Divisas

El yuan se aprecia a niveles récord y gana un 6,6% frente al dólar en 2007

Las autoridades chinas prevén dar mayor flexibilidad a la cotización diaria del yuan, ante el creciente coste de las importaciones y su efecto en la inflación y el calentamiento de la economía.

La divisa china marcó ayer un nivel sin precedentes en su cotización frente al dólar estadounidense desde que las autoridades chinas decidieron en julio de 2005 abandonar el cambio fijo con el billete verde y establecer una limitada banda de fluctuación diaria. El yuan cerró en las 7,3175 unidades por dólar y se revalorizó el 0,37%, con lo que marcó también su mayor apreciación diaria desde la citada fecha. El límite máximo de fluctuación intradía para el yuan es del 0,5%, si bien la autoridad monetaria está sopesando ampliar esa banda al 0,8%.

De hecho, el mercado está empezando a descontar que el Banco Central chino aspira a un cambio en su política monetaria que inyecte algo más de volatilidad al cambio diario del yuan. Las palabras de un alto funcionario chino fueron ayer determinantes para la apreciación de la divisa. Yao Jingyuan, economista jefe del Instituto Nacional de Estadística chino, advirtió la posibilidad de favorecer una 'mayor flexibilidad en la divisa', de modo que pueda favorecer la contención en los precios de las importaciones, en especial del petróleo y los cereales. Así, la previsión para 2008 es que el yuan, lejos de depreciarse, acelere su revalorización sobre el dólar como una fórmula con la que rebajar la presión del continuo encarecimiento de las importaciones.

Las autoridades chinas cuentan con que un yuan más fuerte durante el próximo año contribuya a suavizar el alza del 4,7% de la inflación prevista para este año. En el mes pasado, los precios subieron en China el 6,9%, el máximo en 11 años. Y la estimación para el conjunto de 2008 es que el IPC se modere en el 4,5%.

La economía china encara la amenaza del sobrecalentamiento, con una inflación pujante y un PIB creciendo a un ritmo del 11,5% en el tercer trimestre. Así, con una apreciación del yuan frente al dólar del 10%, el coste de importar petróleo, soja y cerdo podría reducirse en alrededor de un 10%, según cálculos de la administración china.

En 2007, la divisa china se ha apreciado el 6,6% frente al dólar, con lo que duplica la revalorización registrada en el año precedente. Este avance contribuye sin duda a mitigar el déficit comercial de Estados Unidos con China, que promete batir el récord de 2006 de 232.500 millones de dólares.

Pese a su avance sobre el billete verde, el yuan se ha depreciado en cambio frente a siete de las diecisiete divisas más contratadas del mundo. Ha retrocedido el 3% frente al euro, el 11% frente al dólar canadiense y el 13% frente al real brasileño, en perjuicio del coste de las importaciones procedentes de estos mercados.