Resultados

La banca de EE UU se ahoga: afronta los peores resultados de su historia

Las cuentas del sector financiero están siendo las más castigadas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Al anuncio de millonarias provisiones por caídas de sus activos de baja calidad, cerca de 74.000 millones de euros en total, los bancos se enfrentan a la ralentización del mercado de la vivienda y al descenso del consumo.

Las previsiones de los analistas no eran nada optimistas respecto a los resultados del cuarto trimestre de las compañías estadounidenses. Pero se quedaron cortos, y siguen revisando a la baja sus previsiones de beneficio para el primer semestre de este año. Dentro de toda la debacle, las entidades financieras del índice S&P 500 son las peor paradas: se espera un descenso medio del 69% en sus beneficios del cuarto trimestre, según Bloomberg, lo que supone lastrar un 10% las ganancias para el índice general.

Según la última encuesta elaborada por Merrill Lynch, los gestores de fondos creen que la situación de los bancos en 2008 se asemeja a la vivida por las compañías de telecomunicaciones en 2002, cuando la crisis de las 'puntocom' por el pinchazo de la burbuja tecnológica registró su momento más álgido. Además, un 37% de los consultados por Merrill han apostado por infraponderar el sector bancario, al que aún consideran como "una trampa de valor".

Los analistas temen que las entidades financieras continúen anunciando mayores provisiones por las pérdidas provocadas por la crisis §subprime§. Pero además, las cuentas de los bancos también se verán afectadas, según los expertos, por el descenso del consumo y la caída del mercado inmobiliario, ya que los expertos sitúan entre un 20 y un 30% el descenso del precio de la vivienda en Estados Unidos.

A falta de conocerse la totalidad de las cuentas de las entidades financieras, tanto el presidente de Citigroup, Vikram Pandit, como el consejero delegado de Merrill Lynch, John Thain, usaron el mismo adjetivo en la presentación de sus resultados: ¢inaceptables¢. Y es que la crisis les ha costado, de momento, unas cargas por amortizaciones anotadas en sus cuentas de 18.100 millones de euros, en el caso de Citigroup, y de 14.600 millones de euros para Merrill Lynch. Pero más allá de la caída de sus resultados, la crisis también ha quedado patente en su capitalización. Así, desde que comenzara la tormenta, ambas entidades han perdido cerca de un 50% de su valor bursátil.

Se impone la cautela

Tras reconocer en un primer paso las pérdidas provocadas por la inversión en activos de alto riesgo, las cuentas de los primeros seis meses de 2008 servirán para ver hasta qué punto los balances de las entidades financieras tienen pronta sanación o deberán someterse a tratamientos más intensivos a base de nuevas inyecciones de capital, despido masivo de trabajadores y limpieza y reestructuración de áreas de negocio. Con todo, entre los bancos se impone la cautela este ejercicio. Habrá que esperar a la evolución del crédito al consumo, el negocio hipotecario y a la venta de activos no estratégicos para alcanzar a visualizar una fecha de caducidad a los problemas.

De momento, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha señalado en su último informe que los ingresos de los bancos e intermediarios financieros de Estados Unidos, probablemente, continuarán la senda de debilidad en 2008 y 2009, ya que ¢sufrirán los efectos de pérdidas adicionales en productos de inversión estructurada respaldados por hipotecas 'subprime' y otros activos¢. Con todo, la firma apuesta por los bancos más fuertes, que aprovecharán las oportunidades del mercado para reforzar su posición global.

Por lo pronto, el presidente de EE UU ha solicitado en el Congreso un plan de un 1% del PIB, cerca de 145.000 millones de dólares, para reactivar la economía y evitar una posible recesión económica.