Mercado laboral

El paro sube al 8,6% pese a los 475.000 nuevos empleos de 2007

La desaceleración de la economía española en el cuarto trimestre ha perjudicado al mercado laboral. Entre octubre y diciembre el paro aumentó en 135.700 personas, elevando la tasa de desempleo del 8% al 8,6%. Esto ha contaminado los resultados anuales: aunque se han creado 475.100 empleos, son casi 200.000 menos que en 2006 y el desempleo anual también creció en 117.000 personas.

Las cifras del mercado laboral del último trimestre de 2007 confirman los síntomas de ralentización de la economía. En el último año se mantuvo un ritmo aceptable de creación de empleo, ya que se generaron 475.100 puestos de trabajo, un 2,4% más que en 2006, hasta alcanzar 20,47 millones de ocupados, según la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre.

No obstante este dato se ve ensombrecido por otros también conocidos el viernes. Para empezar, el citado ritmo al que creció la ocupación en 2007 es un punto inferior al del año anterior (3,5%) cuando se crearon 690.000 empleos. Esta desaceleración está fundamentalmente provocada por un doble deterioro registrado por el mercado laboral en el cuarto trimestre. Por un lado, la economía destruyó 33.700 empleos; y, por otro lado, hubo 102.000 personas que se pusieron a buscar trabajo y no lo encontraron. Sumando estos dos colectivos, el paro se incrementó en 135.700 personas entre octubre y diciembre.

Se trata del segundo trimestre consecutivo de incremento del paro, lo que ha provocado que 2007 termine con 117.000 parados más que cuando empezó el año, elevando la tasa de desempleo al 8,6%.

En general, hay dos síntomas que evidencian la desaceleración económica. En primer lugar, la construcción y los servicios, donde se registran los empleos menos productivos, fueron los más castigados por el desempleo. Así, el incremento del paro en el último trimestre se concentró en la construcción, que destruyó 24.000 puestos -el 80% de ellos en Madrid- y en los servicios (con 50.300 ocupados menos). No obstante, el 97% de los empleos creados en 2007 fue en los servicios. La construcción ganó 70.300 puestos, un 2,7% más, frente a un alza del 8,2% en 2006.

A esto hay que unir la fuerte destrucción de empleo temporal, que es el tipo de puesto que primero se sacrifica en las épocas bajas de la economía. El pasado año se destruyeron 350.400 empleos temporales, más de la mitad de ellos en el último trimestre. Aunque esto tiene una lectura positiva porque todo el empleo neto creado el pasado año fue indefinido. Esto redujo la tasa de temporalidad un punto, hasta el 30,9%.

Analizando el último trimestre, también se observa que la población española salió peor parada que la extranjera. Se destruyeron 74.400 puestos ocupados por españoles y el paro aumentó en 108.000. Por el contrario, entre los extranjeros se crearon 40.700 empleos y su desempleo aumentó, en menor medida, en 27.700 personas. En todo el año, seis de cada diez nuevos empleos los ocuparon extranjeros.

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, reconoció que la EPA del cuatro trimestre no ha sido buena pero consideró 'coyunturales' tales datos.

La EPA, al detalle

Baleares, la región con peores datos

La mayoría de las comunidades destruyeron empleo en el cuarto trimestre, aunque se salvaron Canarias, Cantabria, Cataluña, Valencia, País Vasco y La Rioja. Aunque Baleares fue la peor parada entre octubre y diciembre, al ser la que más empleo destruyó (42.000 puestos) y donde más subió el paro: 24.000 nuevos desempleados (un 95% más).

Los autónomos crecen el doble

Los trabajadores autónomos sin asalariados crecieron un 4,17% en 2007, casi el doble que el empleo en general, con 87.600 nuevos puestos. Pero la desaceleración del último trimestre también les afectó, destruyéndose 27.100 de estos empleos. Asimismo, entre octubre y diciembre hubo 2.200 hogares menos con todos sus miembros ocupados

Medio millón de extranjeros más

La población extranjera mayor de 16 años aumentó en 564.800 personas el pasado año, frente a 96.600 españoles. De ese total de nuevos extranjeros, 337.600 estaban en disposición de trabajar y, de hecho, 285.300 encontraron un empleo, mientras que 52.300 se declararon en paro y otros 227.200 no estaban dispuestos a trabajar.

El tiempo parcial se estanca

Tras el repunte del empleo a tiempo parcial en los últimos años, con crecimientos superiores al 13%, en 2007 se congeló la creación de este tipo de trabajo (se crearon 9.500 de estos empleos). Si bien la Navidad impulsó la creación de 106.400 empleos parciales en el cuarto trimestre, frente a la destrucción de 140.100 a tiempo completo.

El nuevo parado es hombre y español

De los 117.000 nuevos parados con los que terminó el pasado año, 115.500 (el 99%) fueron hombres y sólo 1.500 mujeres. Asimismo, en el cuarto trimestre, ocho de cada diez nuevos desempleados fueron españoles. A pesar de esto último, la tasa de paro entre los extranjeros se situó en el 12,4%, casi 4,5 puntos más que la española (7,9%).

Bueno y malo

A pesar de la desaceleración, en 2007 se crearon casi medio millón de empleos. Además, la tasa de temporalidad se recortó un punto, porque todo el empleo neto creado el pasado año fue indefinido.

Los datos del último trimestre anticipan peores resultados para el primer semestre de 2008. Aunque la industria ganó 20.200 empleados en el cuarto trimestre, en el año perdió 40.700, con lo que no ha tomado el relevo del empleo destruido en construcción.