Construcción

ACS se refuerza en EE UU con la compra de Schiavone

La empresa cabecera de construcción de ACS, Dragados, ha cerrado la compra de la estadounidense Schiavone, especializada en grandes obras civiles. La adquisición está valorada en 102 millones de euros y es la primera operación del grupo en EE UU. Schiavone tiene en cartera obra pendiente de ejecutar por valor de 544 millones.

A través de Dragados, ACS ha cerrado su primera adquisición en Estados Unidos, donde está presente desde 2006. La empresa cabecera del área de construcción del grupo presidido por Florentino Pérez se ha hecho con el control de la norteamericana Schiavone Construction, especializada en grandes obras civiles. La operación supondrá a la española una inversión de 150 millones de dólares (alrededor de 102 millones de euros).

ACS señala que con esta operación pretende 'impulsar su presencia en el mercado de la realización de obras públicas de Estados Unidos'. Schiavone tiene su sede en el Estado de Nueva Jersey y su principal área de negocio se localiza en el noreste del país. Fundada en 1956, está considerada como una de las principales constructoras de puentes de EE UU, según destaca ACS, aunque abarca otras obras de carácter civil, como marítimas, túneles, autopistas, y medioambientales.

Actualmente, la constructora adquirida tiene en cartera una obra pendiente de ejecutar por valor de 800 millones de dólares (544 millones de euros). Por ejemplo, un contrato adjudicado este mismo mes para la construcción de la línea 7 del metro de Nueva York, donde participa junto a los grupos Skanska y Shea. El valor de este contrato alcanza los 1.144 millones de euros.

ACS 26,60 1,14%

La adquisición reforzará a ACS en un mercado donde ya estaba presente desde el verano de 2006 a través de su filial Dragados USA. Entonces se adjudicó el primer concurso del plan de ampliación del metro de Nueva York, en concreto la construcción de la obra East Side Access Manhattan Tunnels, por importe de 428 millones dólares. En este proyecto, Dragados cuenta con un socio local, Judlau Contracting. Una joint venture en la que la filial de ACS tiene una participación del 70% y supondrá la construcción de una conexión directa de metro entre la red de Long Island en Queens con la Gran Central Terminal de Manhattan. En la ejecución de esta obra, Dragados está utilizando dos tuneladoras de roca para construir cuatro túneles con una longitud total de 7.500 metros. Desde hace 25 años no se construían túneles en la red de transporte urbano de Nueva York ni se utilizaban tuneladoras en su desarrollo.

æpermil;ste no es el único contrato de Dragados en el Estado neoyorquino, ya que su Departamento de Transportes le encargó la rehabilitación de la autopista I-287 por valor de 141 millones de dólares, así como la reconstrucción de tres presas.

Un mercado de 900.000 millones

El grupo constructor destaca el potencial del mercado de infraestructuras estadounidense, 'el mayor del mundo', asegura. En el pasado ejercicio, este mercado alcanzó un volumen total de alrededor de 900.000 millones de euros y representó, aproximadamente, el 9% del PIB del país, con un crecimiento en línea con la evolución de la economía norteamericana durante el periodo 1994-2006. Sin embargo, de cara a los próximos años, ACS prevé que el avance del sector en cuanto a la construcción civil y obra no residencial sea superior de la economía estadounidense. Un crecimiento que el grupo atribuye al incremento de las exigencias medioambientales, la necesidad de adecuar las infraestructuras de transporte, los problemas de movilidad y congestión de las ciudades, el deterioro de las infraestructuras y el déficit de éstas. ACS también señala que sólo un pequeño porcentaje de contratos en EE UU usa la modalidad de participación público-privada.