Tormenta en los mercados

Los valores preferidos de los analistas en tiempos de crisis

Los expertos apuntan que lo peor no ha pasado y fija como fecha clave la próxima reunión de la Reserva Federal, que tendrá lugar el 29 de enero.

Los dientes de sierra que dibujan los índices bursátiles en los últimos días llevan a los expertos a recomendar masivamente esperar y ver como evaoluciona la situación. Sin embargo, muchos analistas están recomendando a los inversores preparar sus carteras de cara al medio plazo.

"Creemos que lo harán mejor las empresas más diversificadas y más internacionalizadas debido a la inseguridad sobre el crecimiento de la economía española. Por sectores, apostamos por las utilities y las energéticas que, seguramente, han tocado suelo", señala Alberto Alonso, analisa de AFP Inversiones.

Por su parte, Iván San Félix, de Renta 4, explica que "muchos valores tienen precios interesantes pero en los próximos meses también podemos ir a mínimos". Entre las apuestas de la casa de análisis se encuentran compañías como Telecinco, Bolsas y Mercados Españoles e Indra.

Pedro Mirete, director de intermediación de renta variable de Ahorro Corporación Financiera, considera que la oportunidad está en compañías poco endeudadas, sectores defensivos y valores cuya actividad no esté vinculada al ciclo económico o a sector financiero. En caso de que no se confirme la recesión económica, el experto ve multitud de oportunidades en el mercado, ya que "gracias a los últimos recortes hay muchos valores que están baratos".

La Fed, la clave de las próximas sesiones

La reunión de la Reserva Federal del próximo día 30 será sin duda una referencia para las perspectivas bajistas. Urquijo comenta que "el mercado descuenta un nuevo recorte de 50 puntos básicos. Si las bolsas no están cayendo otra vez y no hay nuevos datos económicos, un nuevo recorte será difícil de justificar y puede restarle crédito a la Fed, pero no bajar tipos decepcionaría las expectativas del mercado".

Asimismo, el departamento de análisis de Banif cree, por un lado, que los niveles de sobreventa son muy elevados, y por otro, que la lectura de excesivo pánico que hace el sentimiento del mercado no se puede prolongar mucho más en estas cotas. "Sin embargo, el rebote que pudiera producirse no debería interpretarse para cargar carteras de forma masiva. Hay que mantener la paciencia antes de hacerlo, porque la amenaza de nuevas cesiones (sigue habiendo muchos frentes abiertos) es elevada", añade.