Ajuste inmobiliario

El precio de la vivienda registra ya caída real en 18 provincias

Constatado por todos el ajuste inmobiliario, queda por saber hasta dónde seguirán desacelerándose los precios. Y es que las casas se encarecieron el año pasado un 4,8% anual, muy cerca del 4,2% del IPC. Pero es que, además, en 18 provincias los repuntes de precios son inferiores a la inflación y en 10 provincias las casas usadas son más baratas que en 2006.

El Gobierno presentó el viernes la última estadística de precios de vivienda de esta legislatura, ya que la próxima publicación de datos se hará a mediados de abril, transcurridas las elecciones generales.

Por ello, la comparecencia del director general de Vivienda, Rafael Pacheco, tomó tintes de balance final. El alto cargo del departamento que dirige Carme Chacón se mostró exultante con los datos y admitió que el Ejecutivo 'da por conseguido el objetivo de situar el incremento de precios de la vivienda en línea con la inflación'.

Así, el metro cuadrado de vivienda libre se pagó a finales del cuarto trimestre de 2007 a un promedio de 2.085,5 euros, lo que representa un encarecimiento del 4,8% respecto al mismo periodo de 2006.

Durante la presentación de las cifras detalladas, Pacheco insistió en que los números prueban que se ha producido 'el ajuste gradual y moderado que todos deseábamos, tanto en precios, como en producción'. En esta línea, reprochó que todavía continúen haciéndose públicos estudios que arrojan conclusiones alarmistas que además están hechos con escaso rigor.

Pese al optimismo de los responsables de Vivienda, las cifras apuntan a que la desaceleración no ha tocado fondo. Prueba de ello es que 18 provincias hayan finalizado el año pasado con tasas de incremento de precios inmobiliarios por debajo del IPC (ver mapa adjunto). Y si se analiza el trimestre, son ya 11 las provincias que registraron tasas intertrimestrales negativas. Conviene recordar que allí donde las casas se encarezcan por debajo de la inflación, el crecimiento real de sus precios ya es negativo. Además, los números desagregados según la tipología del piso confirman lo anunciado por los intermediarios inmobiliarios: el segmento de la vivienda usada ha acusado antes la crisis y en 10 provincias comprar casa a finales de 2007 fue más barato que un año antes.

Pese a esta situación, el ministerio no cree que pueda hablarse de crisis preocupante. 'No es cierto como se ha llegado a decir que no se construye nada y que no se vender ni una sola casa', recordó Pacheco. Preguntado entonces dónde estaría el tope por debajo del cual no deberían seguir desacelerándose más los precios de los pisos, el director de Vivienda se limitó a contestar que lo idóneo es que en los próximos meses se estabilicen en el entorno del IPC. El coste del suelo, por su parte, continúa protagonizando comportamientos muy dispares. Mientras en Aragón cae al 10,3%, en Cantabria sube casi el 30%.

En compraventas se espera lo peor

El cambio en el sistema de recogida de datos que utilizan los notarios, como consecuencia de la aplicación de la ley antifraude fiscal, está retrasando la publicación de la estadística de transacciones inmobiliarias. Por ello, el viernes los datos presentados eran los relativos al segundo trimestre de 2007, cuando lo lógico era haber obtenido ya los relativos al tercero.

Rafael Pacheco destacó que si se toman como referencia los cuatro últimos trimestres móviles (dos de 2007 y dos de 2006), el volumen de compraventas se situó en 912.077, apenas un 3,9% inferior al de los cuatro trimestres anteriores.

Pero, teniendo en cuenta que la crisis de las hipotecas subprime en EE UU estalló el verano pasado, lo razonable es que las cifras del tercer trimestre sean mucho más negativas. De hecho, si se comparan las compraventas realizadas sólo de abril a junio pasado con idéntico periodo de 2006, el descenso es del 15,9% y si se compara lo acontecido de enero a junio pasados, se observa que se han producido 442.209 operaciones, un 8,8% menos que en el primer semestre de 2006.

En suelo, la estadística, realizada con datos de los registradores de la propiedad, el número de transacciones cayó hasta septiembre un 15%.