Falsificación de datos

Sanyo podría dejar de cotizar en Tokio tras reconocer pérdidas, según The Times

Sanyo Electric se enfrenta a su posible salida de la Bolsa de Tokio tras reconocer que los malentendidos al aplicar las normas contables y la debilidad de ciertos procesos de gestión llevaron a la compañía a infravalorar las pérdidas registradas durante los pasados siete años, según publica hoy la versión 'online' del diario The Times.

La Comisión de Vigilancia y Seguridad de la Bolsa de Japón acusó ayer al fabricante de equipamiento electrónico de "falsificar deliberadamente" sus resultados y pidió al máximo órgano regulador, la Agencia de Servicios Financieros, que imponga una multa a la compañía.

Sanyo reconoció ayer que valoró por debajo de lo real las pérdidas registradas desde el año 2000 e indicó que ha añadido 6 millones de yenes (26,5 millones de euros) adicionales a la cifra de los últimos siete años. Inicialmente, la compañía anunció unas pérdidas acumuladas de 372.600 millones de yenes durante dicho periodo.

El fabricante japonés indicó que la cantidad destinada al pago de dividendos fue demasiado alta en comparación con el comportamiento registrado por Sanyo entre 2002 y 2004. La compañía destinó a la retribución de sus accionistas 28.000 millones de yenes durante cinco semestres, entre septiembre de 2002 y septiembre de 2004, mientras que la cifra de ingresos acumulada entre 2000 y marzo de 2006 mostró que la compañía no disponía de suficiente liquidez para efectuar dichos pagos.

Por otra parte, Sanyo admitió este año que los beneficios reportados en 2003 eran falsos, ya que en dicho ejercicio registró pérdidas. Sanyo insistió ayer en que los errores contables se debían a incompetencias, más que a un intento deliberado de engañar a sus accionistas, según recoge el rotativo.

El presidente de Sanyo, Seiichiro Sano, aprovechó un encuentro con la prensa para disculpar los hechos. "Nos tomamos muy en serio la corrección de los ingresos. Crearemos un sistema para que algo así no se vuelva a repetir", expresó.

Sanyo ha prometido llevar a cabo un recorte de los salarios y de las compensaciones por jubilación de su equipo gestor como compensación de dichos errores. Los problemas en la contabilidad del fabricante japonés se producen en un momento en que la compañía se enfrenta a una creciente competencia por parte de sus rivales asiáticos, que ofrecen precios más bajos en el mercado.