Planes de futuro

BBVA dice que tiene liquidez para dos años y mantiene sus objetivos

BBVA no modificará sus objetivos para 2010. 'No hemos perdido ni un minuto en esta crisis y estamos trabajando como siempre'. Así resumió Francisco González la trayectoria de BBVA en 2007 y los planes de futuro. El grupo ganó el pasado año 6.126 millones, el 29,4% más. Su presidente presumió de la liquidez del banco, que puede resistir dos años sin acudir al mercado.

BBVA dice que tiene liquidez para dos años y mantiene sus objetivos
BBVA dice que tiene liquidez para dos años y mantiene sus objetivos

El presidente de BBVA defendió, como es lógico, la salud de los bancos españoles en estos momentos de crisis financiera internacional. El banquero, de hecho, reiteró en varias ocasiones que BBVA no ha alterado en nada sus planes futuros. Mantiene sus objetivos anunciados en noviembre a los inversores y que se extienden hasta 2010.

Piensa situar su ratio de eficiencia por debajo del 35%. Ahora está en el 43,2%. Crecer un 20% en número de clientes en todo el mundo, es decir, sumar 8,3 millones más. Aumentar en todas las áreas de negocio un 15% y mantener su política de dividendo -para 2007 la subida anunciada es del 15%-.

BBVA anunció ayer un beneficio atribuido de 6.126 millones de euros, el 29,4% más que un año antes. Este resultado incluye unas plusvalías brutas de 847 millones de euros por la venta el pasado año de su participación en Iberdrola y 273 millones por la venta de varios de sus inmuebles más emblemáticos. Todas estas ganancias extra han pasado por resultados a excepción de 200 millones, que se han destinado a la Fundación BBVA para Microfinanzas. Sin estas plusvalías, el resultado crece un 18%, hasta 5.403 millones, y el beneficio por acción avanza el 11,6%.

La acción subió ayer el 8,73% y encabezó los repuntes del sector

BBVA 2,79 -4,71%

En la entidad aseguran que tienen unas dotaciones excesivas, razón por las que descartaron intentar pedir al Banco de España realizar provisiones extra, como otras entidades. Su tasa de morosidad se elevó el pasado año al 0,89%, ligeramente superior al 0,83% de 2006. Y aunque González declaró que se espera un repunte de los créditos impagados, dijo que será totalmente asumible por la banca española en general, y por BBVA en particular.

El grupo cuenta con una cobertura para morosidad del 224,8%.

En España el banco ganó 2.397 millones, el 24,9% más que un año antes. Un crecimiento destacado por el consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri. En México, donde cuenta con Bancomer, el beneficio se elevó a 1.750 millones, el 9,9% más. En América del Sur el resultado de se elevó a 570 millones, y en Estados Unidos 1.201 millones.

El banquero aprovechó la rueda de prensa para presumir de la liquidez que controla el grupo y que le permite seguir concediendo créditos sin restricciones impuestas por la falta de financiación del banco.

BBVA está 'encantado de conceder préstamos porque tiene un exceso de liquidez' e incluso presta dinero en el sistema interbancario. Alardeó tanto que incluso dijo que había leído que algún banco (en alusión a Popular) tenía 11.000 millones de liquidez para este año. González dijo que BBVA podría estar 'todo el año 2009 sin acudir a los mercados'. Y cifró en 20.000 millones los títulos que posee para obtener liquidez del BCE.

El 70% de la financiación de BBVA procede de los depósitos del propio banco, y el 30% del mercado (titulizaciones y otros instrumentos), pero BBVA descarta en estos momentos apelar a los mercados porque 'no lo necesita' y los actuales precios son demasiado altos.

El banco 'nunca hará una adquisición oportunista'

Francisco González descartó ayer que BBVA pueda aprovechar los bajos precios de la banca internacional para comprar. Dijo que 'nunca harán adquisiciones oportunistas'. Y, por tanto, negó cualquier posible interés por Société Générale, dada su situación de crisis desvelada ayer. González sí mostró su interés en saber 'qué ha pasado' en la entidad francesa, para averiguar 'si hay algo que puede fallar'. El banquero anunció que quiere hablar en los próximos días con su homólogo francés para que le cuente lo sucedido y así poder aprender en esta materia. González también descartó opas hostiles ahora sobre Santander y BBVA. Anunció que el Gobierno estudia 'algunas cosas' que podrían dar 'más garantías a las cédulas hipotecarias'.

Crítica a la falta de ética de los bancos anglosajones

González aprovechó su intervención para criticar las malas prácticas de la banca de Estados Unidos. Se suma así a las quejas que realizó un día antes su homólogo de Banco Popular, Ángel Ron. González fue tajante en sus mensajes. 'Resulta propio del mundo anglosajón respetar las reglas pero olvidarse de la moral y los principios', declaró, en alusión a las entidades estadounidense que han provocado la crisis de las hipotecas subprime. Y añadió: 'Se puede ganar mucho dinero con la rentabilidad ajustada al riesgo, pero también se puede perder si no se tienen principios. Y es lo que está pasando a los que han dado hipotecas a quien no podía pagarlas, o préstamos a empresas demasiado apalancadas... Nosotros no colocamos productos disfrazados'.

La entidad prevé una desaceleración del crédito

BBVA prevé, como sus homólogos, una reducción del crecimiento del crédito hipotecario. Sus responsables incluso llegaron ayer a hablar de 'decrecimiento' en el sector inmobiliario si se compara con el primer semestre de 2007. Estiman que el conjunto del crédito seguirá aumentando a un ritmo de 'dos dígitos bajos'. En su caso el hipotecario subió el año pasado un 13,9%, el de consumo el 16,1% y el destinado a empresas el 15,3%. González apuntó que la demanda de préstamos para consumo también está retrocediendo ligeramente. Aseguró que BBVA seguirá la misma política de concesión de préstamos que antes de la crisis. 'No vamos a dar créditos a quienes no puedan pagarlos porque eso es una ilusión pasajera'.

González pide 'medidas fiscales inteligentes'

El presidente del segundo banco español recomendó ayer al Gobierno tomar medidas que eviten, en lo posible, la desaceleración de la económica. Pese a ello, González considera que en España 'seguiremos creciendo a buen ritmo, pero, sin duda, habrá desaceleración'. El banquero, que no ocultó su satisfacción por la incorporación de Manuel Pizarro a la lista del PP, aseguró que es 'evidente que el Gobierno tiene que tomar medidas' para cambiar el actual modelo de crecimiento de la economía española. Dijo que ésta ha estado demasiado 'escorada hacia la construcción'.

Añadió que España tendrá que hacer 'un buen diagnóstico de la situación' y tomar medidas, porque 'no puede seguir viviendo' de este modelo. Y dio una receta: 'con la estimación del superávit en el 1,8% del PIB en 2007 hay margen de maniobra' para dinamizar la economía española. Y volvió a insistir en que hay que hacer 'una política fiscal inteligente'. Para llevarla a cabo cree que Pizarro es el mejor. Su entrada a las listas del PP 'es una buena noticia para los españoles... Puede hacer una política inteligente', declaró.

Pero también tuvo palabras de alabanza para el ministro de Economía Pedro Solbes. Tras asegurar que las empresas españolas 'lo han hecho bien y no tienen problemas al acceso del crédito, dijo que Solbes 'es un profesional que sabe que cualquier intervención sobre los mercados tendría efectos muy negativos'. El banquero no quiso ser tan catastrofista como el PP y aseguró que España 'tiene mimbres para salvar la crisis'.