Decisión judicial

Odyssey desvelará la localización del barco sólo si España guarda el secreto

Greg Stemm, consejero delegado de la empresa cazatesoros Odyssey, manifestó el viernes a Cinco Días su satisfacción por la decisión del juez de Florida del pasado jueves. El magistrado obliga a la compañía a comunicar a España la localización exacta del barco que rescataron con un tesoro de monedas de oro y plata en mayo bajo un acuerdo de confidencialidad.

Para Odyssey, la obligación impuesta el jueves por el juez Mark A. Pizzo de Tampa en Florida, por la que tendrá que proporcionar al Gobierno español información precisa sobre la localización del barco que rescataron el pasado mayo y el cargamento encontrado, no es en absoluto un problema. Muy al contrario, el consejero delegado de la empresa, Greg Stemm, explicó el viernes a Cinco Días que 'esta decisión judicial apoya lo que venimos pidiendo desde hace tiempo'. Stemm afirmó que su empresa 'siempre ha ofrecido esta información a España' pero bajo una condición. 'Aportamos los datos bajo la premisa de que se respete la confidencialidad total de los mismos', puntualizó Stemm.

'Preservar el secreto de nuestros datos es de extrema importancia para proteger el sitio', aseguró Stemm. De hecho, 'el juez que instruye el caso en Florida ha hecho hincapié en varias ocasiones en que esta protección era la prioridad' y que 'no toleraría ninguna filtración de información confidencial que pusiera en peligro su seguridad', remarcó.

La empresa facilitará 'voluntariamente' en dos semanas 'la localización precisa, en lugar de un área general como pedía España'. También ofrecerá información detallada de los artefactos que rescataron. El tesoro está valorado en más de 300 millones.

Stemm aseguró que su empresa aún no ha podido determinar la identidad del barco localizado en una zona que Odyssey ha denominado Cisne Negro, 'lo que implica que no sabemos aún si España es un legítimo reclamante o no'.

El juez ya había pedido en noviembre al Gobierno y a Odyssey que trabajaran juntos para llegar a un acuerdo de confidencialidad aceptable para ambas partes. Sin embargo, las posiciones de las partes parecían irreconciliables. España se negó a aceptar las condiciones de confidencialidad que exigía Odyssey. La empresa, que afirma que el tesoro fue extraído fuera de las aguas jurisdiccionales de España, adujo entonces 'razones de peso' para no difundir los datos, como la posibilidad de que personas con mínimos recursos 'pudieran tener la tentación de tratar de rescatar más objetos de valor'.

Odyssey indicó además que 'cualquier ruptura del acuerdo por España será sancionada por el tribunal como crea oportuno, incluso con la desestimación de la querella'.

Satisfacción española por la decisión judicial

En España también se celebra la decisión del juez de Tampa (Florida). El primero en alabarla fue el abogado que representa a España en el juicio, James Goold, que afirmó que 'el tribunal falló en favor de España, ordenando a Odyssey que nos entregue la información que hemos venido solicitando'. Cultura calificó de 'muy satisfactorio' el fallo sobre el caso Odyssey, que protege los intereses españoles, y ha reiterado que la empresa norteamericana 'no actuó conforme a la ley'

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó por su parte que la decisión judicial es 'un primer paso muy importante para las aspiraciones españolas pero no definitivo

Menos optimista se mostró Gonzalo Millán, director del proyecto Poseidón, que busca preservar las riquezas históricas sumergidas en aguas españolas. Millán aseguró el viernes que España no va a recuperar 'nada' de los tesoros. Recordó que, al día siguiente de llegar a Florida con el tesoro, Odyssey ya puso a la venta en internet parte de las monedas

El juez ha establecido una nueva audiencia previa, la tercera, para el próximo 5 de marzo.