia son los prejuicios. La mayoría de los solteros aún no usa la red para encontrar pareja y lo que queremos hacer es ofrecer facilidades para que lo usen con nuevas formas de atraer estos clientes a la página.

Tienen acuerdos con redes sociales como Myspace o Facebook, ¿es mejor aliarse con la posible competencia?

Para nosotros Facebook no es competencia, de hecho aprovechamos el tirón que tiene 50 millones de usuarios en el mundo para que la gente nos conozca a través de enlaces en su página. El número de usuarios a través de esa relación está creciendo rápidamente.

Para luchar contra el sistema tradicional de buscar pareja, ¿piensan ampliar soportes y lanzarse a nuevas plataformas tecnológicas?

Nuestra base, el corazón de Match.com, es la interacción entre los usuarios a través de un ordenador por internet. Pero ahora hemos lanzado un sistema Wap para acceder a la página de Match desde donde quieras. El futuro será que lleguen a conectarse al portal desde la Nintendo Wii o la Xbox. Somos conscientes de que se tiende al uso del móvil para todo, pero aunque ofrezcamos este servicio es algo complementario a nuestra página. Además, las empresas de telecomunicaciones cada vez ganan menos en las llamadas y ahora se vuelcan en este tipo de acuerdos con empresas colaboradoras.

¿Con quién se ha formalizado el acuerdo en España?

Acabamos de firmarlo con Telefónica y estamos a punto de cerrar otro con Orange.

¿Cómo saben que es lo que el mercado va a querer?

Cada país es diferente y lo es mucho más en temas sobre relaciones de pareja. Así que la única forma de saber lo que quiere nuestro cliente es preguntárselo directamente. Hacemos cuestionarios semanales sobre la aceptación de los servicios y esto es lo que nos dice qué es lo que tenemos que hacer. Además, una de las ventajas de ser una empresa global es que podemos ver qué funciona en un ámbito local y lo ampliamos a otros países.

¿Cuál es su modelo de negocio?

El modelo de negocio que creamos sigue vigente desde 1995 y se basa en las cuotas de los clientes. A día de hoy el 90% de los ingresos es porque el cliente paga la suscripción para acceder al servicio. Así facturamos 311 millones de dólares en 2006.

'La sociedad española es todavía muy conservadora'

España, Portugal y Grecia son, según un estudio de la consultora Jupiter Research, los países europeos en los que más se incrementará el negocio de las citas online: un 22% hasta 2011. El directivo de Match.com confía en que cambie su carácter conservador.

En Estados Unidos facturan casi el doble que en Europa, y la media europea es mucho más alta que la española, ¿Cómo es el cliente español?

El cliente español tiene entre 35 y 45 años, vive en grandes ciudades y es trabajador. Normalmente tiene poco tiempo para relacionarse y está muy acostumbrado a usar internet diariamente. Lo que pasa es que la sociedad española es aún muy conservadora y es más difícil penetrar. La normalización del uso de internet para ligar hará que se acaben los prejuicios.

¿Qué prejuicios son esos?

En España aún no están del todo acostumbrados al uso de la red para relacionarse. Nuestro portal llegó a España ocho años más tarde que en Estados Unidos y es un síntoma claro de que allí sí que tienen normalizado buscar relaciones a través de una plataforma para conocer a gente nueva. Lo que se implanta en Estados Unidos se acaba reflejando aquí. Lo que queremos es que, igual que se ha normalizado la compra y el pago del banco por internet, también se normalice la búsqueda de pareja.