Política monetaria

El BCE relajará el tono de sus mensajes y bajará los tipos, según Caja Madrid

El Banco Central Europeo (BCE) irá relajando paulatinamente el tono de sus mensajes y previsiblemente acometerá posibles bajadas de tipos en la Unión Económica y Monetaria (UEM), según se desprende del 'Observador económico y financiero' de Caja Madrid.

Según la entidad, hay que tener presente el mandato no explícito de preservar la estabilidad financiera, tanto en el caso de la FED como en el del BCE, porque puede adquirir una relevancia mayor de cara a futuras decisiones.

En el caso de EE.UU., Caja Madrid auguraba dos descensos más en el tipo de intervención durante las próximas reuniones de la FED y preveía rebajas adicionales en la primera mitad de 2008.

No obstante, el pasado 22 de enero, el instituto presidido por Ben Bernanke decidió anticiparse a la reunión que estaba fijada para el 30 de ese mismo mes y anunció un recorte de los tipos de 75 puntos básicos, hasta situarlos en el 3,5%, lo que supone la mayor rebaja adoptada por el banco central estadounidense en una única reunión desde que en octubre de 1984 decidiera un recorte de 175 puntos.

La decisión del Comité de Política Abierta de la FED supone que, por primera vez desde septiembre de 2004, los tipos de interés en EE.UU. se han situado por debajo de los tipos fijados por el BCE, actualmente en el 4%.

Aún así, Caja Madrid insiste en que, dada la actual coyuntura económica, la autoridad europea irá relajando progresivamente el tono de sus mensajes y acometerá futuras bajadas de tipos en la Unión, ante el debilitamiento de las perspectivas económicas y el incremento de los riesgos sobre el crecimiento.

Por el contrario, la semana pasada, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, resaltó la obligación de la entidad de anclar sólidamente las expectativas de inflación para evitar un aumento de la volatibilidad en un periodo de turbulencias e importantes correcciones del mercado como el actual.

El máximo responsable de la política monetaria de la eurozona alejaba así la posibilidad de una bajada inminente de los tipos de interés en la euroza y se distanciaba de la actuación de la Reserva Federal Norteamericana.

No obstante, el vicepresidente económico español y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, aseguró el pasado jueves que el BCE mantiene actualmente un ¢debate importante¢ sobre la oportunidad de llevar a cabo no un recorte en el precio del dinero.

Solbes explicó que el BCE tiene un complejidad de instrumentos algo mayor que el sistema americano y que la entidad europea está manteniendo el precio del dinero algo más alto que la FED porque da mayor importancia a los problemas de inflación.

Por todo, Caja Madrid deduce que el debate que existe en estos momentos sobre el precio del dinero y las consecuentes bajadas de tipos son consecuencia del aumento de las probabilidades de que las turbulencias financieras persistan durante un periodo superior al inicialmente previsto, siendo cada vez más probable que se prolonguen hasta bien entrado el 2008.

Para la entidad financiera, aunque han pasado tres meses desde que se desencadenara la crisis de crédito, los mercados monetarios de EE.UU. y la UE aún no han recuperado la normalidad, lo que, según la entidad, da una idea de la magnitud del problema.

Tanto en EE.UU como en Europa los tipos de interés en el mercado interbancario continúan muy por encima de lo que se podría considerar ¢su valor razonable¢ atendiendo al actual escenario económico y de política monetaria, lo que, para Caja Madrid, refleja la persistencia de un elevado grado de incertidumbre y desconfianza entre los operadores.

De esta forma, la entidad considera que el año 2007 ha sido definitivamente, tras un largo periodo de intenso crecimiento, el año de cambio de ciclo económico que ha confirmado que la economía española no puede crecer de manera indefinida por encima de su potencial.

Por eso, mantiene sus previsiones de crecimiento para el 2007 y 2008, en el 3,8% y en el 2,7%, respectivamente, aunque reconoce que el escenario internacional, al que España es especialmente vulnerable por su elevada necesidad de financiación exterior, está dominado por la ¢elevada incertidumbre¢, derivada del alcance y duración de las turbulencias en los mercados.

España no entrará en crisis económica

No obstante, según Caja Madrid, existen una serie de factores que permiten a España encarar la situación desde una posición más favorable que en ciclos anteriores y consiguen alejar el fantasma de la crisis económica del horizonte español.

Entre estos factores, Caja Madrid destaca el superávit público que, a su juicio, otorga un amplio margen de movimiento a la política fiscal española, la pujanza del euro, que supone una mayor estabilidad cambiaria y de tipos de interés, la fortaleza de la inversión productiva, la solidez patrimonial de las familias, la mejora del mercado laboral y un ¢muy solvente y provisionado¢ sistema financiero.

Para la entidad, todos estos condicionantes permitirán mitigar el impacto de un escenario exterior más adverso y supondrán un soporte para registrar tasas de crecimiento del PIB que permitan la creación de empleo.

"Aterrizaje suave"

Por todo, Caja Madrid consideró que las turbulencias y la incertidumbre persistirán en el tiempo, pero se mostró optimista ante la posibilidad de conseguir un ¢aterrizaje suave¢ en España, similar al que se registró a comienzos de esta década, cuando el PIB pasó de avanzar a ritmos del 4% en 2001 a crecer a una tasa del 2,6% a mediados de 2002.

Así, estimó un periodo largo con crecimientos inferiores al potencial, pero que, a su juicio, permitirá depurar los desequilibrios acumulados y sentar las bases para un crecimiento sostenible y generador de empleo en el futuro.