Internet

Isabel Aguilera sale de la dirección de Google en España

Google ha quedado descabezada en España y Portugal. Este viernes, la compañía informó que Isabel Aguilera dejará de ser directora general de la filial el próximo 15 de enero tras cerca de dos años en el cargo. La directiva señala que su marcha es voluntaria, pero otras fuentes apuntan a un despido.

El director regional de Google para el sur de Europa, Mats Carduner, aseguró el viernes a través de un comunicado que 'lamenta la marcha' de Isabel Aguilera y que agradecía 'su importante contribución al negocio en España'. Carduner destacó el trabajo de la directiva española, que 'ha aumentado nuestra base de socios y clientes y ha ayudado a difundir el mensaje del potencial de internet entre las compañías españolas'.

El gigante de internet añadió que un directivo interno asumirá el cargo de Google España hasta el nombramiento de una nueva dirección general.

El comunicado oficial de Google no aclara las razones de la marcha de Aguilera. En una conversación telefónica con CincoDías, la ejecutiva aseguró que deja el cargo por decisión propia tras haber cumplido sus objetivos. 'Google es una empresa fantástica, con un modelo de negocio muy bueno y con un enorme potencial, pero me apetece emprender otro rumbo profesional', comentó. La directiva añadió que cuando fichó por Google ya se había dado un plazo de dos años para estar en la compañía y que comunicó su baja a mediados de diciembre. Incluso apuntó que aún no hay un sustituto 'porque en Google no se creían que me iba'.

GOOGLE 108,04 4,42%

Frente a esta versión, una fuente próxima a la compañía comenta que la marcha de Aguilera 'no ha sido baja voluntaria. Ha sido un despido, y se produjo el 18 de diciembre, aunque se acordó hacer pública el cese este viernes, coincidiendo con la reunión trimestral que se iba a celebrar ese día en la que todos los responsables de área hablan sobre la estrategia que va a seguir la compañía durante los próximos meses'.

Las justificaciones del despido, según esta fuente, han sido dos. Por un lado, Aguilera ha duplicado el número de comerciales en España -de 23 a 50, aproximadamente- pero a cambio no ha conseguido acelerar los crecimientos de la filial al ritmo previsto por la corporación, pese a que éstos siguen siendo importantes. 'Su desconocimiento del sector ha hecho que no haya sabido colocar bien los recursos y ha valorado por igual sectores clave para España, como el financiero o el turístico, con otros menos trascendentes como el de distribución o de automoción'.

La otra razón que apunta la fuente citada es que la multinacional estadounidense había perdido la confianza en la directiva española por haber contado a algunos periodistas que Google estaba preparando el lanzamiento de un móvil. 'Primero no era verdad, como se vio después, pero es que además esas declaraciones costaron a Google que la SEC le pidiera más información sobre este tema, algo que molestó profundamente a los directivos de la firma', continúa.

Otra fuente del sector consultada por este diario matiza ambas versiones. 'Ni es tan rosa ni tan dramático', dice. 'Es cierto que Isabel tenía un plan inicial de estar en Google unos dos años, pero es igualmente cierto que la compañía quería que se marchara porque su desajuste cultural con la empresa era tremendo. Así que lo que ha habido es un acuerdo entre ambas partes'.

Esta persona, que prefiere no desvelar su identidad, asegura que el descontento era mutuo. 'Isabel también lo ha pasado mal; apenas si se ha prodigado en actos públicos porque no sabía de internet y este negocio va muy rápido. Internamente ha tenido muchos problemas con la gente. El precio pagado por Google por ese desajuste de perfil, que diagnosticaron pocos meses después de su incorporación, ha sido muy alto'.

Google ha iniciado ya el proceso de selección y, de momento, todo apunta, según algunas fuentes, a que 'no parece que vaya a haber una promoción interna'. El gigante de la red tendrá que pisar el acelerador para que su negocio en España no se resienta. Todavía tiene por cubrir el puesto de Bernardo Hernández, quien ascendió a la dirección mundial de Geomárketing el pasado septiembre desde su puesto de director de Marketing de la filial española.

Sigue como consejera de Indra

Antes de llegar a Google, Aguilera fue directora general de operaciones de NH Hoteles y consejera delegada de Dell para España, Italia y Portugal. La directiva sevillana compaginó su cargo en el popular buscador con su puesto de consejera independiente en el órgano gestor de la empresa tecnológica Indra, compañía en la que tiene actualmente 3.058 acciones, con un valor cercano a los 50.000 euros.

Aguilera es licenciada en arquitectura. Durante su trayectoria profesional, ha ocupado puestos en Hewlett-Packard y Olivetti Personal Computer.