Declaraciones

Greenspan cambia de opinión sobre una posible recesión en EE UU

El ex presidente de la Reserva Federal estadounidense Alan Greenspan ha suavizado drásticamente sus palabras y si el domingo pasado advertía sobre el riesgo inminente de recesión en EE UU, ahora ha lanzado un mensaje mucho más tranquilizador al afirmar que no está todavía claro que la primera economía mundial vaya a registrar un crecimiento negativo en base a los últimos datos publicados durante esta semana.

En declaraciones al diario británico Financial Times, Greenspan opina también sobre la gran volatilidad del mercado registrada en las últimas sesiones, que atribuye a la incertidumbre sobre el futuro económico.

"La razón por la cual se ha producido esta extraordinaria volatilidad en los mercados de valores en los días recientes es la extrema incertidumbre existente respecto a la previsión económica y financiera", ha asegurado.

Greenspan ha añadido que las recesiones no se producen de manera gradual, sino que se registra una discontinuidad en las cifras económicas. "No se cae en una recesión de manera gradual, se salta", ha comentado.

"Estamos comenzando a apreciar discontinuidades en los datos, como por ejemplo, las cifras de empleo en Filadelfia", ha afirmado antes de enfatizar que aún indicadores positivos. "Los duros datos que tenemos no son conclusivos acerca de una recesión", ha aseverado.

Greenspan ha cuestionado la utilidad de utilizar modelos económicos standard para hacer previsiones sobre si EEUU entrará o no en recesión. "Estos modelos nunca pronostican recesión porque sus parámetros están dominados por lo que sucede en tiempos de normalidad, cuando la economía está creciendo", ha explicado.

"En periodos dirigidos por el pánico los parámetros son muy diferentes que los utilizados en tiempos de euforia", ha asegurado.

Entorno relativamente benigno

Greenspan ha señalado que ha habido una oposición frontal entre un entorno macroeconómico relativamente benigno y las fuerzas que condujeron a la crisis financiera de los mercados.

Las compañías fueron aisladas de los desarrollos financieros porque contaban con fuertes flujos de caja y habían tomado las ventajas de un largo periodo de tipos de interés bajos para cerrarse en fondos a largo plazo.

"Además, las compañías cuentan con parachoques muy significativos", añadió Greenspan que aclaró que podrían acceder a un gran potencial de financiación "reduciendo o eliminando los actuales niveles de recompra de acciones", ha añadido.

Sin embargo, este supuesto distanciamiento entre cifras macroeconómicas y finanzas parece estar "finalizando", y la incertidumbre en torno al tamaño de las pérdidas que están afrontando las instituciones financieras podría no desaparecer hasta que se clarifique a qué nivel se estabilizarán los precios de los inmuebles en EEUU, lo que sucederá cuando la tasa de liquidación de viviendas nuevas no vendidas alcance su pico más alto, "lo que no ha sucedido todavía".

A este respecto, el ex presidente de la Fed se ha mostrado optimista y ha afirmado que se aprecia potencial de estabilización en las ventas de casas nuevas en EEUU, en gran parte gracias a que las compras financiadas por préstamos subprime son ya prácticamente nulas.

Greenspan hace poco que ha fichado por el fondo de alto riesgo Paulson, uno de los máximos beneficiarios de la crisis de las hipotecas locas ya que obtuvo en 2007 un rendimiento del 590% al apostar por el debilitamiento del mercado de la vivienda y pérdida de valor de los activos hipotecarios.